La “víctima” del campo de concentración que nunca lo fue.

Un supuesto ex prisionero en el campo de concentración de Stutthof llamó la atención en todo el mundo cuando abrazó a un hombre acusado de ser un ex guardia durante su juicio penal y le ofreció su perdón. La historia parecía demasiado buena para ser verdad.

El 12 de noviembre, una escena dentro de la Sala 300 del Tribunal de Distrito de Hamburgo en Alemania fue noticia en todo el mundo. Era el séptimo día del juicio penal contra el ex guardia del campo de concentración Bruno D., que ahora tiene 93 años. Está acusado de haber ayudado e incitado en el asesinato de 5.230 personas en 1944 y 1945, mientras estaba de servicio en el campo de concentración de Stutthof cerca de Danzig.

Ese día de noviembre, Moshe Peter Loth subió al estrado como testigo en el caso. Port 76, Florida, de 76 años y se unió al caso como co-demandante para declarar como sobreviviente de Stutthof. Al final de su testimonio, según varias personas que estuvieron presentes en el proceso, Loth se volvió y dijo a los espectadores de la corte: “Voy a perdonar al procesado”. Le preguntó al juez presidente si podía acercarse y luego se inclinó hacia el acusado, que estaba sentado en una silla de ruedas. Luego se abrazaron y lloraron juntos.

Su mensaje de curación a través del perdón fue noticia en todo el mundo. El Daily Mail de Gran Bretaña , el Jerusalem Post y el Times of Israel informaron sobre el abrazo, que el diario alemán Die Tageszeitung describió como un “gesto de reconciliación” y la publicación de noticias en horario estelar de Heute-Journal informó que era una “escena conmovedora”. ” En Hamburgo, el Hamburger Morgenpost escribió sobre “escenas desgarradoras” y el diario Hamburger Abendblatt lo calificó de “conmovedora sorpresa”.

¿Una desafortunada confusión?

Pero resulta que era demasiado bueno para ser verdad. La historia de la vida de Loth no es exactamente como la relató. DER SPIEGEL ha determinado a través de sus informes que Loth no estaba en Stutthof cuando era un niño ni su familia era de origen judío. Contrariamente a sus afirmaciones, es posible que ninguno de sus antepasados ​​muriera en un campo de concentración. Loth estba equivocado.

Antes de que se desarrollara la dramática escena, el juez que presidía en Hamburgo le había pedido a Loth que contara su historia. Relató cómo su madre había sido encarcelada en Stutthof mientras estaba embarazada de él y que luego fue trasladada a un hospital psiquiátrico, donde dio a luz. Después, dijo Loth, fue devuelta a Stutthof junto con él, un bebé que solo tenía unos meses. Afirmó que los dos fueron llevados a un tren de deportación en 1945 y que, en medio del caos, su madre lo había entregado a una mujer polaca y que más tarde le colocaron en orfanatos donde los soldados soviéticos le maltrataron.

Loth ha dado numerosas conferencias sobre su vida al público de escolares, estudiantes universitarios y cristianos evangélicos en los Estados Unidos y Europa. También publicó un libro llamado “Peace By Piece”, que narra una “historia de supervivencia y perdón”Loth se cuenta entre la “generación de los sobrevivientes más jóvenes del Holocausto”, y llamó a sus conferencias “Viaje a la verdad”, un viaje que aparentemente emprendió en 1999.

Afirma que supo por primera vez que su madre, Helene, había sido encarcelada en un campo de concentración después de su muerte. Desde entonces asumió que ella era judía, junto con una tía y su abuela Anna. Incluso creó una página de testimonio para su abuela en el memorial del Holocausto Yad Vashem de Israel en 2001, en el que escribió que había sido asesinada en la cámara de gas.

