El mito ario (Apunte)

23-13-46-IEBS3

“La conciencia sobre el parentesco entre los pueblos, religiones e idiomas indoeuropeos, así como su derivación de un solo núcleo común, tiene una serie de elementos que tienden a formar la base de una idea unitaria y vinculante de la Raza Blanca. Esta idea puede y debe contribuir a crear una conciencia significativa para la Europa contemporánea, en la medida en que el “Mito ario” se convierta en parte de una cosmovisión, tanto tradicional como revolucionaria.”

Viernes Santo 2019

DSC_0874
Detalle de el grupo escultórico “El Santo Entierro”, de Martín Díez de Liatzasolo (1544). Durante la guerra civil el grupo fue destrozado, pero las piezas se guardaron en las iglesias de San Pedro y se reconstruyó al terminar la guerra. (Catedral del Santo Espíritu de Terrassa, Barcelona). Fotografía Acacio Luis Friera

 

Donación para la reconstrucción de Notre Dame.

NOTRE DAME FINAL

centre-monuments-nationaux

Cher……… ……… …………. (Administración del blog http://www.elcasopedrovarela.wordpress.com)

Votre don de ……€ a bien été pris en compte, et au nom du Centre des Monuments Nationaux et de toute mon équipe, je tiens à vous en remercier très sincèrement.
Un reçu fiscal vous sera envoyé dans les semaines qui viennent.
Merci encore pour votre générosité
Sincèrement

Philippe Bélaval,
Centre des Monuments Nationaux

FB_IMG_1555431331977
Lo que para nosotros los europeos es una tragedia, para ellos es un divertimento. ¿Hasta cuándo tendremos que aguantar esta humillación?

ARDE PARIS!!

798FzrNJDFG4hdvAsi1Q62
Notre Dame en llamas.

La catedral de Notre Dame incendiada.

La catedral de Notre Dame de París sufre este lunes un gravísimo incendio, que ha derribado ya su torre más emblemática y parte del techo. Una gran cantidad de humo, visible en estos momentos desde kilómetros de distancia, sale del edificio.

El incendio se declaró cerca de las siete de esta tarde, precisaron los bomberos. La policía ha acordonado la zona y ha desalojado a los numerosos turistas que se encontraban dentro del monumento. El incendio ha comenzado en varios puntos al unísono, por lo que las sospechas de que provocado son muy altas.

Ola de vandalismo anticristiano sin precedentes en Francia.

Francia vive una ola sin precedentes de profanación de iglesias, víctimas del vandalismo «puro» al vandalismo expresamente anticristiano: de dos a tres iglesias son profanadas, cada día, durante los últimos años.

Según las cifras oficiales del Service central de rensignement criminel (SCRC), reveladas por el matutino conservador Le Figaro, las iglesias de Francia sufrieron, durante el 2018, 129 robos y 877 degradaciones, de la profanación pura al vandalismo sin escrúpulos. «Buen» o «mal» año, las iglesias francesas sufren del vandalismo de manera crónica, ante la aparente impotencia policial.

Según esa misma fuente, dependiente de la Gendarmería y el Ministerio del Interior,

Francia fue víctima el año pasado 1.063 actos anticristianos: profanación de tumbas y cementerios, saqueo de iglesias, pintadas obscenas y lugares de culto, grabación de vídeos sacrílegos…

Los orígenes del vandalismo son muy diversos. Las acciones anti cristianas tienen una «raíz» más atroz y endemoniada.

Consciente que se trataba de un problema de inmenso calado, religioso, cultural, social y político, el Episcopado francés creó hace dos años un servicio especial de seguimiento de ese conflicto, pidiendo a los sacerdotes de toda Francia que comunicasen a la jerarquía religiosa los actos de vandalismos o las profanaciones, presentando siempre querellas, ante juzgados y comisaría, tras todos los actos de los que tuviesen directa. Se estableció una estadística oficiosa que coincide con las estadísticas policiales: de 2 a 3 iglesias son víctimas del vandalismo, cada día, desde hace varios años. Los centenares de querellas y denuncias presentadas por los sacerdotes solo han tenido un éxito policial y jurídico muy relativo. Se han detenido a muchos malhechores. Pero han quedado en libertad muchos otros.

La Iglesia y el Ministerio del Interior establecen una diferencia clara, muy nítida, entre los robos de tipo puramente crapuloso (en aumento, igualmente) y los ataques con «vocación» expresamente anti cristiana, de muy diversa índole. Tabernáculos y sagrarios de muchas iglesias, donde se guarda el Santísimo Sacramento, son profanados, dispersando las hostias por el altar para mejor profanarlas con heces.Muchos altares han sido «escenario» de bajas pasiones obscenas. Grupos «musicales» han llegado a filmar vídeos con canciones «duras» utilizando como «fondo» un altar mayor.

La figura de Cristo, en la cruz, ha sido profanada y violada, en muchas ocasiones, mutilando pies y manos de manera atroz. Son innumerables las pintadas obscenas con las que se han profanado tumbas e iglesias…

A juicio de la jerarquía eclesiástica, las iglesias católicas no tienen «vocación» a estar cerradas ni «vigiladas» por militares o anti disturbios. Salvo en los casos excepcionales, como es el de la catedral de Notre Dame, en el corazón histórico de París. De ahí que sea relativamente fácil penetrar en una iglesia de pueblo, cuando cae la noche, para cometer todo tipo de tropelías.

Monseñor Ribadeau Dumas, secretario general del Episcopado, comenta la crisis en curso de este modo: «Iglesias incendiadas, profanadas… jamás podremos “habituarnos” a la inmensa tragedia de esas violencias sacrílegas». Y agrega: «Nuestra sociedad tiene una cierta tendencia a despreciar a la iglesia católica: está en el aire de la época la agresión contra nuestras iglesias, donde los fieles estamos unidos en la comunión en la misma fe».

Varios diputados han pedido a Emmanuel Macron la creación de una misión parlamentaria, destinadas a estudiar la tragedia en curso, para proponer una «respuesta» práctica, policial, política, cultural. Se trata de una «vía» administrativa compleja e imprevisible, cuando el vandalismo sigue siendo una «marea negra» y que sigue su amenazante curso como un torrente endemoniado.

Hace apenas diez días, la Iglesia de Saint-Sulpice, en el corazón histórico de París, uno de los templos emblemáticos de la historia religiosa y cultural de Francia, fue víctima de un incendio de origen desconocido, oficialmente. La jerarquía religiosa ha descartado el ataque anticristiano. Queda en el aire la evidencia: vandalismo ciego, sin consecuencias dramáticas, pero altamente simbólico. El incendio de Saint-Sulpice quizá sea el más llamativo de los actos de vandalismo, en una plaza y un barrio altamente simbólico de la historia cultural y religiosa de París y de Francia.