Os dejamos diez días, pero volveremos llenos de Mediterráneo.

Anuncios

El Partido Nacional Socialista sueco asiste al mayor evento político en su país.

nordic-resistance-movement-rally
La policía sueca ha permitido al Movimiento Nacional de Resistencia Nórdica Nacional Socialista organizar reuniones y manifestaciones públicas en la Semana Almedalen, el mayor evento político en Suecia.

Según la ley sueca, todas las reuniones públicas y manifestaciones requieren un permiso aprobado por el departamento de policía.

El Movimiento de Resistencia Nórdica busca crear una república, formada por los países de Suecia, Noruega, Dinamarca, Finlandia e Islandia, con el deseo de expulsar a todos los ciudadanos que no tienen un patrimonio étnico del norte de Europa.

El partido es abiertamente nacionalsocialista y declara en su programa que quiere arrebatar el poder de la élite sionista mundial que ocupó la mayoría de nuestro mundo económico y militar. También son francos revisionistas del Holocausto.

La ley sueca y sus fuertes disposiciones para la libertad de expresión hacen que sea difícil para la policía negarle a nadie el derecho de organizar una reunión pública o manifestarse. Siempre y cuando la reunión no constituya un peligro para los participantes o altere gravemente la ley y el orden. El comisionado de la policía a cargo de la seguridad durante la Semana Almedalen, dijo al periódico sueco SvD que la policía tiene un buen diálogo con el partido.

El crítico más feroz de la decisión de la policía es Jan Scherman, anterior CEO de uno de los canales de televisión más grandes de Suecia, TV4. Su documental, “Long Live Democracy”, que examina el estado de la democracia en Suecia, se emitió recientemente en el país. En una de las escenas, Scherman se reúne con miembros del NRM durante la Semana Almedalen del año pasado.

Scherman le pregunta a uno de los miembros del partido si puede responder algunas preguntas sobre la democracia y se encuentra con la respuesta: “No a un judío”. Momentos después, se le dice a Scherman que no tiene un lugar en Suecia porque es un “sionista”

La Semana Almedalen tiene lugar todos los años a principios de julio y es el evento político más importante de Suecia. El año pasado, la Semana recibió más de 4,000 eventos y registró más de 40.000 visitantes. Es vista como una de las plataformas más importantes para difundir mensajes políticos y está ampliamente cubierta por los medios de comunicación suecos.

El evento de este año es especialmente importante ya que las elecciones nacionales suecas tendrán lugar en septiembre. También es la primera vez que el Movimiento de Resistencia Nórdica competirá por las elecciones nacionales.

