Quilez, el “sucio”

Carlos Quilez, apuntando con su revolver al fotógrafo y a punto de destrozar su nariz de Pinocho-

Este periodista, despistado a base de mala fe, no se ha enterado de que la Librería Europa se clausuró el 8 de julio de 2016 (“El Cerrojazo”) y que, por lo tanto no es refugio, ni inspiración de las bandas de fascistas envueltas en las algaradas de Barcelona ocurridas este mes de octubre de 2019. Tenemos otra joya en del mismo “experto” sobre Pedro Varela, al que, a parecer, aborrece, pero que utiliza para alimentar su ego y su estómago.

Vean y escuchen:

https://videos.utahgunexchange.com/watch/el-experto-del-embuste-mp4_zkfRrxVznM98fd3.html

Anuncios

El plan “Kalergi” y los intereses ocultos de la inmigración.

Richard von Coudenhove-Kalergi

El tema de la inmigración masiva está dividiendo actualmente al público europeo. Mientras que los de la izquierda están a favor de la política de fronteras abiertas y la inmigración masiva del tercer mundo, el número de europeos que creen que el experimento multicultural ha fallado está en aumento. Creen que necesitamos controles fronterizos más fuertes que detengan las oleadas de inmigrantes que vienen a Europa. En todos los casos, queda claro que las élites de Bruselas tienen algunos intereses personales ocultos detrás de su apoyo a la inmigración masiva. Las nuevas leyes y declaraciones ambiguas que permitirán migraciones aún más constantes ciertamente no son solo el resultado de un humanitarismo confuso de esas élites. Pero las principales preguntas que surgen entre los europeos son: ¿cuáles son esos intereses ocultos? ¿Por qué muchos líderes europeos están listos para arriesgar su reputación?

Si queremos saber las respuestas a estas preguntas, tenemos que investigar el llamado “plan Kalergi”, que puede ayudarnos a comprender los objetivos reales detrás de los acontecimientos en Europa hoy, y detrás de este apoyo aparentemente irracional para la inmigración masiva. El hombre detrás de este plan ominoso fue Richard von Coudenhove Kalergi, uno de los principales arquitectos e ideólogos de la Unión Europea, pero a pesar de su importante papel en la creación de la UE, hoy en día sigue siendo desconocido para el público en general en Europa.

Padre ideológico de la Unión Europea.

Richard von Coudenhove-Kalergi, uno de los primeros defensores de las integraciones europeas y fundador de la Unión Paneuropea, es considerado el padre ideológico de la Unión Europea. Fue por su sugerencia que la Novena Sinfonía de Beethoven de su famosa composición Oda a la Alegría se convirtió en el himno de Europa, y también trabajó en estrecha colaboración con el equipo que diseñó la bandera de la Unión Europea. Pero su influencia no se detuvo con los himnos o banderas. Fue mucho más profundo, hasta los cimientos de la UE. Fue él quien, a través de sus obras, estableció el modelo de la UE, al abogar por la unificación de los Estados europeos en una sola entidad paneuropea.

Kalergi, quien, como veremos, anunció la llegada del nuevo hombre racialmente mixto, era él mismo de origen racialmente mixto. Era mitad austríaco, mitad japonés, nacido en Tokio en 1894, donde su padre, un diplomático y miembro de la nobleza, se desempeñó como embajador en el Imperio austrohúngaro. Pasó la mayor parte de su juventud en la finca familiar en Checoslovaquia, hasta 1908 cuando fue a estudiar a Viena, donde continuó viviendo y trabajando después de sus estudios. Se unió a la prominente Gran Logia Masónica Humanitas en 1921, y fundó su movimiento la Unión Paneuropea un año después. Este movimiento representaba principalmente las integraciones europeas, lo que resultaría en la creación de los Estados Unidos de Europa con un mercado común, una moneda común y un movimiento libre y sin restricciones de la población. Las colonias que algunos países europeos tenían en ese momento también se incorporarían a este nuevo superestado europeo, lo que de hecho permitiría migraciones masivas de africanos a Europa. Kalergi afirmó que una paz duradera solo se podría lograr con la abolición de los estados nacionales que, en su opinión, debido a sus rivalidades eternas, la razón principal de las guerras en Europa. Estas fueron las principales ideas y principios que Kalergi explicó en su Manifiesto paneuropeo, publicado en 1923.

Apoyo de los banqueros internacionales.

Las propuestas, puntos de vista e ideas de Kalergi ganaron mucha atención y apoyo entre muchos políticos importantes de esa época, incluido Ignaz Seipel, quien sirvió dos veces como Canciller Federal de Austria, el Ministro de Relaciones Exteriores de Austria, Karl Renner, el primer Presidente de Checoslovaquia, Tomaš Masaryk, el primer ministro de Asuntos Exteriores de Checoslovaquia, y su segundo presidente, Edvard Beneš, presidente francés y ganador del premio Nobel Aristide Briand, político francés, que más tarde se desempeñó como presidente de Francia tres veces, Leon Blum, y el político y abogado austríaco Konrad Adenauer , quien más tarde se convirtió en canciller de Alemania Occidental.

