El director de la Liga Anti Difamación judía confiesa: “Nosotros les decimos a YouTube, Facebook y Twitter a quienes deben censurar”

redgeneracion.net_

Jonathan Greenblatt director dela CEO, una de las organizaciones judías más importantes de los Estados Unidos, ha admitido que “nosotros le decimos a YouTube, Facebook y Twitter a quienes deben censurar”. También reconoció la influencia que ejercen sobre esas compañías sobre el diseño de sus algoritmos para borrar y censurar las opiniones e informaciones que no les convengan.

AP_17122597876549-e1508171312426
 Jonathan Greenblatt.

Greenblatt habló asimismo de presiones a los políticos para hacer leyes específicas que repriman cualquier publicación o idea que critique a los judíos.

Los objetivos de la ADL son bastante claros. Originalmente llamada Liga Anti-Difamación de B’nai Brith, en su página web “acerca de nosotros” se lee lo siguiente:

“En 1913, ADL fue fundada en los valores judíos que son los que conforman nuestro trabajo, establecen cómo operamos y guían los cambios que buscamos que ocurran en el mundo. Nuestra misión siempre ha significado detener el antisemitismo y defender al pueblo judío. Hoy en día, también significa luchar contra las amenazas a nuestra propia democracia, incluido el ciberataque, el acoso escolar, los prejuicios en las escuelas y en el sistema de justicia penal, el terrorismo, los delitos de odio, la coerción de las minorías religiosas y el desprecio por cualquier persona diferente “.

Lo reconocen abiertamente

La Liga Anti Difamación ha sido muy clara sobre el control que ejerce en YouTube, Twitter y Facebook, desarrollando sus algoritmos para rechazar a determinados medios, comentarios, videos y publicaciones.

Logotipos-famosos--Urban-comunicacion-1
Marca de la empresa Starbucks

En 2017, la ADL lanzó su “índice de odio en línea”, que supuestamente todas las compañías de medios sociales adoptaron. Es además la principal organización mundial en decidir si una empresa tiene o no “prejuicios raciales”, como por ejemplo sucedió con Starbucks.

Por ello, esta organización privada y con financiación privada, es la que hoy tiene el poder absoluto sobre la verdad, la mentira, lo que se puede decir y publicar, lo que no, y lo que es censurable. Y todo a la vez. Y además sin control de ninguna clase… excepto el de la Logia Masónica secreta judía B’nai Brith.

Así pues, cuando ustedes lean que los medios de comunicación están en manos judías, no piensen que es antisemitismo o el fruto de una teoría conspirativa: Son ellos mismos los que reconocen que es así.

Que sea terrorífico no impide que sea cierto.

El primer logotipo de la Bnai Brith

¿Qué es la B’nai B’rith? 

La logia B’nai B’rith (בני ברית) (Literalmente: Hijos de la Alianza) es una organización judía con un sistema paralelo a la masonería regular, de ideología sionista y cuya afiliación está exclusivamente reservada a los ciudadanos de origen judío. Fue fundada en Nueva York por Henry Jones y otras once personas el 13 de octubre de 1843. También es una organización no gubernamental.

Tiene su sede central en Washington (1640 Rhode Island Avenue, NW), justo al lado de la Casa Blanca, proximidad que no es solamente física. Actualmente cuenta con algo más de 600.000 afiliados distribuidos por 47 países del globo, y en su cúspide se aglutina lo más selecto de la oligarquía judía mundial.

Al igual que la masonería regular, la B’naï B’rith se presenta como una organización filosófica y filantrópica dedicada a la consecución de los consabidos enunciados humanistas, y también, al igual que la primera, su labor fundamental se desarrolla en el campo de la influencia política y social. El hecho de que esta logia haya sido desde su creación el más eficiente puntal del movimiento sionista constituye una buena muestra de esa actividad.La Liga Antidifamación fue fundada por esta sociedad en Estados Unidos.

Fuente: http://www.alertadigital.com/2019/03/18/el-director-de-la-liga-anti-difamacion-judia-confiesa-nosotros-les-decimos-a-youtube-facebook-y-twitter-a-quienes-deben-censurar/

Anuncios

Sobre ignorantes e “ignorantas”

Carta de una Profesora

0008332672
El clásico libro Semillita acompañó a muchísimas generaciones de estudiantes en el primer grado. Su autora, Celia Gómez de Aquino.

 

 

Yo no soy víctima de la Ley Nacional de Educación.

Tengo 60 años y he tenido la suerte de estudiar bajo unos planes educativos buenos, que primaban el esfuerzo y la formación de los alumnos por encima de las estadísticas de aprobados y de la propaganda política.

En jardín (así se llamaba entonces lo que hoy es “educación infantil”, mire usted) empecé a estudiar con una cartilla que todavía recuerdo perfectamente: la A de “araña”, la E de “elefante”, la I de “iglesia” la O de “ojo” y la U de “uña”.

Luego, cuando eras un poco mayor, llegaba “Semillita”, un librito con poco más de 100 páginas y un montón de lecturas, no como ahora, que pagas por tres tomos llenos de dibujos que apenas traen texto.

Eso sí, en el “Semillita”, no había que colorear ninguna página, que para eso teníamos cuadernos.

En Primaria estudiábamos Lengua , Matemáticas , Ciencias, no teníamos Educación Física.
En 6º de Primaria, si en un examen tenías una falta de ortografía del tipo de “b en vez de v” o cinco faltas de acentos, te bajaban y bien bajada la nota.

En Bachillerato, estudié Historia de España, Latín, Literatura y Filosofía.

Leí El Quijote y el Lazarillo de Tormes; leí Coplas a la Muerte de su Padre de Jorge Manrique, a Garcilaso, a Góngora, a Lope de Vega o a Espronceda…

Pero, sobre todo, aprendí a hablar y a escribir con corrección.

Aprendí a amar nuestra lengua, nuestra historia y nuestra cultura.

Y.. vamos con la Gramática.

En castellano existen los participios activos como derivado de los tiempos verbales.
El participio activo del verbo atacar es “atacante”; el de salir es “saliente”; el de cantar es “cantante” y el de existir,”existente”.

¿Cuál es el del verbo ser? Es “ente”, que significa “el que tiene identidad”, en definitiva “el que es”. Por ello, cuando queremos nombrar a la persona que denota capacidad de ejercer la acción que expresa el verbo, se añade a este la terminación “ente”.

Así, al que preside, se le llama “presidente” y nunca “presidenta”,independientemente del género (masculino o femenino) del que realiza la acción.

De manera análoga, se dice “capilla ardiente”, no “ardienta”; se dice ”estudiante”, no “estudianta”; se dice “independiente” y no “independienta”; “paciente”, no “pacienta”; “dirigente”, no “dirigenta”; “residente”, no “residenta”.

Y ahora, la pregunta: nuestros políticos y muchos periodistas (hombres y mujeres, que los hombres que ejercen el periodismo no son”periodistos”), ¿hacen mal uso de la lengua por motivos ideológicos o por ignorancia de la Gramática de la Lengua Española ? Creo que por las dos razones. Es más, creo que la ignorancia les lleva a aplicar patrones ideológicos y la misma aplicación automática de esos patrones ideológicos los hace más ignorantes (a ellos y a sus seguidores).