Discrepancias

Según la historia de Loth, tenía parientes nazis. Afirmando que su abuelo Otto traicionó a su esposa judía y a sus dos hijas al denunciarlas a los nazis, tras lo cual fueron enviados al campo de concentración de Stutthof. Su abuelo luego envió a su hijo Gustav al frente. Loth sostiene que su abuelo, un destacado nazi local, hizo todo eso para poder volver a casarse. Pero hay discrepancias en las historias contadas por Loth

En sus memorias, Loth escribió sobre cómo viajó a Europa en 2002 para averiguar más sobre su familia. También viajó a Stutthof, pero finalmente no visitó el archivo del monumento. Loth describe cómo su esposa le instó a examinar los archivos para mayor seguridad, pero afirma que luego escuchó la voz de Dios, quien imploró a Loth que no investigara el destino de su madre y que perdonara a sus verdugos. Eso, dijo Dios según el relato de Loth, era la única forma en que podía arrojar su propia culpa. Loth dice que luego se arrodilló ante el monumento y perdonó a los comandantes del campamento.

El supuesto ex guardia de Stutthof Bruno D. Peter Loth testificó en nombre de los demandantes en el juicio, pero luego perdonó a Bruno D. en un gesto muy publicitado.
El supuesto ex guardia de Stutthof Bruno D.

Es una historia de vida conmovedora, sin duda. Pero gran parte de ella no es acorde con la verdad. La investigación realizada por DER SPIEGEL en varios archivos proporciona una imagen bastante diferente de Peter Oswald Loth, su nombre original y su familia.

Según esa investigación, su abuelo Otto Loth vivía en la pequeña comunidad de Fürstenwerder, cerca de Danzig, y trabajó como maestro carretero. Tuvo tres hijos junto con su esposa AnnaHelene, la mayor, era la madre de Peter Loth. Ella y su hermano menor Gustav nacieron en Dortmund, donde sus padres también se casaron en 1920, según muestran los documentos de la Oficina de Registro de Dortmund.

Estos documentos, junto con las entradas del registro de la iglesia y los del registro civil, muestran que todos los miembros de la familia eran protestantes. No hay nada que sugiera orígenes judíos. Después de unos años, los Loth regresaron al área de Danzig, donde sus familias habían vivido durante varias generaciones. La segunda hija nació allí. El abuelo y su hijo Gustav dirigían el negocio familiar, que tenía dos empleados y, a partir de 1939, a un prisionero de guerra como trabajador forzoso en su hogar.

A partir de 1940, Gustav trabajó en un taller de carreteros de Danzig y, en 1941, se alistó en la Waffen-SSGustav sirvió primero con el SS-Ersatz-Bataillon Nord, luego en el SS-Gebirgsjäger-Regiment 7 en el frente finlandés y alcanzó el rango de Rottenführer, como muestran los documentos. Sin embargo, eso está en clara contradicción con el testimonio en la corte de Peter Loth. Si la madre de Gustav hubiera sido judía, como afirmó Peter Loth, habría sido prácticamente imposible para Gustav inscribirse en las Waffen-SS.

Contradicciones

La abuela Anna murió el 30 de agosto de 1943, aunque probablemente falleció en la ciudad de Fürstenwerder, como lo muestra una adición a su certificado de matrimonio, y no en Stutthof ni en ningún otro campo de concentración. Eso contradice la declaración de Loth en Yad Vashem en la que asegura que su abuela fue asesinada en una cámara de gas.

Ese mismo año, tuvo lugar un evento que está en el centro de la historia de Peter Oswald Loth y en la que dice que su madre fue encarcelada, primero en Danzig y luego, el 1 de marzo de 1943, como prisionera número 20038 en el campo de concentración de Stutthof.

La razón declarada para el encarcelamiento en el libro de registro de la prisión es ” Erziehungshaft “ (arresto instructivo). También se señaló su nacionalidad: “RD” para Reichsdeutsche (ciudadano alemán). El arresto por instrucción fue una medida disciplinaria ordenada por la Gestapo, generalmente impuesta por mala conducta menor por “elementos que no están dispuestos a trabajar”, como se expresó en la burocracia del nacionalsocialismo. El castigo, que se usaba principalmente para los trabajadores forzados, pero a veces también para los ciudadanos alemanes, tenía la intención de mantener la moral de trabajo mediante la disuasión.