Pero no fueron solo los políticos quienes apoyaron las ideas y puntos de vista de Richard von Coudenhove-Kalergi. También obtuvo mucho apoyo entre banqueros influyentes. Después de que publicó su trabajo más importante titulado Practical Idealism en 1925, en el que describió en detalle su visión del futuro de Europa, su Movimiento Paneuropeo recibió una generosa donación de 60,000 Goldmarks alemanes de un banquero internacional Max Warburg. Kalergi se puso en contacto con Max Warburg a través del barón Louis Rothschild, un miembro prominente de la famosa familia bancaria Rothschild, conocida hoy como una de las familias más ricas del mundo. Por supuesto, los Rothschild también fueron grandes partidarios de Kalergi y de sus planes para la creación de Pan Europe, el súper estado que uniría a todas las naciones europeas en una sola entidad. Con la ayuda de los Rothschild y Max Warburg, Kalergi se familiarizó con muchos banqueros influyentes de Wall Street, como Paul Warburg, el hermano de Max Warburg, Jacob Schilf y Bernard Baruch. Paul Warburg y Jacob Schilf también son conocidos como las personas que ayudaron a establecer el Banco de la Reserva Federal de Estados Unidos. Pero lo que es aún más interesante es el hecho de que Jacob Schilf, un conocido capitalista, financió la revolución rusa y los bolcheviques, y fue él quien le dio a Trotsky los medios financieros para su regreso a Rusia.

Muchas personas vieron los esfuerzos de Kalergi por las integraciones europeas y una Europa unida como una causa noble. Creían que su objetivo principal era elevar el nivel de vida y lograr una paz eterna, porque él mismo utilizaba este tipo de retórica al predicar sobre sus ideales; Afirmó que está luchando por la prosperidad de toda la humanidad. Pero escondidos bajo esta noble retórica humanista, no estaban tan nobles intereses personales de sus principales partidarios financieros. La crisis que estamos presenciando hoy en Europa son, de hecho, las consecuencias directas de sus objetivos y de su lucha, que todavía se presenta como una especie de esfuerzo humanista.

»El hombre del futuro será de raza mixta«

El objetivo principal de los planes de Kalergi no era solo la abolición de los estados nacionales. Él fue mucho más lejos que eso, ya que también quería borrar las naciones europeas, que serían reemplazadas por el nuevo tipo de personas, que encajarían mejor en su visión de un futuro súper estado europeo. Describió este nuevo tipo de hombre en su libro mencionado, Idealismo práctico:

»El hombre del futuro será de raza mixta. Las razas y clases de hoy desaparecerán gradualmente debido a la eliminación del espacio, el tiempo y los prejuicios. La raza eurasiática-negroide del futuro, similar en apariencia a los antiguos egipcios, reemplazará la diversidad actual de los pueblos y la diversidad de los individuos. ««

Y fue precisamente esta visión del futuro ciudadano de Europa lo que deleitó a la élite internacional de banqueros, masones y otros empresarios influyentes, lo que comenzó a financiar la Unión Paneuropea, después de la publicación del Idealismo práctico. Fue esta misma élite la que ayudó a Kalergi a emigrar a los Estados Unidos al estallar la Segunda Guerra Mundial, donde continuó su trabajo y lucha por las integraciones europeas. Mientras estuvo en los Estados Unidos, también obtuvo mucho apoyo de los principales periódicos, como The New York Times, que publicaba sus artículos de manera regular. Las ideas de Kalergi incluso obtuvieron el apoyo del presidente estadounidense Harry Truman después de la guerra, cuando se topó con un artículo escrito por Kalergi en algún periódico. En cuanto al propio Kalergi, se mudó a Francia después de la guerra, donde continuó con sus esfuerzos hacia el establecimiento del súper estado europeo. Fue un pionero de las integraciones europeas y también sentó las bases para un nuevo orden mundial en el que las diversas naciones desaparecerán mediante la mezcla de diferentes pueblos y gradualmente serán reemplazadas por una población monótona, o en otras palabras, por una. rebaño humano controlado por las élites internacionales.