Les propongo que pasen el mensaje a vuestros amigos y conocidos, en la esperanza de que llegue finalmente a esos ignorantes semovientes (no “ignorantas semovientas”, aunque ocupen carteras ministeriales).

Lamento haber aguado la fiesta a un grupo de hombres que se habían asociado en defensa del género y que habían firmado un manifiesto. Algunos de los firmantes eran: el dentisto, el poeto, el sindicalisto, el pediatro, el pianisto, el golfisto, el arreglisto, el funambulisto, el proyectisto, el turisto, el contratisto, el paisajisto, el taxisto, el artisto, el periodisto, el taxidermisto, el telefonisto, el masajisto, el gasisto, el trompetisto, el violinisto, el maquinisto, el electricisto, el oculisto, el policío del esquino y, sobre todo, ¡el machisto!

Auschwitz: Los Hechos y la Leyenda, por Robert Faurisson.

faurisson
El profesor Robert Faurisson.

A comienzos de 1940, Auschwitz no era todavía más que una ciudad de la Alta Silesia alemana, habitada por 13.000 habitantes. En mayo de 1940, en las afueras de Auschwitz comenzo a edificarse, sobre el emplazamiento de un cuartel de artillería del ejercito polaco, un “campo de transito” para 10.000 detenidos polacos. En los años siguientes, con el agravamiento de la guerra, Auschwitz se convirtio en el centro de un conjunto de cerca de cuarenta campos y subcampos y la capital de un enorme complejo agricola e industrial (minas, petroquímica, fábricas de armamento…) donde trabajaban numerosos detenidos, polacos y judíos en particular, junto a trabajadores civiles. Auschwitz fue, a la vez o sucesivamente, un campo de prisioneros de guerra, un vasto campo de transito, un campo hospital, un campo de concentracion y un campo de trabajos forzados y de trabajo libre. No fue nunca un “campo de exterminio” (expresion inventada por los Aliados). A pesar de las drásticas medidas de higiene y de la multiplicidad de los edificios y de los barracones hospitalarios, a veces provistos de los últimos perfeccionamientos de la ciencia medica alemana, el tifus, que era endémico en la población judía polaca y entre los prisioneros de guerra rusos, causo, con la fiebre tifoidea y otras epidemias, estragos en los campos y en la ciudad de Auschwitz en el seno de la población concentracionaria, incluso entre los médicos alemanes, y en la población civil. Es asi como, durante toda la existencia del campo, estas epidemias, aliadas, para algunos, a terribles condiciones de trabajo en esta zona pantanosa, al hambre, al calor y al frío, causaron, del 20 de mayo de 1940 al 18 de enero de 1945, la muerte de probablemente 150.000 detenidos (1).

 

El rumor de Auschwitz

Como es normal en tiempo de guerra y de propaganda de guerra, se desarrollaron múltiples rumores a partir de estos hechos dramáticos. Sobre todo hacia el final de la guerra y sobre todo en los medios judíos en el  exterior de Polonia, se contó que los alemanes mataban en Auschwitz  millones de detenidos de manera sistemática, en base a una orden recibida de Berlín. Según estos rumores, los “nazis” habían instalado “fábricas de la muerte”, especialmente para los judíos; disecaban a los detenidos vivos (viviseccion) o bien los quemaban vivos (en fosas, en altos hornos o en crematorios); o también, antes de quemarlos, gaseaban a los judíos en mataderos químicos llamados “cámaras de gas”. Se encuentran aqui ciertos mitos de la primera guerra mundial (2).

El apuro de los liberadores sovieticos

Los soviéticos ocuparon Auschwitz el 27 enero 1945. Lo que descubrieron era talmente contrario a lo que propalaba la propaganda, este campo era todo lo contrario de un “campo de exterminio”. También durante varios dias, Pravda  permaneció silencioso y, en ese momento, ninguna comisión de investigación aliada fue invitada a ir para constatar sobre el terreno la verdad de Auschwitz. Por fin, el 1 de febrero, Pravda salió de su silencio. No fue más que para poner en la boca de un prisionero, y de uno solo, las palabras siguientes:

“Los hitlerianos mataban por medio de gas a los niños, a los enfermos, así como a los hombres y mujeres no aptos para el trabajo. Incineraban los cadáveres en hornos especiales. En  el campo había doce de estos hornos”.

Se añadía que el número de muertos se evaluaba en “millares y millares” y no en millones. Al día siguiente, el gran reportero oficial del diario, el judío Boris Polevoi, afirmó que el medio esencial utilizado por los alemanes para exterminar a sus víctimas era… la electricidad.

“Se utilizaba una cadena eléctrica donde centenares de personas eran matadas simultáneamente por una corriente eléctrica; los cadáveres caían sobre una cinta lentamente movida por una cadena y avanzaban así hacia un alto horno”.

La propaganda soviética estaba desconcertada y pudo mostrar solamente en sus películas las personas muertas o moribundas que los alemanes, en retirada, habían dejado sobre el terreno. Había también, como muestran los noticiarios de la época sobre la liberación del campo, numerosos niños vivos así como adultos con buena salud. La propaganda judía vino entonces en socorro de la propaganda soviética.

Una de las fábricas existententes en el complejo industrial de Auschwitz, la Factoría Buna Werke de la IG Farben . (En la mayoría de ocasiones hay fotografías que no se publican.)

La propaganda judía a finales de 1944

En la primavera de 1944, dos judíos evadidos de Auschwitz se habían refugiado en Eslovaquia. Allí, con ayuda de correligionarios, comenzaron a poner a punto una historia de los campos de Auschwitz, de Birkenau (campo anejo de Auschwitz) y de Majdanek, descritos por ellos como “campos de exterminio”. El más conocido de estos judíos era Walter Rosenberg, (alias Rudolf Vrba), que vive todavía hoy en Cánada. Su relato,  altamente  fantasioso, pasó enseguida, siempre en medios judíos, a Hungría, a Suiza y, por fin, a los Estados Unidos. Tomó la forma de un informe mecanografiado publicado por el War Refugee Board en noviembre de 1944, con el sello de la presidencia de los Estados Unidos; el War Refugee Board debía su creación a Henry Morgenthau Junior (1891-1967), secretario del Tesoro, que iba a hacerse célebre por el “plan Morgenthau” que, si hubiese sido seguido por Roosevelt y Truman, habría conducido al aniquilamiento físico, después de la guerra, de millones de alemanes.

Este informe sirvió de matriz a la “verdad” oficial de  Auschwitz.  Los  soviéticos se inspiraron en él para su documento URSS-008 de 6 mayo 1945 al que, en el proceso de Nüremberg, se otorgo, como a su informe sobre Katyn, el estatuto de documento “de valor autentico”, que estaba prohibido discutir. Según este documento, los alemanes habían matado en Auschwitz a más de 4.000.000 de personas, especialmente gaseándolas con el insecticida llamado “Zyklon B”. Esta “verdad” oficial iba a hundirse en 1990.