La entrada al Museo Stutthof cerca de Gdansk, el sitio del campo de concentración de Stutthof durante la Segunda Guerra Mundial.
La entrada al Museo Stutthof cerca de Gdansk, que fue campo de concentración durante la Segunda Guerra Mundial. 

Existían instalaciones separadas para tales prisioneros, conocidos como “Arbeitserziehungslager”, o campos de educación laboral. Pero en el área de Danzig, estos prisioneros fueron enviados al campo de concentración de Stutthof, donde los prisioneros eran generalmente eran retenidos solo durante aproximadamente dos meses. Un informe de examen médico de la enfermería del campamento señala que Helene Loth estaba de tres meses de embarazo en el momento de su encarcelamiento, y fue liberada después de solo cuatro semanas, el 1 de abril de 1943.

Peter Oswald Loth nació el 2 de septiembre de 1943, a menos de 20 kilómetros de Stutthof, en Tiegenhof, la sede del distrito para el área de Grosses Werder. Durante su testimonio en el juicio, Loth mencionó un “hospital psiquiátrico” en esa ciudad y dijo que había sido sometido a experimentos allí cuando era un bebé. La investigación histórica no ha descubierto evidencia de que se hayan realizado experimentos en el hospital de Tiegenhof, cerca de Danzig.

¿Cómo llegó a creer Loth que había sido ulilizado allí para experimentar cuando era un bebé? Tal vez había oído hablar de una clínica del mismo nombre en la ciudad de Tiegenhof, cerca de Posen, ubicada a unos 250 kilómetros al sur. 

Dudas

¿Es probable que su madre hubiera sido encarcelada nuevamente en Stutthof con su hijo recién nacido? Su encarcelamiento en Stutthof antes del nacimiento está bien documentado, pero no hay documentos que sugieran un segundo ingreso en ese campo. De hecho, parece que no hubo una segunda estancia en Stutthof, y si la hubo, debe haber sido por razones completamente diferentes a las alegadas por Loth: Su madre no podría haber sido mantenida allí como judía, porque ella no lo era.

Loth fue puesto al cuidado de una mujer polaca en 1945, mientra su madre llegó a la zona de ocupación estadounidense. No fue hasta 1959 que Loth pudo reunirse con su madre en Alemania Occidental antes de emigrar con ella a los Estados Unidos. En sus memorias, Loth también escribió que la familia era acusada de racista porque su madre se casó con un soldado negro. Describió cómo el Ku Klux Klan había amenazado a la familia y cómo la comunidad negra también los había rechazado. 

Parece que Loth, tiempo más tarde, perdió contacto con su familia. Su media hermana no le comunicó la muerte de su madre hasta 1999, en ese año fue cuando hizo una solicitud de investigación a la Cruz Roja, ésta confirmó que su madre había estado detenida en Stutthof, pero que solamente estuvo hasta un mes antes del parto. 

Loth era un cristiano evangélico en ese momento, pero a partir de ese momento, creía que tenía raíces judías. En 2015, profesó su creencia en el judaísmo y comenzó a llamarse Moshe Peter Loth. Sus abogados argumentaron en la corte que los recuerdos de sus clientes comienzan a la edad de cinco años y que los relatos de eventos pasados ​​se basaron principalmente en rumores.

Cuando DER SPIEGEL le comentó que había ciertas dudas sobre sus historias, Loth declaró a través de sus abogados que “había pasado toda su vida buscando su verdadera identidad”. Sobre esa búsqueda, su abogado declaró: “a menudo solo tenía informes orales disponibles para él, no todo se puede probar a través de documentos”. 

Con respecto a la afirmación de Loth de que su abuela fue asesinada en la cámara de gas y que fue víctima de experimentos médicos, su abogado escribió: “Cuando el Sr. Loth hizo las declaraciones en el memorial de Yad Vashem hace unos 15 años, creía que su abuela había sido asesinada en la cámara de gas.

El Sr. Loth corregirá la información reflejada en el Memorial de Yad Vashem en un futuro cercano.