Pionero del multiculturalismo

Las ideas y puntos de vista de Kalergi representan el plan para el reemplazo demográfico de los europeos nativos a través de la mezcla racial y la migración masiva planificada. Tenga en cuenta que Kalergi también incluyó colonias africanas en su nueva Pan Europa, lo que significaría que la población del continente negro podría trasladarse libremente a Europa. Las consecuencias de esto serían, por supuesto, una nueva población de mestizos, sin una identidad claramente definida, o un sentido de pertenencia y lealtad a cualquier cultura o nación en particular. Y ese es exactamente el tipo de población que se adaptaría a las élites internacionales, porque son conscientes de que es más fácil controlar a las masas. Estas élites anhelan el poder total sobre nosotros, y saben que nunca podrían lograr el dominio completo sobre las naciones de Europa, una vez homogéneas, que siempre se mantendría fiel a su propia tradición, cultura y religión. Entonces, la única forma en que pueden lograr la dominación total es mezclando diferentes pueblos y razas en una manada humana, que es exactamente lo que Kalergi defendió en sus planes. Estos planes están siendo implementados por ciertas élites de Bruselas exactamente por las razones anteriores. Su objetivo principal es la creación de un nuevo totalitarismo de corrección política bajo la máscara de los derechos humanos. Esa es la verdadera razón detrás de su constante apoyo a la inmigración masiva, a los documentos y resoluciones tipo declaración de Marrakech que están presionando, y por sus elogios del multiculturalismo supuestamente tan enriquecedor que están promoviendo a través de los medios de comunicación cada día. Resulta que Kalergi no solo fue un pionero de las integraciones europeas.

HÉROES Y VILLANOS

Héroe es el prior de la comunidad que rige el hipogeo de Cuelgamuros por su decisión de plantar cara al Gobierno

Héroe es quien se distingue por llevar a cabo una hazaña extraordinaria que además requiera valor. Eso dice la RAE. Héroes fueron, en su día, hombres de iglesia como Ambrosio de León, que excomulgó a Teodosio, el papa León Magno, que detuvo las pezuñas de los caballos de Atila, y Tomás Becket, que se subió a las barbas de Enrique II Plantagenet. Los tres supieron engallarse frente a los abusos del poder temporal. “Al rey, la hacienda y la vida / se ha de dar, pero el honor / es patrimonio del alma / y el alma sólo es de Dios”, exclama el alcalde de Zalamea en la obra de Calderón. La cita vale para la prepotencia institucional e ideológica subyacente en la decisión de exhumar a Franco. Con los muertos, cualesquiera que sean las fechorías o las proezas, si las hubiere, de sus vidas, sucede algo similar: si son de alguien, son de Dios o de lo que por tal se entienda, y ninguna entidad política, civil ni castrense está moralmente autorizada a profanar sus tumbas.

El Supremo se ha lucido. El Parlamento, también. Y la Iglesia del Papa siervo de Soros y del multiculturalismo, no digamos. Héroe es, en cambio, el padre Cantera, humanista, medievalista, especialista en la figura de san Bernardo -nadie menciona tales méritos- y prior de la comunidad que rige el colosal hipogeo de Cuelgamuros. Su decisión de plantar cara al Gobierno, a buena parte de la opinión pública y a la más alta institución del país no es baladí, sino sustancial, pues lo que se ventila en ella es nada menos que el respeto a lo sagrado por parte de lo profano y la libertad de cultos y, por lo tanto, de opinión teóricamente garantizada por quienes tanto presumen de ella. Dicho sea de otra forma: dese al César lo que es del César y reconózcase el derecho de la Iglesia -la de siempre, no la de Francisco- a invocar su independencia respecto al poder temporal.

Anatema sean quienes irrumpen con togas, cargos o uniformes en el interior de un templo para instalar en él puestos de venta de palomas. Hay que ser muy miserable para buscar votos en el ámbito de la fe. Ningún robo peor que el perpetrado a costa del cepillo de las iglesias. No es cuestión de ser franquista ni antifranquista, sino de ética y honradez. Diría lo mismo que digo si en vez de Franco se exhumase por las bravas al cabrón del Che. Terminará esta pugna como termine, pero su firmeza, padre Cantera, nos dignifica a todos. La sangre del Papa Luna corre por sus venas.

https://www.elmundo.es/opinion/2019/10/13/5da1b708fc6c837d618b4629.html

Nota.

Las últimas transacciones enviadas por Paypal han sido recuperadas y son:

Francisco Javier O. D. (Oct. 03 2019) 1,73 EUR. / Sabina R. C. (Oct. 02 2019) 3,41 EUR. / Alberto V. C. (Sept.30 2019) 10,00 EUR, / Xavi C. P.  (Sept. 28 2019) 5,00 EUR. / Rubén L. A. (Sept. 28 2019) 12,00 EUR. / Silvio J. A. (Sept. 24 2019)  1,55 EUR. / David A. A. Sept. (24 2019) 12,00 EUR

Así de claro.

La campaña de “Salva a Librería Europa” ha logrado durante este mes de septiembre de 2019, la cantidad de 723 euros que ha servido para sostener el local un mes más.

