18 AÑOS DESPUÉS.

En el año 2002 recordé la persecución a los nacionalsocialistas de los años veinte con este pequeño detalle que repartí entre mis amigos.

Dieciocho años después, la persecución a este ideal político y social no solo sigue viva, sino que se ha incrementado. La Ley Mordaza aún no ha sido retirada y los juicios políticos, camuflados bajo otra Ley llamada del Odio, continuan sumando condenas coartando la Libertad de Expresión.