Siempre dudas, dudas y más dudas.

Somos tontos, muy tontos.

Somos tontos, muy tontos. Creíamos que el Estado español y sus gobiernos tenían un problema llamado independentismo y lo acometían como tal. Los catalanes creíamos igualmente que vivíamos ese mismo problema y que por lo tanto el Estado y los gobernantes eran nuestros aliados naturales. Y nos equivocábamos. Los catalanes tenemos en realidad varios problemas llamados: estatocracia, partitocracia, lagalocracia,   intereses oligárquicos (que algunos llaman Ibex35) y todas las formas de despotismo simulado que podamos imaginar. El independentismo simplemente es un “relato” que oculta pasiones y poderes cuya comprensión escapan a la mayoría de la población, sea independentista o no. El alma independentista en la modulación de irracionales apasionamientos provocados y teledirigidos para otros intereses bien diferentes al bien de Cataluña.

Somos tontos creyendo que hay una dialéctica entre centro y periferias territoriales. Cuando en realidad hay una guerra de centralismos diseminados y sus prepotentes oligarquías, capaces de pactar la ruina de una nación por salvaguardar los privilegios de unos pocos. Somos tontos creyendo en una casta política que sólo sirve a sus amos. Las altas miras de las oligarquías económicas son para salvaguardar sus intereses y estatus, no para el bien de una Patria y unas sencillas gentes que menosprecian. Y las cortas miras de los políticos -transmisores de la dominación de las oligarquías- son para salvaguardar sus miserables y efímeras prebendas mientras estrangulan el bien común.

Somos tontos pensando que en una sociedad construida sobre el principio de que todo es relativo, sujeta únicamente a la verdad que dictamina la primacía de la mayoría, la propia ley nos puede salvar de la desintegración. Cambia las mayorías y cambiarás las leyes. Y lo que antes era ilegal mañana será legal. Somos tontos exigiendo que se cumpla la legalidad, cuando ésta es una veleta mecida por voluntades políticas que se escapan a nuestro conocimiento y control. Los que ahora se escudan en la legalidad para salvaguardar la integridad territorial, a lo mejor un día tendrán que aceptar un decreto (inmoralmente) legal de independencia de una región de España. También las pérdidas de las provincias de ultramar se sancionaron legalmente tras perder las guerras del 98. Y es que las disoluciones territoriales, vienen precedidas de las disoluciones morales. Y somos tontos, por no entender algo tan simple

Somos tontos pensando que todo partido que se dice de ámbito nacional, defenderá hasta el desfallecimiento la Nación. Somos tontos creyendo que sin principios unitivos reales, los intereses económicos y materiales bastan para unir un pueblo. Algunos temen la llegada de una República, cuando ella ya está entre nosotros. ¿Qué se puede esperar de un país que rebosaba de ciudadanos juancarlistas, y ahora felipistas, pero que nunca se han considerado en su fuero interno verdaderos monárquicos? Cuando el espíritu monárquico es una accidentalidad personalizada, la monarquía ya está muerta. Somos tontos al no recordar cómo los monárquicos de derechas de 1930, fueron entusiastas impulsores del República que nacía en el 31.

Somos tontos pensando que los partidos que se decían baluartes de los valores sociales, los conservadores de esencias, los defensores del patriotismo constitucional, iban a sacrificar sus escaños por mantener coherentes programas políticos y que marcarían líneas rojas para que nuca se profanaran los más altos principios morales. Ellos se han convertido en los mercaderes del Templo y han traficado con principios irrenunciables por efímeros escaños y gobiernos, impronunciables pactos y obediencias ocultas.

Somos tontos pensando que quedan instituciones estatales -que hemos mitificado- capaces de sacarnos del atolladero cuando todo parezca estar perdido definitivamente. Es la ilusa esperanza de los desesperados. Estas instituciones del Estado son meras sombras de lo que fueron y siempre servirán al sistema que las alimenta. Somos tontos pensando que pagando nuestros impuestos nos ganábamos el derecho a que el Gran Estado nos protegiera en nuestra patria chica de los que nos quieren exterminar. Pero los catalanes hispanos, hemos sido, somos y seremos monedas de cambio, manoseadas, devaluadas y desgastadas. Y algún día arrojadas a la fundición del olvido.