A mí no me engañáis

img_47511
Los campeones en la especialidad de salto de valla (Ceuta, 26/7/2018)
Llegan a Europa humildemente, huyendo de unas condiciones de vida que dicen que son pésimas en su país, con la ilusión de que aquí en Europa -tierra de las libertades y de la abundancia- tendrán un futuro mejor y más prometedor del que podrían esperar en su tierra natal, empobrecida por la avaricia de Occidente, que mermó sus recursos y se quedó con todo lo “quedable” y aprovechable que había en su tierra, además de soportar las continuas guerras desatadas por los poderes locales pero con la ayuda o la indiferencia de nuestro mundo civilizado. Traen consigo, evidentemente, sus tradiciones y costumbres y esperan poder seguir con su vida tal y como antes, sólo que en un país diferente.
Aquí, por parte de los gobiernos (europeo, estatal, autonómico, provincial, local, (¡cuántos sueldos y enchufados!), medios de comunicación, ONGS varias, múltiples observatorios “contranosequé”, agrupaciones para “nosecuanto” y algunos ciudadanos, la respuesta oficial es que están en su derecho de hacerlo. Ya que todos los que aquí vivimos, lo hacemos en unas condiciones de tal prosperidad en general -es decir, la inmensa mayoría. O sea, casi todos- que podemos y debemos permitírnoslo. Además de admitir de forma tajante nuestra culpa, por ser actores imprescindibles y necesarios en la ejecución de las condiciones que han llevado a las actuales circunstancias en África y Oriente (Próximo, Medio, Extremo) y que le han hecho abandonar su patria a su suerte y venir a aquí.
Esta es la visión oficial y políticamente correcta -a grandes rasgos- de lo que estamos viviendo en Europa desde hace ya muchos años y que se ha acrecentado de forma brutal en los últimos tiempos.
Para entender lo que está pasando, debemos de tener en cuenta el $istema imperante hoy en Europa (y en el resto del mundo “civilizado”), donde da exactamente igual que los gobiernos sean de derechas o de izquierdas, liberales o conservadores, republicanos o demócratas. Las políticas son a rasgos generales y en esencia -elecciones tras elecciones libres y democráticas- continuadoras unas de otras. Y en lo que sí coinciden -dentro de su marcado materialismo- es en hacer de la economía su diosa, economía que debería de ser una faceta más del transcurrir, pero que ambos han deificado hasta límites insospechados. Podemos ver en España, por poner un ejemplo entre otros muchos, la modificación de la Constitución para incluir el artículo 135. Y del compromi$o con el $istema de los emergente$ qué decir: basta con ver el ejemplo griego, más privatizaciones y recortes en menor tiempo quizás sea imposible. Y todo para que ¡¡el 95%!! del rescate acabe en manos de los acreedores y para los griegos y su Estado, el 5%. Socializar pérdidas-privatizar ganancias.
Durante la –aún no- pasada crisis, miles de pequeñas y medianas empresas cerraron, millones de trabajadores fueron despedidos, pero los gobiernos centrales y europeo no ayudaron de ninguna manera a esas empresas. Sin embargo, con los bancos la cosa fue muy diferente: miles de millones para cubrir sus pérdidas, para tapar sus agujeros, para premiar su nefasta gestión. Las empresas pueden caer (dejando en la calle a millones de personas) pero los bancos no (dejando también, a pesar de los ingresos recibidos , en la calle a miles de trabajadores). Aquí ya no atamos los perros con longanizas si es que alguna vez lo hicimos.
La razón de esto es simple y sencilla: el $istema, -es decir; los amos del calabozo- es muy listo: privatiza ganancias y socializa pérdidas. Esta imposición empezó a desarrollarse desde el final de la SGM; la venimos soportando desde hace ya muchos años y ante ella todos los gobiernos se pliegan sin chistar. Todos. Y admitir por su parte ese $istema, colar por el aro de los amos, es lo que hace posible que todos nosotros (papeleta tras papeleta) tengamos que sufrirlo, dándole a ellos la oportunidad de conseguir sus sueldos-dietas-prebendas-dosis de vanidad-inmunidad ,etc, ahora. Y después, esos muchos políticos que apoyaron esas políticas tienen su recompensa en puestos de consejeros o asesores muy bien remunerados en las empresas pertenecientes a los mismos grupos a los que pertenecen esos bancos, además de sus pensiones por haber “trabajado” como políticos durante un lapso de tiempo muy reducido. O bien, como asesor de tal o cual fundación del partido. O del estado.
Porque no es un secreto eso de que la empresa independiente pasó a la historia hace ya mucho tiempo; grandes grupos multinacionales -¿10, quizás 20?- controlan bancos, agencias de calificación, empresas petroleras, alimentarias, armamentísticas, medios de comunicación, etc. Y los propietarios de esos grupos- cifra aún más reducida- son los que realmente dirigen hoy el mundo en su práctica totalidad, al menos en el hemisferio norte. No los busquen en la lista Forbes (que también les pertenece); no aparecen ahí porque no quieren que conozcamos sus nombres: manteniendo el anonimato resulta más difícil su rastreo.
