El patético presidente alemán pide perdón a Polonia en el aniversario del inicio de la Segunda Guerra Mundial

La invasión soviética de Polonia fue una operación militar iniciada el 17 de septiembre de 1939, en los primeros compases de la S.G.M, dieciséis días después de la invasión de Polonia por parte de Alemania.

A principios de 1939 la Unión Soviética intentaba formar una alianza con el Reino Unido, Francia, Polonia y Rumanía para hacer frente a la Alemania pero se presentaron varias dificultades, como la negativa de Polonia y Rumanía a permitir el tránsito de tropas soviéticas a través de sus territorios por seguridad colectiva. Ante la ausencia de avance en las negociaciones, los soviéticos cambiaron su estrategia y firmaron el 23 de agosto de 1939 el Pacto Ribbentrop-Mólotov con Alemania. Consecuentemente, el 1 de septiembre los alemanes invadieron el oeste polaco mientras que los soviéticos invadieron la zona oriental el 17 de septiembre. El gobierno soviético anunció que actuaba para proteger a los ucranianos y bielorrusos que vivían en la parte oriental de Polonia, debido al colapso de la administración polaca tras la invasión nazi. Según los soviéticos, dicha administración, no podía ya garantizar la seguridad de sus ciudadanos. El Ejército Rojo alcanzó rápidamente sus objetivos, debido a que sobrepasaba en número a la resistencia polaca.

La masacre de Katyn

En torno a 350.000 soldados polacos fueron hechos prisioneros de guerra y 22.000 oficiales asesinados de un tiro en la nuca en el bosque de Katyn, masacre atribuida al ejército alemán durante más de cincuenta años.

El gobierno soviético se anexionó el nuevo territorio, poniéndolo bajo su control y declarando en noviembre de ese mismo año que trece millones y medio de ciudadanos polacos, que vivían en la zona anexionada, habían pasado a ser ciudadanos soviéticos. Los soviéticos contrarrestaron la oposición mediante ejecuciones y arrestos. Varios cientos, o miles, según estimaciones, de los arrestados, fueron enviados a Siberia y a otras zonas remotas de la URSS, en cuatro series de deportaciones producidas entre 11939 y 1941..

La invasión fue considerada un asunto delicado, llegando a ser tabú y omitida de la historia oficial con el objetivo de preservar la amistad eterna entre los miembros del Bloque del Este.​

Anuncios

4 respuestas a “El patético presidente alemán pide perdón a Polonia en el aniversario del inicio de la Segunda Guerra Mundial

  1. Frel 1 septiembre, 2019 / 10:49 pm

    La invasión de Polonia tanto por Alemania como por la antigua URSS fue producto del pacto Molotov-Ribbentrop(Entre otras cosas), del pacto de no agresión germano-soviético para recuperar los territorios en Polonia que le arrebataron a Alemania a raíz del tratado de Versalles y los territorios que la antigua antigua URSS perdió en dicha nación a raíz del tratado de Riga, en 1921. La excusa de los soviéticos era absurda, era para justificarse, que es lo que la historia oficial quiere hacer creer, dicho pacto fue en realidad una trampa para Alemania, de hecho hay historiadores que afirman que cuando Von Ribbentrop abandonó la sala donde se firmó el pacto, en Moscú, Stalin exclamó:”He engañado a Hitler”.

    Le gusta a 2 personas

  2. Juan 2 septiembre, 2019 / 11:28 pm

    “DIOS SABE QUE YO NO QUISE LA GUERRA”
    (Adolf Hitler)

    EL SPD, cuyo máximo exponente en aquel 30 de enero de 1933, fue tratado de traidor por Adolf Hitler: (“QUIERO QUE ALEMANIA SE SALVE…PERO NO CON USTEDES”), ha puesto presidente en Alemania, que ha vuelto, al igual que entonces, a traicionar con sus palabras, esta vez la Historia de Europa. No es verdad que la suscripción de la paz sea forzosamente un acto de debilidad. Al contrario, puede ser la tapadera de la actitud opuesta. Hay que manifestar, al margen de la injusticia cometida en el Tratado de Versalles, unas cuantas cosas:

    – La cuestión del colonialismo de los prusianos hacia el Este, es un hecho muy anterior a Hitler; es un hecho anterior a Federico el Grande; es un hecho milenario y TODOS los hipócritas lo saben.

    – Históricamente, a los prusianos se les ha querido en el Este por sus reconocidas virtudes que han devenido siempre en una mejora de la calidad de vida, ya sea en el medio rural como en el urbano; pero como denunció Hitler una y otra vez, no se puede querer solo por lo que interese, sino que la Historia debe ser reconocida en toda su dimensión, de manera que hay que reconocer el dominio basado no en la tiranía, sino en la superioridad.

    – Hitler siempre supo que, tras el triunfo de la revolución bolchevique de octubre de 1918 en Rusia (gracias a que los traidores dejaron pasar a Lenin por territorio alemán), más pronto que tarde debería enfrentarse con la URSS, por que en realidad hasta nuestros días, la internacionalización del bolchevismo es un objetivo a cumplir en todo el mundo.

    El presidente socialdemócrata alemán ha manifestado que “nuestra responsabilidad no termina…Son los alemanes quienes cometieron un crimen contra la humanidad en Polonia. Quien quiera pretender que eso terminó, que el reinado del terror de los nacionalsocialistas sobre Europa es un acontecimiento marginal en la historia alemana, se juzga a sí mismo”. Tiene razón en que la responsabilidad no ha terminado, ni mucho menos, y en que también no ha sido un hecho marginal en la historia alemana, pero el sentido de sus palabras le delatan, al igual que en aquel 30 de enero de 1933, su anterior camarada, Otto Wells, tratara de lavar la gestión del SPD, siempre al servicio de la Internacional.

    Y Lech Walesa ha manifestado que los rusos nunca aparecen en las conmemoraciones. ¿Para qué? Si ya es suficiente con los que acuden.

    Le gusta a 1 persona

  3. RBC 18 septiembre, 2019 / 8:56 am

    ¿Desde cuando pedir perdón es patético? Pedir perdón es cristiano y celebro que el presidente de Alemania lo haga. Otra cosa es que los rusos deberían hacerlo también (con más razón por lo de Katyn) y que los polacos deberían igualmente pedir perdón por las expulsiones de cientos de miles de alemanes y por impedir volver a sus casas a los que habían huido del Ejército Rojo. Hablar a estas alturas de reparaciones de guerra, como pide el primer ministro polaco, y teniendo en cuenta que después de la guerra Polonia se anexionó 100.000 km2 de Alemania, es ridículo. Entiendo que este blog es germanófilo y tratará de justificar toda la actuación del III Reich, pero Polonia no tenía un gobierno comunista, así que los alemanes no liberaban a nadie en 1939 (de hecho, el tarado Alfred Rosenberg quiso erradicar el catolicismo de la parte occidental de Polonia), y por eso ni Italia ni España se pusieron del lado de Alemania en aquel momento.En la región de Poznan vivían polacos desde hacía siglos y un siglo antes había pertenecido al Reino de Polonia, hasta que el masón Federico de Prusia “el grande”, se repartió el país con Rusia y Austria. La historia no es blanco o negro.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s