Somos tontos, mientras sigamos soñando idílicos Estados de Derecho que sólo existieron en el imaginario de las buenas gentes y en los discursos de perversos políticos. No sólo somos tontos, sino que hemos hecho el tonto mientras que las voluntades de unos pocos nos hacían sentir protagonistas políticos permitiéndonos votar a los partidos que financiaban y controlaban. O que nos convocan y desconvocan a manifestaciones según les convenga para sus negociaciones.

Somos tontos, y la única forma de dejar de serlo, es despertar. Dejemos de soñar. Estamos solos con nuestras convicciones y principios. Somos el resto de Patria sobre el que ha de renacer una nueva sociedad. No fiemos en el Estado, en la burocracia mal llamada legalidad, en los gobiernos cortoplacistas y en las promesas plasmadas a modo de alucinación colectiva. Lo que nosotros no hagamos, no lo hará nadie.

Javier Barraycoa

101 Aniversario de la fundación del D.A.P (Partido Obrero Alemán)

Anton Drexler

El 5 de Enero de 1919, en Munich, Anton Drexler, un joven trabajador ferroviario fundaba el “Deutsche Arbeiterpartei” (Partido Obrero Alemán), sin saber que había sembrado la semilla del Partido Nacional socialista. Anton Drexler había nacido en 1884, desde muy joven se había desempeñado como mecánico y esperaba colaborar con su país durante PGM, pero fue rechazado por problemas de salud. Durante la guerra despertaron sus sentimientos nacionalistas, se afilió al “Deutsche Vaterlandspartei”, partido de ultraderecha en el que abrazó el anticapitalismo, el anticomunismo y el antisemitismo. En 1918 ingresó como cerrajero a los Ferrocarriles alemanes, aunque nunca realizaba sus tareas, empleaba su tiempo en la agitación política de los trabajadores, allí fundó su primera organización, el “Comité de Trabajadores Libres para una Buena Paz”, pronto se hizo conocido y llamó la atención del periodista Karl Herrer. Juntos se potenciaron en sus ideas nacionalistas derivando el 5 de Enero de 1919 en la fundación del Partido Obrero Alemán, poco a poco se iban sumando mas trabajadores a las reuniones en el hotel Fürstenfelder Hof de Munich. Drexler sabía que el ejército enviaba espías a sus reuniones, por ello comenzó a cambiar de sedes y era una muy común hacerlas en cervecerías, pese a sus precauciones, Drexler no pudo evitar que el 12 de septiembre de 1919 hubiera un espía en la reunión de la cervecería Sterneckerbräu. La reunión transcurría con normalidad, una seguidilla de encendidos discursos nacionalistas hasta que en una de las alocuciones se proponía que Baviera se escindiera de Alemania y se anexara a Austria, fue allí que hasta ese momento silencioso espía pidiera la palabra, se trataba de Adolf Hitler. Olvidando su rol de espía, Hitler mostró su facilidad para la oratoria y para contagiar ideas y entusiasmos, Drexler impresionado lo invitó a unirse al DAP. Hitler recibió el carnet N°55, decepcionado con la escasa afiliación propuso inflar el volumen de seguidores iniciando la numeración desde el 500, por ello su nuevo carnet tendría el famoso N°555. Poco a poco Hitler fue tomando las riendas del partido desplazando a Drexler, pese a que sus miembros originales fueron renunciando la nómina de trabajadores subía día a día llegando a mas de 2 mil trabajadores. El 24 de febrero de 1920, en el mitin celebrado en la sala de fiestas de la Hofbräuhaus de Múnich, Hitler proclamó la refundación de DAP en el NSDAP (Partido Socialista Nacional Obrero Alemán) y enunció los 25 Puntos del programa Socialista Nacional.