Y el desarrollo es el siguiente: a través de sus empresas son ellos los que esquilman los recursos de los países , favorecen con sus contactos políticos de alto nivel a un grupo sobre otro en las guerras por ellos provocadas facilitándoles las armas que fabrican sus corporaciones armamentísticas a la facción que se atiene a sus directrices y son los responsables e instigadores de que los movimientos migratorios se conviertan en invasiones organizadas en toda regla, obteniendo con ello en los países de acogida mano de obra barata para sus empresas por un lado, una bajada de sueldos y condiciones laborales de los trabajadores de los países receptores de esos refugiados por otro y una destrucción sistemática de los valores de las sociedades encontradas -cuando no enfrentadas; las diferentes tradiciones chocan unas con otras- en un multiculturalismo impuesto y propagado como absolutamente deseable y necesario por los medios de comunicación que también les pertenecen -así como por las oeneges financiadas por sus fundaciones- que solo es un eufemismo canalla de mezcla de todo para llegar a nada, diluyendo las tradiciones de los diferentes pueblos en una sola amalgama incolora, inodora e insípida: con individuos sin raíces ni cultura, fácilmente manipulables al carecer de una Identidad y un conocimiento de la Historia que les oriente (no que les dirija, que es diferente).
Y curiosamente, esos migrantes-refugiados no encaminan sus pasos a otros países árabes, sino a Europa, donde vienen exigiendo un estricto respeto para sus costumbres pero sin ofrecer un estricto respeto a las que se han encontrado aquí, pues lo único que pretenden es implantar el Islam allá donde vayan; su religión se lo exige. Lean el Corán y fliparán con muchas de sus aseveraciones. Antes de etiquetarme como islamófobo, cosa que no soy, lea el Corán en su totalidad (cosa que he hecho tres veces, es lo que tiene ser heterodoxo), para que no puedan colarle eso tan socorrido de que “se ha sacado de su contexto”. Cuando lo haya leído completo, hablamos.
¿El plan Kalergi en su versión extendida? Pues… usted mismo, pero si desconoce este plan, consulte alguna fuente de información fidedigna y objetiva que no esté en manos de los amos del calabozo(léase wikipedia); es difícil, pero se puede conseguir.
Y entonces -como siempre- las ganancias son para ellos y la acogida de refugiados para nosotros, con lo que esto conlleva en gastos que deben soportar las diferentes administraciones públicas y con los consabidos recortes –unos pocos mas- que hay que hacer para poder pagar esos gastos, pues es así como lo quiere el $istema; los pobres cada vez más pobres y los ricos cada vez más ricos y lo que es peor, cada vez con más poder. Y la clase media desaparecida en combate, aunque para encontrarla no busquen entre los ricos.
A todo esto le debemos sumar una parte de la ecuación que hoy en día es ocultada –o minimizada- de forma interesada por los medios de desinformación y los políticos buenistas, correctos y pagados por los amos : las tradiciones de unos y otros chocan al ser culturas diferentes y cuando lleguen los disturbios (que ya van llegando), los amos del calabozo aprovecharán para dar una vuelta de tuerca más -otra más de las muchas que nos han dado sin que el rebaño (entre voto y voto de unas elecciones democráticas….para que todo siga igual tras el recuento) se percate de ello- para reducir nuestra libertad de expresión, anatematizar con los supuestos delitos de odio (los fiscales podrían leerse el Talmud, el Zohar, los registros del Sanedrín…. a ver qué les parecían) y devaluar la ya devaluada soberanía de nuestro país, con el objeto de que sea cada vez mas “evidente” que el mundo necesita un único gobierno que vele por todas las culturas y por su integración en un único orden mundial; lo que traducido quiere decir asimilados en lo intelectual en un pensamiento único, guay y tolerante (con las ideas que los amos consideran correctas para que no entorpezcan sus designios) y en una única corporación en la que algunos tengan la “suerte” de trabajar en sus diferentes secciones, con unas condiciones laborales de semi-esclavitud, para conseguir un salario de mierda produciendo lo que quieren que consumamos. Y marcando a los disidentes con las consabidas etiquetas de nazi, conspiranoico, fascista o sencillamente tarado intelectual. Es fácil y cómodo intentar etiquetar a los demás cuando se es un ferviente seguidor del dogma de la casualidad. La causalidad parece que solo es entendida por los paranoicos. Y entre guasap y guasap (con unos continuos mensajes ultrasupermega importantes y trascendentes), de forma paulatina y sin que el rebaño se dé cuenta, llegar a una situación en cada país de entrega y colapso en la que cualquier gobierno medianamente comprometido con su Patria y con sus ciudadanos o con unos mínimos valores éticos, jamás hubiese aceptado: esos políticos son siervos (de lujo, pero siervos) de los amos y están a su servicio, para lo que gusten mandar. Y los que mantienen el chiringuito con su apoyo y/o sus votos, tan ingenuos que no se dan cuenta de que el problema es el $istema.
Así que dejad de intentar convencerme a través de vuestras televisiones, periódicos, oenegés financiadas, partidos políticos, observatorios, comisiones, tertulianos expertos en todo y conocedores de nada y culturetas de estómago agradecido; de que soy culpable de vuestra avaricia, de que el $istema funciona razonablemente bien (aquí en España hasta tenemos o vamos a tener regeneración democrática ¡fíjese usted¡) y de que es justo y deseable lo que sucede en la actualidad.
A mí, no me engañáis.
Juan José (Comentarista en este blog)

