Pedro Varela: “A pesar de los intolerantes”(Carta desde prisión nº 12/1999)

FANÁTICOS Y TERRORISTAS COLABORAN CON EL PODER QUEMANDO LIBROS

jose-maria-mena-exfiscal-jefe-catalunya-junto-david-fernandez-1438013293203
El actualmente exfiscal (Dios sea loado) jefe de Cataluña, Jose María Mena, junto al también exdiputado (Dios sea de nuevo loado) de la CUP David Fernández.

“Lamento que no se pueda cerrar la Librería Europa”.

(J. M. MENA, exfiscal General de Cataluña y marxista militante)

La Librería Europa  se ha comprometido a luchar por la libertad de expresión, información y opinión para todos. Por eso el terrorismo de Estado ha de entender que sus robos institucionalizados (20.972 libros fueron secuestrados de nuestros locales y van a ser destruídos para que nadie pueda leerlos) no provocan otra cosa que un redoblado esfuerzo de resistencia pacífica, pero firme, que ha de llevar a que cada día más personas tengan la oportunidad de conocer la otra cara de la historia.

El juicio contra mí tuvo lugar el pasado 16 de octubre de y la sentencia fue dictada el 16 de noviembre: 5 años de prisión y una importante multa económica, pago de las costas procesales y de las acusaciones particulares (SOS-Racismo, Comunidad Judía, Asociación Cultural Judía ATID), destrucción de los fotolitos de 124 títulos, 324 vídeos, numerosas entrevistas y fotos originales y material histórico etc.

Se contradice así la Constitución y se inicia un nuevo índice de libros prohibidos cuya existencia se opone al derecho esencial a ser libremente informados y al fundamento mismo de nuestro Estado de derecho.

Para liquidar incluso los libros no secuestrados y arruinar económicamente a la Librería Europa, impidiendo así su actividad de difusión de libros no conformistas, el pasado sábado 16 de enero una manifestación del lumpen político de la ciudad —infestada de agita-dores profesionales y con la aquiescencia del poder— hizo el trabajo sucio del Sistema, asaltando la Librería Europa de la calle Séneca de Barcelona y forzando la entrada, reventando la doble persiana y las puertas,destruyendo las instalaciones, las estanterías, las vitrinas, muebles, máquinas, cristales y lunas a su paso, incluso las escaleras y numerosas baldosas del suelo, volcando los muebles de las paredes sobre el suelo y amontonando los libros en una pira con la intención de quemarlos en el interior del local.

burning-booksPasaron luego a lanzar los libros a la calle, prendiéndoles fuego sobre el asfalto, cuyos restos fueron recogidos por las máquinas de limpieza del ayuntamiento, enviadas al efecto con extraña celeridad.

A pesar de haber advertido a la policía nacional y a la policía autonómica del hecho con antelación suficiente y de las numerosas llamadas que vecinos y amigos de la librería realizaron a las fuerzas del orden, éstas no aparecieron para defender la propiedad privada y la seguridad ciudadana, con todo y que los asaltantes necesitaron más de media hora para reventar la entrada. Hay que hacer constar igualmente que dos coches de la Guardia Urbana escoltaban la manifestación y ninguno de ellos impidió los hechos, antes al contrario se retiraron al introducirse los manifestantes en la librería según los observadores presentes y los vecinos consultados. Todas las informaciones indican que la orden política superior era la de no asistir a la Librería Europa. Otro crimen de Estado.

Cuando el poder no consigue doblegar a los heterodoxos, entonces “deja actuar” a los terroristas y sus secuaces. Detrás de todos ellos se encuentran los fanáticos de la dictadura del pensamiento único, los iluminados de la democracia que no respetan al contrario, los del negocio del antirracismo y los promotores del racismo a la inversa, los Danton, Marat y Robespierre, que en nombre del progresismo, la humanidad, la libertad y la tolerancia están dispuestos a quemar libros o a ordenar quemarlos, a destruir y si se puede a cerrar librerías y a encarcelar a personas inocentes. Y en la cúspide de la obediente pirámide encontramos viejos conocidos: los sionistas. Habría que preguntarle también a la masonería el papel que juega en la represión, dado que los pasillos del Ayuntamiento y la Generalitat están llenos de “hermanos” (según informaciones publicadas en la prensa).

La única forma de combatir el mal es con el bien. Eso es muy difícil. Pero no hay elección. La verdad forma parte del séquito del bien. Tenemos el derecho al debate, a dudar, investigar y equilibrar la información y los documentos y a ofrecer esta información al público. Pero se nos exige que creamos ciegamente. Se nos prohíbe dudar. Por ello nos asalta la duda.

Hemos dicho ya que combatiremos la mentira con la verdad. Y así ha de ser. Si aquellos cuyas tesis muchos libros y autores ponen en duda tienen la razón de su parte, aceptarán todas las preguntas serenamente y con paciencia, y no ocultarán ni sus actas ni sus prue-bas. Pero si mienten, clamarán al juez, se escudarán en el poder y se rasgarán las vestiduras, utilizando a los medios de comunicación para criminalizar toda oposición. Se pondrán en evidencia y así se les reconocerá. La verdad es siempre sosegada, la mentira pugna por un juicio terrenal, decía un párroco amigo.

PEDRO VARELA

 

 

 

 

Anuncios