La confesion de Rudolf Höss

El 15 abril 1946, uno de los tres comandantes sucesivos de Auschwitz, Rudolf Höss (no confundir con Rudolf Hess) “confeso” bajo juramento, ante sus jueces y ante los periodistas del mundo entero, que, en el tiempo  de  su mando, es decir del 20 mayo 1940 al 1 diciembre 1943, al menos 2500 detenidos de Auschwitz habían sido ejecutados por el gas y que al menos otros 500 habían sucumbido de hambre y enfermedades, lo que hacía un total de al menos 3000 muertos durante este solo periodo. Ni un momento R. Höss fue interrogado o contra interrogado sobre la  materialidad de  los hechos extraordinarios de los que informaba. Fue  entregado  a  los polacos. Bajo la vigilancia de sus carceleros comunistas, redactó con lápiz una confesión en buena y debida forma. Tras lo que fue  colgado  en  Auschwitz el 16 abril 1947. Curiosamente, hubo que esperar hasta 1958 para tener comunicación, parcial, de esta confesión conocida por  el gran público  con el título de Comandante de Auschwitz .

Imposibilidades fisicoquimicas

La descripción, extremadamente vaga y rápida, de la operación de gaseamiento de los detenidos, tal como la relata R. Höss en su confesión escrita, era imposible por razones de física y química. No hay que confundir un gaseamiento de ejecución con un gaseamiento suicida o accidental: ¡En un gaseamiento de ejecución se quiere matar sin querer morirse el que lo provoca!. El Zyklon B es un insecticida a base de ácido cianhídrico, utilizado desde 1922 y todavía hoy. Es de una gran peligrosidad. Se adhiere a las superficies. Es difícil de evacuar. Es explosivo. Los americanos utilizaban el gas cianhídrico para la ejecución, en ciertos estados, de sus condenados a muerte. Una cámara de gas de ejecución es necesariamente muy sofisticada y el procedimiento es largo y peligroso. Ahora bien, R. Höss, en su confesión, decía que el equipo encargado de extraer los cadáveres de una cámara de gas, entraba en ella, tras el funcionamiento temporal de un simple ventilador, comiendo y fumando, es decir sin una máscara antigás. Imposible!!. Nadie habría podido penetrar así en un “océano” de ácido cianhídrico para manipular allí a millares de cadáveres intoxicados con cianuro, ellos mismos se hubieran convertido en intocables al estar impregnados de un violento veneno que mata por contacto. Incluso con máscaras antigás con filtro especial para el ácido cianhídrico, la tarea habría sido imposible pues estos filtros no podían resistir en caso de respiracion profunda debida a un esfuerzo físico.

Una respuesta de 34 “historiadores”

En Le Monde  de 29 diciembre 1978 y de 16 enero 1979, yo exponía brevemente las razones por las cuales, conociendo los lugares y el pretendido procedimiento seguido, estimaba que los gaseamientos de Auschwitz eran técnicamente imposibles. El 21 febrero 1979, siempre en Le Monde, apareció una declaración de 34 historiadores que concluía así: “No hace falta preguntarse como, tecnicamente, tal crimen en masa ha sido posible. Ha sido posible tecnicamente porque ha tenido lugar”. En mi opinión, los “exterminacionistas”, como yo los llamo, firmaban una capitulación incondicional. En el plano de la ciencia y de la historia, el mito de las cámaras de gas acababa de recibir un golpe fatal. Desde esta fecha, ninguna obra exterminacionista ha venido a aportar aclaraciones sobre este punto, y sobre todo no la de Jean-Claude Pressac, falazmente titulada  Auschwitz: Technique and Operation of the Gas Chambers (3). Para comenzar, ha acabado el tiempo en que los historiadores osaban decirnos que era auténtica una cámara de gas presentada a los turistas como “en estado original”, “en reconstitución” o “en estado de ruina” (las ruinas pueden ser parlantes). Las pretendidas cámaras de gas de Auschwitz no eran más que cámaras frías para la conservación de cadáveres en espera de su cremación, tal como lo atestiguan los planos que descubrí en 1976.

En marzo de 1992, yo lanzaba en Estocolmo un desafío de alcance internacional: “¡Muestrenme o dibújenme una cámara de gas nazi!” Precisaba que no estaba interesado por un edificio que supuestamente contenía una cámara de gas, ni por una pared, ni por una puerta, ni por cabellos, ni por calzado. Yo quería una representación completa del arma del crimen, de su técnica, de su funcionamiento. Añadía que, si se pretendía ahora que los alemanes habían destruido esta arma, era preciso que se me dibujara esta arma. Yo rehusaba creer en una “realidad material” desprovista de representación material.

El Holocaust Memorial Museum

El 30 agosto 1994 visité el Holocaust Memorial Museum de Washington. No encontré allí ninguna representación fisica de la mágica cámara de gas. Ante cuatro testigos, en su oficina, pedí entonces a Michael Berenbaum, Research Director del museo, que me explicara esta anomalía. Después de un arrebato violento, acabo por responderme que ¡”se había tomado la decisión de no dar ninguna representación física de una cámara de gas nazi”! Trató de invocar la existencia en su museo de una maqueta artística del crematorio II de Birkenau. Sabía que esta maqueta, que por otra parte no reproducía en su libro-guía del museo (4), no era más que una creación artística sin relación con la realidad.

El hundimiento exterminacionista

Al Sr. Berenbaum tuve la ocasión de recordarle algunos acontecimientos desastrosos para la causa exterminacionista. En 1968, en su tesis, la historiadora judía Olga Wormser-Migot había reconocido que existía un “problema con las cámaras de gas” y había escrito que Auschwitz I ya no existía la cámara de gas (¡esa “cámara de gas” visitada por millones de turistas!)(5). En 1983, un británico, por otra parte defensor de la leyenda del exterminio, revelaba como Rudolf Höss, antes de testificar ante el Tribunal de Nuremberg, habia sido torturado por miembros judíos de la Seguridad militar británica, y después había “confesado” a fuerza de patadas, puñetazos, latigazos, de exposición al frío y de privación de sueño (6).

En 1985, en el primer proceso de Ernst Zundel en Toronto, el testigo n· 1, Rudolf Vrba, y el historiador “estrella” de la tesis exterminacionista, Raul Hilberg, se hundieron ante el contra interrogatorio llevado por el abogado Douglas Christie, al que yo asisti (7).

En 1988, el historiador judío americano Arno Mayer, que afirmaba creer en el genocidio y en las cámaras de gas, escribía: “Las fuentes sobre el estudio de las cámaras de gas son raras y están sometidas a caución” /…/.

Dicho eso, de 1942 a 1945, ciertamente en Auschwitz, pero probablemente también en todas partes, las causas llamadas ‘naturales’ mataron más judíos que las causas ‘no naturales’, como subalimentación, enfermedades, epidemias, agotamiento)(8). En 1992 Yehuda Bauer, profesor de la Universidad hebrea de Jerusalén, calificaba de “silly” (inepta) la tesis según la cual la decisión de exterminar a los judíos había sido tomada el 20 enero 1942 en Berlín- Wansee (9).