El racismo antiblanco.

El racismo antiblanco suele ser un tema tabú pero, ¿es una realidad o un mito? Analizamos casos reales y su reflejo en los medios estadounidenses, donde el racismo se vive con especial intensidad.

3
José Alberto Jiménez

Por todos son conocidos los distintos tipos de discriminación que han aflorado a lo largo de toda la historia de la humanidad: desde la discriminación por sexo (machismo o hembrismo), por orientación sexual (homofobia), hasta la discriminación por raza o por lugar de procedencia (el racismoxenofobia).

El caso de José Alberto Jiménez

Este joven, de 19 años y casi dos metros de altura, es jugador de baloncesto y, hasta este verano, ha jugado en el equipo del Unicaja de Málaga. Es a finales de julio de 2015 cuando a este joven le comunican su aceptación en el Eastern Florida State College(Estados Unidos). Allí, sin él saberlo, comenzará a vivir una auténtica pesadilla.

Es en Norteamérica dondeJosé Alberto empezó sus estudios de Psicología aplicada al deporte y el lugar en el que planeaba continuar su carrera como jugador de baloncesto; sin embargo, a su llegada se encontró con una muy desagradable sorpresa: su dormitorio apenas tenía un colchón viejo tirado en el suelo donde el joven tuvo que dormir durante siete días. Pero aquello era solo el principio de un sueño roto.

Allí ha pasado incluso dos días consecutivos sin comer absolutamente nada y teniendo que escuchar a sus compañeros de raza negra decir que odiaban a los blancos y que no les gustaba que él estuviera allí. Le han robado dinero, comida, ropa y, lo más importante: su sueño. En varias ocasiones, llegaba de la universidad y se encontraba con su ropa mojada en el suelo.

Sin embargo, el jugador no solo ha sufrido en sus propias carnes este racismo, sino que ha sido testigo de cómo lo sufrían otros compañeros de raza blanca a su alrededor. En concreto, el baloncestista vivió una pelea entre dos de sus compañeros (uno de raza blanca y otro de raza negra) que desembocó en la expulsión del equipo del jugador blanco.

José Alberto volvió a España solo unas semanas después. La situación era insostenible para él y psicológicamente le ha marcado para siempre. Nunca había imaginado encontrarse con un grupo de personas de raza negra que le discriminarían por su color de piel. Él ha declarado no sentirse para nada racista, por lo que nunca entendió la situación por la que le hicieron pasar.

Las series y los blancos: el ejemplo de “Empire”

Empire‘ es una serie creada por Lee Daniels y Danny Strong. Se comenzó a emitir en enero de este mismo año y su primer capítulo arrasó en audiencia con casi diez millones de espectadores. Sin embargo, esto solo era el principio. Su capítulo final lo vieron dieciséis millones y medio de personas, un capítulo que cerraba una temporada de éxito.

En ‘Empire’ apenas podemos ver a personajes de raza blanca. En este drama, basado en la obra ‘El rey Lear’ de William Shakespeare, la música tiene un papel muy importante, sobre todo el rap y el hip hop.

 

 

Pero, ¿qué tiene esta serie para haber enganchado a una gran parte de la sociedad norteamericana? Algunos piensan que la comunidad negra que se representa en la serie no es extrapolable a la realidad, pues los personajes tienen sus propios códigos de conducta o su forma única de expresarse, sin olvidar que esta comunidad no es consecuencia de la inmigración.

Sin embargo, su creador Lee Daniels confesó que en la serie había “una dura mirada sobre las cuestiones de raza. Queremos provocar que Estados Unidos se eche una mirada a sí misma y se de cuenta de que no somos los número uno“. El protagonista de la serie (Terrence Howard) también habló sobre ello: “es suficientemente duro ser negro y caminar por las calles. Creo que estamos resolviendo problemas que no se han tratado. No solo en la comunidad negra, sino también en el país”.

Volviendo al productor ejecutivo de la serie (Daniels), afirmó en una ocasión queodiaba que hubiese guionistas blancos que escribiesen para actores negros. “Es muy ofensivo”, comentó. En un evento con los creadores de otras series muy famosas de Norteamérica, Daniels preguntó con cuántos guionistas afroamericanos contaban los proyectos de sus otros compañeros. Michelle King, productora ejecutiva de ‘The Good Wife‘, contestó que en su equipo había dos guionistas negros, pero que ella no buscaba la diversidad, sino al mejor escritor. En el fondo, a lo que se refería Lee Daniels era a promover lo que en nuestro país se conoce como discriminación positiva.

Por otro lado, una de las protagonistas de la serie, la actriz Taraji P. Henson, denunció públicamente este mismo año en una entrevista en la revista Uptown que su hijo, de veinte años, había sido discriminado racialmente por un policía en la Universidad de California. Sin embargo, días más tarde, la policía de Glendale divulgó un vídeo en el que se comprobaba cómo el hijo de Henson era tratado por aquel policía de manera respetuosa.

5
Los protagonistas de “Empire”

¿Estamos ante una problemática real, en una sociedad en la que todavía los negros son discriminados de manera extrema? ¿O nos encontramos con situaciones de racismo antiblanco, camuflada en una hipersensibilidad de la comunidad negra?

