“Ost-front”, la cara humana de la guerra.

El documental “Ost-front” (financiado por Rusia y dirigido por Andrey Osipov) está compuesto casi en su totalidad de documentales alemanes capturados y trasladados a Moscú después de la victoria soviética.

 

En el nuevo documental ruso de la Segunda Guerra Mundial “Frente de Ost” (“Frente del Este”), los soldados alemanes son presentados como lo que eran: seres humanos. A partir de imágenes oficiales de propaganda nacionalsocialista de la Segunda Guerra Mundial, los espectadores han podido visionar escenas de “nazis” patinando pacíficamente en un río helado, leyendo cartas de sus familiares y compartiendo fotos de sus bebés. En una secuencia, a medida que sus tanques avanzan hacia el territorio soviético, los soldados se divierten con un cachorro de perro que se acercó a un pelotón.

La película fue financiada por el Ministerio de Cultura de Rusia y se proyectó el mes pasado en el Festival de Cine Documental Ruso de Nueva York.

El director Andrey Osipov recorrió los archivos rusos, viendo más de 167 horas de metraje alemán para captar momentos nunca antes vistos de la campaña alemana en la Unión Soviética. Osipov le dijo a The Times of Israel que quería obtener una respuesta emocional de la audiencia, dar vida a la era de la Segunda Guerra Mundial y plantear la cuestión de cómo una nación civilizada.

“Debido a que la mayoría de los cineastas no tienen la paciencia ni el dinero, la misma grabación de la Segunda Guerra Mundial se reutiliza de una película a la siguiente”, dijo Osipov. “Trabajé mucho en el archivo, y cuando vi esto, me di cuenta de que hay muchas cosas que nadie había visto antes. Estas películas también muestran nuestro territorio, nuestra guerra, aunque fue grabada desde el otro lado “.

Durante una entrevista telefónica, quedó claro que Osipov no simpatiza con el nacionalsocialismo. Tiene una conexión personal con la guerra: su abuelo, quien estaba en el Ejército Rojo, murió en Ucrania a la edad de 37 años, dejando atrás a tres hijos huérfanos. 

 

Al mismo tiempo, la película, que presenta imágenes bellamente filmadas sin ningún comentario, muestra a los alemanes desde una perspectiva más cercana. A veces parece como si los soldados estuvieran en un viaje de campamento, disfrutando de la camaradería de sus amigos. Trabajando juntos para sacar sus camiones del barro, calentado sus pies en un día de nieve y disfrutando de la miel fresca de un panal.

Mientras observan el documental, los espectadores esperan que se revelen los crímenes de guerra nazis, pero ese momento nunca llega.

Osipov dijo que en todas las imágenes oficiales nazis del frente oriental, no encontró nada sobre los campos de prisioneros o los guetos, ni sobre la ejecución de civiles.

Para el documental, Osipov usó las imágenes oficiales alemanas que los soviéticos capturaron y llevaron a Rusia después de ganar la guerra. Hay otro archivo en Munich, de imágenes filmadas por cineastas alemanes aficionados. 

 

 

Parece que el Ministerio de Cultura ruso, que financió la película, también se mostró escéptico acerca de un documental que presenta propaganda nacionalsocialista sin comentarios. Inicialmente, el ministerio escribió un texto que se suponía que debía estar de acuerdo con las imágenes, pero cuando la película se proyectó en festivales acompañados por la voz en off, fracasó tanto que el público se retiraba de las salas..

“Cuando terminamos la película por primera vez, la sociedad histórica nos dijo que debemos escribir el texto para acompañarla. Así que les pedí [al Ministerio de Cultura] que escribieran el texto para nosotros. Me enseñaron que todo director de cine debe tener confianza y dudas. Pensé que tal vez estaba equivocado [al pensar que la película no necesitaba ningún comentario] ”, explicó Osipov.

“Pero cuando vimos que la película con la voz en off falló en los festivales, nos dimos cuenta de que teníamos razón después de todo. Comenzamos a mostrar nuestra versión original y, de repente, esta película comenzó a tener una gran demanda”, dijo.

El Ministerio de Cultura ruso no respondió a una solicitud del Times of Israel para colocar un comentario.

Mientras que “Ost Front” ha ganado premios en festivales en Rusia, hasta ahora ha tenido una distribución limitada en otros países.

La presentación en el Festival de cine documental ruso de Nueva York, un pequeño evento que atrae a una audiencia mayoritariamente rusa, fue hasta ahora la única presentación en América del Norte. El documental también se mostró en Polonia y Hungría, aunque no en Alemania o Israel. Osipov dijo que no cuenta con los fondos para pagar las cuotas de presentación en festivales internacionales de cine.

JULIE MASIS