En 1993, J.C. Pressac evaluaba el número de muertos de Auschwitz (judíos y no judíos) en un total de 775 y, en 1994, en una cifra comprendida entre 630 y 710 (10). Este mismo año, el profesor Christopher Browning, colaborador de la Encyclopedia of the Holocaust , declaraba: “Höss siempre fue un testigo muy débil y confuso” y tenía el aplomo de añadir: “Es por eso por lo que los revisionistas lo utilizan todo el tiempo, así tratan de lanzar el descredito sobre la memoria de Auschwitz en su totalidad” (11). En Auschwitz, hasta el comienzo de 1990, todo el mundo podía constatar que, sobre diecinueve placas de metal del gran monumento de Birkenau, estaba inscrito en diecinueve idiomas que 4.000.000 de personas habían muerto en este campo ahora bien, esas placas fueron retiradas hacia abril de 1990 por las autoridades del museo de Auschwitz que, todavía hoy, no saben por qué cifra deben reemplazar la falsa ante la cual han venido a inclinarse todos los grandes de este mundo, incluso el Papa Juan Pablo II. En apoyo de su tesis, los revisionistas disponen de tres peritajes diferentes (F. Leuchter, G. Rudolf, W. Luftl) y el comienzo otro polaco que se está realizando actualmente, mientras que los exterminacionistas no se atreven a realizar ni uno solo.

Todos los supervivientes judíos de Auschwitz y, en particular, los “niños de Auschwitz”, es decir, aquellos que nacieron en el campo o que vivieron allí sus primeros años, son pruebas vivientes de que Auschwitz no pudo ser nunca un campo de exterminio. No solamente no ha existido ni una orden, ni un plan, ni traza de una instrucción o de un presupuesto para esta vasta empresa que habría sido el exterminio sistemático de los judíos, no solamente no existe ni un informe de autopsia que establezca la muerte de un detenido por un gas venenoso, ni un peritaje oficial del arma del crimen, sino que tampoco existe ningún testigo de las cámaras de gas a pesar de lo que algunos autores de best-sellers querrían hacernos creer. En La Nuit , testimonio autobiográfico publicado en 1958, Elie Wiesel no menciona ni una sola vez las cámaras de gas de Auschwitz; ¡dice que los judíos eran extermlnados en hogueras o en hornos crematorios! En enero de 1945, los alemanes le dejaron escoger, así como a su padre, entre esperar a los soviéticos sobre el terreno o partir hacia el corazón de Alemania. Tras madura reflexion, el padre y el hijo decidieron huir con sus “exterminadores” alemanes antes que esperar a sus liberadores soviéticos. Esto se encuentra con toda claridad en La Nuit , que basta leer con atencion (12).

La mentira de Auschwitz

En 1980, yo declaraba: “¡Atencion! Ninguna de las 60 palabras de la frase  que voy a pronunciar me ha sido dictada por una opinion política:

El  pretendido genocidio de los judíos y las pretendidas cámaras de gas hitlerianas forman una sola y misma mentira histórica, que ha permitido una gigantesca estafa político financiera cuyos principales beneficiarios son el Estado de Israel y el sionismo internacional y cuyas principales victimas son el pueblo alemán, excluidos sus dirigentes, y el pueblo palestino entero”.

escritoresHoy, no veo que tenga que retirar una palabra de esta declaración a pesar de las agresiones físicas, a pesar de los procesos, a pesar de las multas que he sufrido desde 1978 y a pesar de la prisión, el exilio o la persecución de tantos revisionistas. El revisionismo histórico es la gran aventura intelectual del fin de siglo. Solamente lamento una cosa: no poder, dentro de los limites de este artículo, encontrar el lugar necesario para rendir homenaje a los cien autores revisionistas que, desde el frances Paul Rassinier y pasando por el americano Arthur R. Butz, el aleman Wilhelm Staglich, el italiano Carlo Mattogno y el español Enrique Aynat, han acumulado sobre la realidad histórica de la segunda guerra mundial tantos trabajos de mérito.

Una última palabra: los revisionistas no son ni negadores ni personajes animados de sombrías intenciones. Buscan decir lo que ha pasado Y no lo que no ha pasado. Son que anuncian es una buena noticia. Continúan proponiendo un debate público, a plena luz, incluso si, hasta ahora, se les ha respondido con el insulto, la violencia, la fuerza injusta de  la ley y también por vagas consideraciones políticas, morales y filosóficas. La leyenda de Auschwitz debe, en los historiadores, dejar lugar a la verdad de  los hechos (13).

Robert Faurisson

 

         NOTAS

.Durante la primera guerra mundial los Aliados acusaron a los alemanes de utilizar iglesias como cámaras de gas y de hacer funcionar fabricas de cadáveres. Sobre el primer punto, vease “Atrocities in Serbia. 700Victims” (The Daily Telegraph, 22 March 1916, p. 7) a comparar con “Germans Murder 700Jews in Travelling Gas Chambers”The Daily Telegraph, 25 June 1942, p.5)

  • Auschwitz: Technique and Operation of the Gas Chambers, New York, Beate Klarsfeld Foundation, 1989 .
  • The World Must Know. The History of the Holocaust As Told  in the US Holocaust Memorial Museum, Boston, Little, 1993, 137-143.
  • Le Système concentrationnaire nazi (1933-1945), Presses Universitaires de France, 1968, p. 157, 541-545.
  • Rupert Butler, Legions of Death, London, Arrow, 1983, páginas 234-238.
  • Barbara Kulaszka, Did Six Million Really Die? Report of the Evidence in  the Canadian “False News” Trial of Ernst Zündel – 1988 , Toronto, Samisdat Publishers, 1992 véase el indice “Vrba, Rudolf” y “Hilberg, Raul”.
  • The “Final Solution” in History , New York, Pantheon, 1988, páginas 362 y 365.
  • “Wansee’s importance rejected”, Jewish Telegraphic Agency, The Canadian Jewish News, 30 January
  • Les Crématoires d’Auschwitz , CNRS editions, 1993, Die Krematorien von Auschwitz , München, Piper Verlag, 1994, página 202.
  • Christopher Hitchens, “Whose History is it?”Vanity Fair , December 1993.
  • La Nuit , éditions de Minuit, 1958, páginas de 128 a130. (Es de destacar que en la edición alemana de esta célebre obra, las palabras “crematorio(s)” u “hornos crematorios” han sido sistemáticamente reemplazadas por la palabra “cámara(s) de gas” (en alemán: “Gaskammer(n)”) a fin de poner gas allí donde E. Wiesel, en 1958, había “olvidado” ponerlo.
  • Die Nacht zu begraben, Elischa, traducción de Curt Meyer-Clason, Ullstein, 1962).

 

“En homenaje al doctor Robert Faurisson, muerto el 21 de octubre de 2018, que dedicó su vida a defender la verdad ”

Fuente: https://redinternacional.net/2019/03/18/auschwitz-los-hechos-y-la-leyenda-por-robert-faurisson/

¿Ley de Memoria Histórica? Depende.

El Gobierno no se atreve a exigir a una mezquita de Ceuta la retirada de una placa franquista.

mezquita
Losa enorme en la entrada de la mezquita de Muley  El Mehdi, en Ceuta.

El Gobierno de Pedro Sánchez no se atreve a exigir la retirada de símbolos franquistas de una mezquita de Ceuta, como sí hace con la Iglesia Católica en el caso del Valle de los Caídos. La mezquita de Ceuta Muley El Mehdi ha puesto en evidencia las contradicciones de la política guerra civilista del gobierno socialista.