Las contribuciones han sido de diferentes cantidades puntuales que han permitido llegar a la cifra ya mencionada, sin embargo la cifra de un euro al mes de forma continuada solo ha sido de 33 euros, que es con la que podríamos contar cada mes y que, por si misma, no cumple nuestras esperanzas y encima el fiscal del odio (lector asiduo de este blog por obligación , no por devoción) se alegrará infinitamente de que nuestros intentos de salvar la Librería sean un fracaso. Lo comprendemos.

Agradecemos a todos su grano de arena y esperamos que no cancelen su contribución mensual ante un resultado tan decepcionante, porque quizás los que no contribuyen ni con 1 euro al mes, tomen ejemplo de los que si lo hacen.

Nos cuesta creer que la mayoría de los que siguen, casi tres mil, no puedan desprenderse de 3 céntimos por día, cantidad que despreciamos por su casi nulo valor y que no nos molestaríamos a recoger del suelo, por lo que solo nos queda la pasividad como motivo.

Vuelvo a tiempos atrás ( y no debiera) donde los hombres de las SA pagaban de sus bolsillos su sencillo uniforme, su brazal, su daga y su correaje, esos mismos hombres que admiramos en los documentales formando en multitudes.

Se que los tiempos han cambiado, que ha pasado casi un siglo, que ya nada es igual ni lo será, porque el motivo principal de su triunfo fue su unión, su camaradería y su generosidad a pesar de su pobreza, por esos motivos nuestros ideales no resurgirán: Los hombres no son los mismos. Ahora hay ese especie animalesca que se autodenomina “neonazi” y que se dedica a asesinar a civiles en sinagogas o por las calles, “Los yidahistas son infinitamente más” decimos, pero para los nacionalsocialistas uno ya es una desgracia.

Así nos ven, así nos juzgan y no lo somos, pero tampoco la mayoría demuestra nada a la hora de la verdad, ni tan siquiera por un euro.

Acacio Luis Friera

Pues hablemos de exterminios…

Roxanne Dunbar-Ortiz explica con gran precisión cómo fueron exterminados los indígenas de EE.UU.

“Tengo que confesar, sin embargo, que la lectura que más me ha impactado ha sido la del libro de Roxanne Dunbar-Ortiz La historia indígena de Estados Unidos , donde esta historiadora y antropóloga explica con gran precisión cómo fueron exterminados gran parte de los habitantes del territorio actual de este país de manera que los indígenas pasaron de ser unos 15 millones, a la llegada de los europeos, a menos de tres millones en la ­actualidad.

El libro narra cómo se elaboró un sistemático programa de exterminio de los pueblos indígenas, primero por parte de los colonos bajo el dominio británico y después por los ya norteamericanos. Porque antes y después de la independencia americana hubo una clara voluntad de eliminar las sociedades indígenas mediante una política de quema masiva de sus cultivos –sobre todo de maíz–, de destrucción de los poblados, de expulsión de la población y finalmente de aniquilación de todos ellos, incluidos niños, mujeres y viejos. “La causa principal –dice Dunbar-Ortiz– fue la voluntad del Estado colonialista de eliminar civilizaciones enteras para apropiarse de sus tierras”. En esta política de exterminio, que duró hasta finales del siglo XIX, se implicaron de forma activa presidentes tan conocidos como Jefferson y Jackson, y otros que no tuvieron ningún remordimiento al incumplir los tratados firmados con los pueblos indígenas.

Portada del libro “La historiai ndigena de Estados Unidos, de Roxanne Dunbar Ortiz

El alcance de esta brutal historia no sólo ha sido ocultado, sino que todavía es minimizado por algunos, como Josep Borrell, cuando no hace mucho hablaba de que los norteamericanos “sólo habían matado a cuatro indios”. La narración oficial norteamericana ha persistido en negar este genocidio, como es patente en numerosos libros de historia, novelas y películas. La razón es evidente: la magnitud y crueldad de la política de exterminio practicada sobre los pueblos indígenas, con el beneplácito de los gobernantes, cuestiona claramente el mito ideológico sobre la fundación y construcción de Estados Unidos. Hay que recordar que hasta el 2007 la ONU no aprobó una declaración sobre los derechos de los pueblos indígenas que incluía también a los norteamericanos. Sintomáticamente, los únicos países que entonces votaron en contra de esta declaración fueron cuatro que habían sido colonizados por los británicos: EE.UU., Canadá, Australia y Nueva Zelanda. La obra de Dunbar-Ortiz se convierte, en mi opinión, en una lectura tan conmovedora ­como imprescindible”.

BORJA DE RIQUER I PERMANYER

Nota.: Párrafo extraído del artículo del autor titulado “Lecturas de este verano” y publicado por La Vanguardia el jueves, 3 de octubre de e019.