Es curioso comprobar cómo ‘Empire’, teniendo la oportunidad de hablar sobre la tolerancia racial a través de la vida de una familia negra y su cultura, se conforma con olvidar este enfoque e incluso mostrar, en ocasiones, tintes de racismo contra los blancos.

Durante la primera temporada se muestra una palpable tensión entre Lucious, de raza negra, y su nuera Rhonda, la cual es blanca. De hecho, es llamada continuamente “puta blanca“, y los personajes comentan que ella jamás podría entender la cultura de la familia de Lucious (por el simple hecho de ser blanca).

En otra ocasión, por ejemplo, un personaje negro es criticado por tener un nombre “de blancos”. Además, en el último capítulo, durante una rueda de prensa en la que se anuncia un concierto, se comenta que un porcentaje de las ganancias de dicho evento irán a parar a Black Lives Matter. BLM es una organización activista que lucha contra la violencia hacia personas de color, sin embargo, muchas voces apuntan a que dicha organización no busca la igualdad real, sino que radica en ella el racismo antiblanco.

En Francia, partidos conservadores denuncian racismo antiblanco.

9
aaaaa

El secretario general del partido conservador francés UMP (Union pour un mouvement populaire), Jean-François Copé, declaró hace tres años que, debido a la multitud de razas y etnias que se desarrollan en el país, se da un fenómeno de racismo antiblancos, en el que franceses de raza blanca son discriminados por otros franceses con diferentes orígenes, religión o color de piel.

De hecho, este es el tema del libro ‘¡Blanco de mierda!: crónica de un odio inexistente‘, de Gérald Pichon, publicado hace dos años en Francia. Según el autor, muchas personas, de raza blanca, no se atreven a denunciar este racismo por miedo a, precisamente, ser ellas tachadas de xenófobas. Gérald no se queda ahí: el autor también afirma que el verdadero motivo de la acción de algunas organizaciones declaradas “antirracistas” no es otro que el odio a la raza blanca.

Fuente: http://www.losreplicantes.com

Stef Blok: “Las sociedades multiculturales pacíficas no existen”

5b4fd185e9180f6f108b4567

El ministro neerlandés de Relaciones Exteriores, Stef Blok, afirmó en una reunión privada que las sociedades multiculturales pacíficas no existen y que la UE no podrá forzar una distribución “equitativa” de migrantes en Europa del Este, donde, según sus palabras, persiste la xenofobia.

A la reunión asistieron unas 80 personas de los Países Bajos que trabajan para organizaciones internacionales. Uno de los participantes envió al programa de televisión Zembla la grabación del evento.

“Se lo pregunté a mi ministerio y también plantearé la cuestión aquí. Denme un ejemplo de una sociedad multiétnica o multicultural, en la que aún viva la población original, y donde haya una convivencia pacífica. No conozco ni una”, rezan sus declaraciones, que se desprenden del video filtrado y difundido por medios neerlandeses.

Uno de los asistentes al evento mencionó a Surinam como ejemplo de sociedad multicultural pacífica. Bok, sin embargo, calificó a esa antigua colonia holandesa como “un Estado fallido”. “Y eso tiene mucho que ver con las divisiones étnicas”, afirmó Blok.

Stef Blok
Stef Blok

Otro ejemplo contemplado fue Singapur, pero según el político este país asiático es realmente muy cuidadoso en sus políticas migratorias. “Singapur es un país pequeño, extremadamente selectivo en su migración. No aceptan inmigrantes pobres. Posiblemente para limpiar”, explicó.

El ministro también cuestionó si realmente se puede llegar a un acuerdo entre los países de la UE sobre la distribución “equitativa” de los inmigrantes. Blok aseguró que los niveles extremos de xenofobia que supuestamente persisten en Europa del Este, no le permitirían al bloque europeo promover el acuerdo.

“Camina por cualquier calle de Varsovia o Praga. No hay personas de color. Esas personas desaparecen en una semana, son golpeadas hasta la médula. No tienen vida allí. No creo que logremos forzar, a través de un acuerdo a nivel europeo central, que cada país tome la misma cantidad de refugiados. Los europeos del este nunca estarán de acuerdo”, destacó.

El ministro explicó, en comentarios al programa Zembla, que su polémico discurso estaba dirigido a provocar una discusión, pero admitió que no era del todo adecuado para un público más amplio. No obstante,Blok ya fue criticado por algunos de sus colegas, que le exigieron explicaciones. Por ejemplo, la parlamentaria laborista y exministra de Ayuda Exterior, Lilianne Ploumen, describió el discurso de Blok como “extremadamente poco profesional”.