El templo fue construido por Franco en agradecimiento a las tropas musulmanas que combatieron en la Guerra Civil. El templo religioso no lo oculta y muestra al público una losa vertical de grandes dimensiones con el agradecimiento expreso del dictador y con la celebración del Día de la Victoria y del año triunfal.

La losa gigante ha sido incluso reubicada con motivo de una reforma de la mezquita llevada a cabo en 2017. Pero, pese a ello la aplicación de la Ley de Memoria Histórica (de 2007) no les ha exigido la retirada del símbolo franquista.

La historia lleva a la cima de la paradoja porque la argumentación para no tocar la losa es que “está en un recinto religioso”. Es decir, justo lo mismo que ocurre con la tumba de Franco dentro de la Basílica del Valle de los Caídos. Pese a lo que el Gobierno sí pide actuar dentro de una iglesia y no dentro de una mezquita.

Franco ordenó construir la mezquita en agradecimiento a los musulmanes que lucharon en el bando nacional

La cuenta de Twitter @ceutacontigo ha puesto en evidencia la contradicción. Con motivo de la promoción de lugares turísticos en Ceuta para incentivar las visitas en vacaciones, la cuenta ha promocionado las visitas a la Mezquita de Muley El Mehdi, también conocida como Mezquita de Yemalquivir, que es el templo musulmán más antiguo de la ciudad autónoma española. Y en su tuit ha incluido la losa franquista que recuerda el motivo de la construcción del templo: el agradecimiento a las tropas musulmanas por haber ayudado al bando nacional a ganar la Guerra Civil. Franco, de hecho, decidió construir esta mezquita en 1937 con ese motivo.

La inmensa lámina vertical de mármol incluye una frase de Franco pronunciada en un discurso el 3 de abril de 1937, también como agradecimiento a la labor militar de los musulmanes: “… Y cuando florezcan los rosales de la paz, nosotros os entregaremos sus mejores flores”. Y así fue: flores convertidas en el regalo de la mezquita. El templo, además, fue inaugurado el 18 de julio de 1940, en el aniversario del Alzamiento Nacional y con presencia del Jalifa de la Zona del Protectorado español en Marruecos, Muley Ismail Ben El Mehdi, al que se dedicó el nombre el templo.

La Ley de Memoria Histórica vigente (de 2007) señala que “la Iglesia Católica será requerida para la retirada de simbología de exaltación de la Guerra Civil Española en templos y cementerios, cruces de los caídos, o cualquier otro lugar de propiedad eclesiástica”. Pero su redacción muestra lo obvio: que tanto los templos católicos como los musulmanes son inviolables en virtud de los acuerdos firmados por España con las respectivas confesiones religiosas.

Pese a ello, el Gobierno presiona a la Basílica del Valle de los Caídos para entrar a retirar la tumba del dictador Franco. Pero no se atreve a pedir la retirada de una mera lámina de mármol -que ya ha sido movida de ubicación, por lo que evidentemente, podría ser retirada sin alterar arquitectónicamente el resto del templo.

La mezquita de Muley El Mehdi es una curiosa edificación de estilo árabe de interesante importancia en Ceuta. Fue financiada por el Estado Español como agradecimiento por el apoyo de las tropas árabes al bando nacional durante la Guerra Civil Española.

Hans Baur, el piloto de Hitler.

HANS BAUER 1934 RETOCADA
Hans Baur con el uniforme de Comandante de Lufthansa y un pin del NSDAP. (1934)

Hans Baur (1897-1993) fue el piloto de Adolf Hitler desde 1932 hasta 1945. Fue uno de los últimos en ver a Hitler vivo antes de su suicidio en 1945. Baur pasó diez años en un Gulag soviético después de ser capturado por los rusos en Berlín en 1945, después de haber perdido una pierna y tener que ver cómo se la amputaban (¡sin anestesia!) Con un cuchillo de bolsillo. Hans Baur fue entrevistado varias veces y escribió un libro sobre Hitler, pero esta entrevista con John Toland es posiblemente su conversación más interesante.

(Esta entrevista se llevó a cabo el 7 de septiembre de 1972 en el Starnberger See en Baviera. El intérprete se indica como Thomas L Berndt. “JT” se refiere a John Toland y “HB” se refiere a Hans Baur.)

JT: Empezó a trabajar para Adolf Hitler a mediados de 1932. ¿Qué puede decirme sobre este período?

HB : Había estado leyendo y escuchando sobre Hitler durante años antes de conocerlo. No tuve la oportunidad de hablar con él cara a cara hasta 1932, cuando recibí un telegrama en el que me pedía que fuera a Munich para reunirme con él. Pero ya era muy famoso cuando lo conocí.

JT: ¿Por qué le llamó Hitler?

HB: En ese periodo Hitler aún no era el líder alemán, era solo uno de varios políticos que luchaban por el poder. Quería volar de un lugar a otro y me recomendaron como piloto. Quería visitar muchas ciudades en un día para poder llegar a más votantes. El avión era más rápido que un coche, así de simple.

JT: ¿Puede recordar el día que le conoció en 1932?

HB: Puedo recordar todo, aquella fue la reunión más importante de mi vida, excepto cuando conocí a mis dos esposas. Fui a la casa de Braunes en Munich, donde Hitler tenía una oficina. Entré y le dije a una secretaria que Hitler me estaba esperando. Subí un tramo de escaleras con Brückner, que era uno de sus ayudantes.

JT: ¿Cuáles fueron tus primeras impresiones?

HB: Recuerdo que me impresionó su oficina en primer lugar. Tenía techos altos, carpintería y era muy espaciosa. Todo parecía muy caro y él era el líder de un partido de la clase obrera. Estaba un poco turbado por la contradicción. Hitler fhabía sido muy bien informado sobre mi carrera como piloto y dijo que había sido altamente recomendado. Me hizo muchas preguntas sobre volar, sus peligros, la posibilidad de contratiempos, volar con mal tiempo…ese tipo de cosas.

Hans Baur saludando a Hitler antes de un despegue.

JT: Y Hitler como persona qué le pareció?

HB : Nada arrogante y bastante cordial, simple y sin afectaciones. Una reunión memorable para mí con un Hitler muy amable. Hombre encantador en todos los aspectos.

JT: ¿Cómo se manifestó su confianza en esta reunión?

HB: Bueno, él me hizo preguntas personales sobre mis calificaciones de vuelo, pero también me preguntó sobre mi esposa, mi hija, mi servicio militar en la Gran Guerra y cosas así. Recuerdo que me preguntó si me gustaría el té o el café y trató a sus subordinados muy bien. Estaba realmente muy contento de conocerle y me gustó de inmediato. Era extrañamente educado, casi de una manera antigua, para nada el fanático que vemos en documentales. De ningún modo.

interior avion
Interior del avión Junker JU 52 de Hitler.

JT:  ¿Cuánto duró la conversación?

