¡Señor, ése que llora es mi abuelo!

¿Dónde están?

El viejo limpió con rabia 
las lágrimas traicioneras 
que le corrían por los surcos 
de setenta primaveras. 
Todo el sol y todo el viento 
de la baja Andalucía, 
convirtieron en sarmientos 
lo que fue adelfa bravía. 
La mirada del anciano 
se perdió en la lejanía, 
tembló un clavel en su mano, 
como le temblara un día, 
la voz que cantaba un Himno 
por tierras de morería: 

“Soy el Novio de la Muerte…
mi más leal Compañera”. 

Galoparon por su frente 
un ondear de Banderas, 
un grito de hombres valientes, 
¡cañón, metralla, trinchera!
Todo el azul de la mar, 
todo el azul de los cielos, 
Tarifa, blanca de cal 
Ceuta, se pierde a lo lejos 
¡Guerrero de tierra firme 
convertido en Marinero!, 
porque la Patria lo pide 
¡Yo, Legionario, el primero! 
Sevilla, Teruel, Brunete. 
Sangre en las aguas del Ebro 
¿Qué se me importa la muerte? 
¡Viva España, Compañero!
Le llegó la voz de un niño 
que le sacó de su sueño. 

¿Qué te pasa, porque tiemblas 
porque estás llorando, abuelo? 

Porque soy viejo, hijo mío 
porque no tengo en el alma 
más que un recuerdo dormido, 
y en el corazón la rabia 
de ser vencedor vencido. 
Porque yo soy ya muy viejo 
y tú demasiado niño. 
Porque se me muere España 
mientras que yo sigo vivo 
porque murió el Capitán 
que gobernaba el Navío. 
Porque España, que fue un día 
madre de Conquistadores, 
ha parido una jauría 
de cobardes y traidores. 
Porque me tiemblan las manos 
y me duele el corazón 
de gritar sin voz: ¡Hermanos, 
por España La Legión! 

El niño miró al anciano 
y, lloroso y balbuciente, 
apretándole la mano 
dejó escapar entre dientes. 

¿Abuelo, porqué me engañas? 
Yo sé que tú nunca mientes 
y me has dicho que en España 
lo que sobran son valientes… 
¿Dónde están, dímelo, abuelo 
dónde están? 

¡Esperando a un Capitán 
que se lo llevó la muerte! 

Pero… si está muerto, abuelo 
¿de qué sirve un Capitán?

¡De ejemplo, nieto, de ejemplo 
para el que quiera luchar 
por una España que llora 
porque le roban la paz. 

El niño, sobre la piedra, 
depositó cinco rosas. 
Una lagrimilla inquieta 
nubló su mirada hermosa. 
Y, cuadrándose imponente 
pecho afuera y planta quieta, 
llevó su mano a la frente 
con disciplina perfecta. 
Su voz, sollozo y pasión, 
sonó como un clarinazo 
despertando a una Nación: 

¡Señor, ése que llora es mi abuelo! 
Ésa es la España que muere 
llorando su desconsuelo! 
¡Yo soy la España que nace 
con luto en el corazón! 
¡Yo juro ante Tu Presencia, 
con orgullo de español, 
que hoy se me entrega la herencia 
del Credo de La Legión! 

Viejo y niño se perdieron
por la campiña del Valle. 
Cinco rosas en la tumba,
silencio por el barranco. 
En la piedra sólo un nombre,
un nombre mágico ¡Franco!

Anuncios

6 respuestas a “¡Señor, ése que llora es mi abuelo!

  1. José Rafael Baides 21 agosto, 2019 / 4:28 pm

    Es cierto, ahora en España existe sólo el pensamiento de izquierda, el honor y la gloria de la División azul y los beneficios del Franquismo han quedado en el olvido, ahora les queda defenderse de la invasión de la raza negra e Islam. Espero puedan sobrevivir al Plan Kalergi.

    Me gusta

    • Frel 24 agosto, 2019 / 10:42 pm

      Yo no lo llamaría pensamiento de izquierdas, yo lo llamaría pensamiento “decadente y autodestructivo” en todos los sentidos, común tanto en la izquierda como en a derecha, gobierne quien gobierne, esto ya lo estamos viendo desde hace años.

      Me gusta

  2. Juan 22 agosto, 2019 / 7:17 pm

    FRANCISCO FRANCO LO SABIA, al parecer antes que nadie; pero la verdad es que también Karl Dönitz, Reichspräsident de Alemania desde el 30 de abril de 1945, solo quiso rendir la Wehrmacht ante los norteamericanos, aunque luego Wilhelm Keitel fue obligado a hacerlo también ante los soviéticos. Norteamérica no tendría que haber luchado contra Alemania, un razonamiento que estuvo en mente de militares como Patton y en mandatarios como Göring y Himmler, quizá el propio Adolf Hitler esperó otro presidente después de Roosevelt que no fuese Trumann, para estudiar otro desenlace, y desde luego también presente en Franco:

    https://fnff.es/historia/249565224/Franco-lo-sabia-por-Francisco-Bendala.html

    Me gusta

  3. Cesar 27 agosto, 2019 / 9:36 pm

    Lo bueno sería contraatacar, no solo resistir, al estilo numantino. A propósito, hay otros revisionistas en España como Bochaca y Aynat Eknes, ¿ no han acompañado los desvelos de Don Pedro? Hay que buscar aliados, aunque no sean perfectos. En fin, es mi humilde opinión.

    Me gusta

  4. Cesar 27 agosto, 2019 / 9:39 pm

    Lo siento, mi comentario está repetido. Pero igual agrego otro nombre, por más que su origen sea distinto de los nuestros: Don Pío Moa.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s