HB: Alrededor de una hora, tal vez menos. Recuerdo que me dijo con cierto detalle que no había volado desde 1920 y que esa experiencia había sido muy traumática para él. Había estado físicamente enfermo todo el vuelo y dijo que el piloto había sido incompetente y que había resuelto no volver a volar después de eso. Le dije: “Herr Hitler, usted no parece a la clase de hombre que tiene mareos y he volado con miles de personas en todo tipo de inclemencias. Creo que está usted en buenas manos conmigo”. Nos dimos la mano y ese fue el comienzo de nuestra asociación

JT:  ¿Entonces le gustó Hitler de inmediato?

HB: Así es. No me avergüenza decirlo. Probablemente debería añadir que yo ya era miembro del Partido Nacionalsocialista desde 1926. Pero no era una persona política, nunca lo fui, realmente. Pero el magnetismo personal del Führer fue tan extraordinario que resolví entonces estar de su lado sin importarme nada más. Me enorgullece decir que nunca dudé en esa convicción, ni siquiera al final. Puede poner eso en su libro si quiere. No me avergüenzo de haber servido lealmente al Führer.

JT : Ahora debo preguntarte sobre tus primeros vuelos con Hitler, ¿se mareó alguna vez?

HB : No. Desde 1932 hasta 1944, volé con el Führer cientos de veces y la única vez que me di cuenta de que se encontró algo traspuesto a bordo fue durante un vuelo a Rusia en 1942. Debería ser por una razón de otra índole, pues el tiempo era perfecto. Ra siempre muy buen pasajero. A veces se quejaba por el frío, sus manos y sus pies eran muy susceptibles al frío, en ocasiones se abrigaba mucho cuando entraba en el avión, especialmente en los meses de invierno. Eso es algo que la mayoría de la gente no sabe sobre Hitler en la actualidad: Era muy friolero, incluso en verano usaba normalmente gabardina.

Fotografía actual de la cabina de un Hunker JU 52.

JT: ¿Qué hacía durante el vuelo?

HB : Normalmente leía los periódicos del partido, folletos, a veces libros. En su apartamento tenía una gran biblioteca y una aún más grande en el Berghof. Era un gran lector, un bibliófilo como diríamos. No socializaba mucho con los otros pasajeros. Yo diría que tendía a quedarse apartado.

JT: ¿Alguna vez mostró miedo mientras volaba, como tormentas o turbulencias?

HB: Puedo decir de inmediato que la respuesta es no. La gente me escribe desde todas partes del mundo y, a menudo, en sus cartas me preguntan si tenía miedo. No, no estaba. No tenía miedo de tales cosas. Él creía, como me dijo, que había sido elegido para una gran misión en la vida y el asesinato o que lo mataron en un accidente aéreo, simplemente no era algo que él creía que le iba a pasar. Me dijo más de una vez: “No sé cómo terminará mi vida, pero no temo que se termine en el aire”.

JT: ¿Alguna vez vino a visitarle a la cabina?

HB: Oh sí, muchas veces. No tanto al principio porque nuestros vuelos eran cortos, solo saltábamos de una ciudad a otra. Pero después de convertirse en Führer en 1933, venía y me hablaba con frecuencia. Le gustaba ver el paisaje a e identificar dónde estábamos. Realmente disfrutaba y se relajaba en la cabina conmigo.

JT: ¿De qué tipo de cosas hablaban?

HB: ¿ Mientras estabamos en la cabina, se refiere? Bueno, al Führer le encantaba hablar de autos, motores, motores de avión, combustible, combustible diesel… Tenía una mente de artista, pero también una inclinación técnica. Su conocimiento de los motores de automóviles, por ejemplo, era absolutamente enciclopedico. Sabía tanto o más sobre un motor Mercedes que sus propios ingenieros. No exagero. También le gustaba, contarme historias de sus días en las trincheras de la guerra. Estaba muy orgulloso, como me dijo, de haber sido un “simple soldado” en la guerra.

JT: ¿Qué pasa con su temperamento? ¿Vió a Hitler gritarle a sus subordinados, tirar cosas…?

HB: (risas) No, nunca presencié tales cosas. Estos son los inventos de la gente de la propaganda de Hollywood. Podría impacientarse si se perdía el equipaje o si alguien cometía un error en el itinerario. Una vez aterricé fuera de Nürnberg porque estaba programado para dar un discurso allí, pero no había nadie en absoluto, así que supimos que alguien había cometido un error. Resulta que estábamos en otra ciudad que no era la señalada, pero ya no puedo recordar qué ciudad era esa. Hitler estaba enojado por eso, pero no gritando. Sólo silenciosamente “echando humo”, digamos.

Hitler en realidad era bastante tranquilo, aunque a las personas que ahora nunca lo conocieron les gusta creer lo contrario. Era una personalidad volátil en algunos aspectos, podía ser excitable o muy impaciente, ¿pero gritar? Yo personalmente nunca le vi hacerlo, como máximo se ponía de muy mal humor o se quedaba callado, entonces era mejor dejarlo solo y que se le pasara.

Eva Braun fotografiada por su entonces jefe y fotógrafo de Hitler, Enrich Hofmann.

LAS MUJERES

JT: ¿Puede decirme lo que sabe sobre Hitler y su relación con las mujeres?

HB : Sus asociados anteriores sabrán mucho más de eso que yo. Algunos de ellos todavía están vivos y tienen muchas historias sobre Hitler en los primeros tiempos con mujeres. Llegué bastante tarde, 1932. Le sugiero que busque a personas como Hermann Esser, Albert Bormann, Anni Winter…personas así. Tendrán muchas historias sobre ese tema. Me temo que mi conocimiento personal de sus asuntos amorosos es escaso en comparación con los hombres que fueron de su entorno desde el principio.

JT: ¿Entonces está diciendo que no desea hablar de ese tema?

HB: No, en absoluto. Puedo hablar de ello, pero no con tanta autoridad como los demás. Puedo decir que el Führer era muy aficionado a las mujeres bonitas. Nunca vi a un hombre más perseguido por las mujeres en mi vida. Nunca. Era cómico en ese momento, y mirando hacia atrás ahora, es aún más. Algunas de las escenas que presencié estaban más allá de mi poder para describirlas. La histeria que causaba sería como la que provoca una estrella de cine ahora, pero 100 veces superior.

JT : ¿Puede darme algunos ejemplos?

HB: Bueno, Hitler tenía mucho carisma, aunque esa palabra no existía en aquel entonces. Yo diría que era tan inusual, tan fascinante, tan extraordinario que todos cayeron bajo su hechizo, pero especialmente las mujeres. Se ponían histéricas a su alrededor, perdían la cabeza. He visto a mujeres literalmente tirarse a sus pies y otras tragarse los guijarros del suelo por donde acababa de caminar.

JT: ¿ Quiere decir literalmente?

HB: ¡Sí! Literalmente. Las mujeres estaban locas por él. Sepp Dietrich, como probablemente sabrá, era el jefe de su guardaespaldas y él mismo era un mujeriego bastante notorio. Hizo fiestas que a menudo se convirtieron en algo completamente distinto. ¿Sabes a lo que me refiero? A las damas les gustaba mucho Dietrich, pero si Hitler estaba cerca, ni le miraban.

JT: ¿Cómo reaccionaba Hitler a esa histeria femenina?

HB: Oh, ya estaba acostumbrado cuando lo conocí en 1932. En general, entre las personas cercanas a él se entendía que había tenido varias aventuras con mujeres antes de que yo entrara en su servicio, por eso debe buscar a Esser. Escuché muchas cosas de sus ayudantes y, especialmente, de Brückner. Hitler ni era estéril, ni célibe ni un desinteresado respecto a las mujeres, aunque era reservado en sus acciones. Muy reservado Estoy seguro de que los únicos dos hombres que realmente sabían todo sobre su vida privada eran Schaub y Brückner.

JT: ¿ Puedo preguntarle qué cosas le contó la vieja guardia?

HB : Básicamente, personas cercanas al Führer me dijeron que él había experimentado una serie de relaciones amorosas. Algunos fueron cortas, otros más intensas. Pero nunca ocultó a sus amigas que él jamás se casaría. A cualquier mujer que le forzara discutir sobre ese tema el problema se le mostraba la puerta de inmediato.

En los últimos años, Hitler siempre me repetía: “Nunca me casaré”.

JT:  Porque estaba “casado” con Alemania

HB: Exactamente. Sí, esa fue la frase que repitió muchas veces, y solía agregar: “Me ausento con demasiada frecuencia y no puedo comportarme con una esposa como lo debería hacer un esposo. Una mujer no obtendría nada de mí con mi horario “.

JT: Cuando voló para él, ¿le vió teniendo alguna aventura?

HB : No, en absoluto. Cuando yo estaba volando el Führer, tenía a Eva Braun en Munich. Quizás había alguien en Berlín, una o dos. Pero recuerde, todavía yo no era parte de su círculo interno, solo cené con él junto con su séquito una vez, eso fue todo. No estuve cerca de él de manera informal, eso sucedió más tarde. Pero se decía que tenía algunas mujeres en Berlín a las que visitaba.

JT: ¿Se refiere a Leni Riefenstahl?

HB: No. A otra persona, a la que preferiría no nombrar. (nota: Baur casi seguramente se refiere a Magda Goebbels, como señaló Toland en el margen) . Leni Riefenstahl se esforzó por acercarse o intimar con el Führer, pero no lo logró.

JT: ¿Cómo descubrió eso? ¿Se lo dijo Hitler personalmente?

HB: Cielos, no, era el hombre más reservado que he conocido y conozco. No, Hitler nunca me hablaría así de su vida personal. Fueron Sepp Dietrich y otros conocidos de Hitler quienes me contaron muchas de estas historias. Hitler, que yo sepa, nunca habló de su vida personal con nadie. Como dije, fue sin duda el hombre más privado y secreto que he conocido. La mayoría de los hombres se jactarán de sus conquistas o de su vida amorosa, pero ¿Hitler? No podría sacar una palabra de su boca sobre estos temas.

JT: ¿Y qué le explica Sepp Dietrich sobre Hitler?

HB : Simplemente que era obvio que Hitler disfrutaba de las mujeres y que las mujeres siempre acudían a él, pero era muy discreto y estaba protegido por la “vieja guardia” que lo rodeaba. Cuando entré a su servicio, gran parte de ellos habían desaparecido. Como dije, él tenía a Eva Braun en Munich y a una o dos más en Berlín en 1932. En cuanto a otras posibles relaciones amorosas, no estaba al tanto de ellas, si existían. Realmente eso es todo lo que puedo agregar a este tema.

JT: Menciona a Eva Braun. En su libro usted describe cómo la conoció en Munich.

HB:  Entré en el estudio de Heinrich Hoffmann en Munich. Hoffmann era el fotógrafo de Hitler. Entré en su tienda para revelar algunas de mis fotografías, y Eva estaba tras el mostrador, vestida con una blusa blanca y una falda. Todo blanco, que visión. Mi esposa estaba conmigo y yo no podía apartar la vista de Eva Braun. Pensé que ella era sorprendentemente hermosa. Yo siempre sentí lo mismo sobre Eva, por cierto, no era nada fotogénica, nunca vi una foto de ella que le hiciera justicia y diría lo mismo sobre el Führer.

Según Baur estos eran los dos retratos preferidos de Hitler.

JT: ¿ No era fotogénico?

HB: Precisamente. Las dos únicas fotos que he visto que realmente lo reflejan son dos retratos de Hoffmann. Uno de perfil y el otro de tres cuartos. Esas fueron las dos fotografías que usaba para autografiarlas.

JT: ¿ Y dice que Eva Braun tampoco daba bien en fotografía?

HB : No daba “mal”, pero era mucho más bonita en persona que en las fotos que he visto de ella a través de los años, o las que muestran de ella ahora en la televisión o en revistas. Cuando la conocí ella era muy joven, creo que probablemente era una adolescente, pero tenía un cuerpo de mujer y era muy atractiva. Conocía a muchos hombres alrededor de Hitler que la codiciaban, pero por supuesto no se hubieran atrevido a ir tras ella.

JT: Me imagino que nadie habría tenido el valor. ¿Le gustó ella entonces?

HB: Si, me gustaba. Me gustó mucho Eva Braun y siento que ha sido difamada después de muerta. Algunas de las cosas que he leído son ridículas y otras están escritas por personas que realmente no conocieron ni al Führer, ni a Eva. Ella no era una “madame Pompadour”, era solo una chica sencilla que se enamoró del Führer y siempre estuvo ahí para él. Eso es realmente todo lo que había que hacer. Tengo que añadir que nunca conocí a Eva hasta más tarde, después de que Hitler había convertido el Berghof en su hogar. Entonces la conocí bien.

JT: Intentó suicidarse dos veces, ¿lo sabía usted entonces?

HB : Escuché rumores, sobre el primer intento, de Sepp Dietrich y de Schaub, a quienes siempre les gustaba chismorrear. Del segundo intento nunca oí hablar hasta después de salír del gulag y regresé a Alemania. No puedo decirle nada sobre eso o si ella hablaba en serio o no.

JT: ¿Le parecía feliz Eva Braun? Algunos de los que la rodeaban comentan han dicho que no lo era, especialmente al final de la guerra.

HB : Estaba feliz cuando estaba con el Führer, así es como lo vi. Su vida no fue fácil, se lo aseguro. Su primera prioridad fue Alemania. En los primeros años, no lo vio en Berlín, solo en Munich y en el Obersalzberg. Al principio, la mantenían en un segundo plano y pocos sabían de su existencia. Fue presentada a la gente como “la secretaria de Hitler”.

HB: ¿Hitler habló con usted sobre Eva Braun?

JT: No en los primeros días. Sabía que ella era su novia, todos lo sabíamos. Era un secreto oficial, pero nunca en el círculo íntimo se mantuvo en la oscuridad. Sabíamos de ella, todos lo sabíamos. La gente en Munich también lo sabía, varias personas me preguntaron allí, al igual que mi esposa. Me encogí de hombros. Sabía que no debía hablar sobre algo que el Führer deseaba mantener en secreto.

JT: ¿ No comentaba nada con usted?

HB : No de una manera profunda o significativa, él no era ese tipo de hombre. Como le he dicho, el Führer era muy discreto, nunca hablaba de su vida personal con nadie.

Sabe, por ejemplo, me pedía que la llevara en avión de Munich a la Cancillería en Berlín, lo cual hacía a menudo. Comencé a llevarla a Berlín a fines de 1935. También tomaba el tren de vez en cuando. Su hermana o su amiga la acompañaban a veces. Él me instruía para que ella y su hermana o sus padres estuvieran cómodos durante el vuelo, que tuvieran a bordo refrigerios y mantas que, de todos modos, estaban disponibles para todos los que volaban conmigo.

JT: ¿Eva habló alguna vez de Hitler con usted?

HB: Eso nunca ocurrió. Pero si me comentaba que estaba muy preocupada por su seguridad. Ese es otro asunto que la gente ignora. A ella le preocupaba que alguien lo matara en una multitud. Recuerdo que me dijo que a ella no le gustaba que hiciera parar su coche cuando recorría las calles de las ciudades. Ella se lo dijo, pero el le respondió que siempre lo haría porque “la gente espera horas para ver a su Führer, y no pueden  echarme un vistazo sino me levanto del asiento”. Discutieron por ese asunto más de una vez.

JT : ¿Con qué frecuencia volaba con Eva Braun?

HB: Oh, muchas, muchas veces. La llevé a Escandanavia y a Italia también, junto con su familia. El Führer permitía que hiciera vacaciones por su cuenta cuando estaba ocupado  con  asuntos estatales o militares. Insistía, sin embargo, que pilotara yo, ya que no confiaba en ningún otro piloto.

JT: Usted mencionó que cenó con Hitler. ¿Qué ambiente había?

HB: Hitler fue el que más habló. Principalmente escuchamos. Estuvo muy divertido y además era un excelente imitador. Podía imitar cualquier cosa, ya fuera la voz de una persona, pájaros, artillería, cantantes de ópera, ¡cualquiera! Fue extraño También fue el mejor silbador que he escuchado. Podía silbar casi todo lo de Lohengrin o La viuda alegre.

JT: Personas del círculo de Hitler me comentó que el tipo de comida era diferente en Berlín que en el Berghof.

HB: En Berlín, el Dr. Goebbels era el “jefe supremo” e iba a comer frecuentemente con Hitler, a veces con su mujer. Hitler y Frau Goebbels se querían mucho el uno al otro. Goering iba muy pocas veces. Hess casi nunca. Speer, si estaba en Berlín,siempre. Hitler nunca estuvo tan relajado en Berlín como en otros lugares porque allí era oficialmente el Führer.

JT: ¿ Y en el Berghof?

HB: ¡ Estaba mucho más relajado! Estaba en casa, y el hecho de que Eva Braun estuviera allí lo hacía todo más hogareño. Sus amigos estaban allí. Se pasaban dos películas por noche, y se iba a la cama alrededor de las 3:00. En verano el tiempo era mucho más agradable, en invierno, sin embargo, era muy frío y oscurecía muy pronto.

JT: ¿Le preguntaba Hitler por su vida familiar?

HB: Oh, bastante regularmente. ¿Cómo estaba mi esposa, le estaba yendo bien a mi hija en la escuela? Recordaba cumpleaños, aniversarios, cosas así. Tal vez Bormann le recordara esas fechas, no lo sé. En realidad era muy considerado en tales cosas. Una vez me entregó un cheque por 5.000 Reichsmarks y me dijo: “Este es un regalo personal mío y me ofendería si tratara de rechazarlo. Acéptelo y por favor úselo para hacer felices a su esposa y a su hija”. Usé el dinero para renovar nuestra casa. Cuando se lo dije a Hitler se puso muy contento.

 

JT: ¿Hitler le mencionó a los judíos o le hizo comentarios antisemitas?

HB: Bueno, seamos sinceros. Todos sabían que Hitler no era fanático de los judíos. Lo dejó claro en su libro y en sus muchos discursos, pero no recuerdo que me hablara de ese tema en ningún momento, ni tan siquiera un comentario político sobre ellos.

JT: ¿De qué hablaba en general?

HB : Se quejaba de los fumadores. Los odiaba absolutamente y odiaba los cigarrillos. Me dijo que, cuando era joven en Viena, había fumado durante aproximadamente un año. Entonces, un día, cuando tenía hambre y no había comido durante toda la jornada, se dio cuenta de que estaba gastando un dinero precioso en cigarrillos. Me dijo que los tiró al río y nunca volvió a fumar. También criticaba a los cazadores. Que Goering  cazara enfermaba a Hitler. Odiaba lastimar a los animales.

JT: ¿Conoció a Blondi, la perra de Hitler?

HB : Si la conocía. Voló en mi avión muchas veces.Era completamente de Hitler y nadie más se acercaba a ella, no era mala, pero era indiferente con todos, excepto con su dueño. A Eva Braun no le gustaba Blondi y las secretarias, especialmente la más antigua, la rechazaban siempre. La perra se volvió “más agradable” después de quedar preñada. Cuando Blondi estaba embarazada y después de dar a luz a sus cachorros, era más accesible y amigable.

FIN DE LA PRIMERA PARTE

PORTADA YO FUI EL PILOTO DE HITLER PUBLICIDAD
Portada del libro “Yo fuí piloto de Hitler”. Este libro no se llego a publicar debido al cierre de Ediciones Ojeda. (Diseño: Acacio Luis Friera)

 

NOTA: La segunda parte de esta entrevista se publicará en un futuro próximo, que cubrirá los años de guerra y la última reunión de Baur con Hitler en el Bunker en abril de 1945.

(Esta entrevista está contenida en los documentos de John Toland en la Biblioteca del Congreso, casilla 38/39.)

 

El diario de Ana Frank ha sido eliminado de la lista de libros obligatorios en las escuelas de Croacia.

Journal-Anne-Frank

El 19 de febrero en Zagreb, se anunció que el Diario de Ana Frank había sido eliminado de la lista de lecturas obligatorias para estudiantes universitarios croatas. 

En el año 2006, el diario de Ana Frank fue considerado innecesario en cuarto grado en las escuelas de Croacia. El libro forma parte aún, sin embargo, de una lista de treinta y tres libros de la cual los maestros deben elegir seis de lectura obligada en clase. 

Varias personalidades ya han expresado su indignación ante esta posible retirada. Se ha lanzado una petición para reincorporar a Ana Frank al programa y la Ministra de Educación, Blaženka Divljak, ha anunciado que realizará una encuesta entre los maestros para decidir si el libro debe volver a esa lista. Para el Foro por la Libertad de Educación, es “esencial” que el diario de Ana Frank sea estudiado por los alumnos de  institutos y universidades.

 

Sin embargo, el Ministerio de Educación del país acaba de decidir no entrar en debate, por considerar que el diario no tiene ningún interés educativo. El  profesor de historia y editor del Portal Histórico Croata, Miljenko Hajdarovi, ha dicho: “Están delegando la responsabilidad a los maestros, y los maestros tienen que lidiar con eso”.

NOTA: Actualmente está admitido, por la Fundación de Ana Frankque  el padre de la misma es “coautor” del diario, como ya dijo el profesor Faurisson en los años 70, por lo que de auténtico, casi nada …

Fuente: https://www.jeune-nation.com/actualite/actu-internationale/le-journal-danne-frank-retire-de-la-liste-des-livres-obligatoires-en-croatie.html