16 respuestas a “NO AL PACTO DE LAS MIGRACIONES

  1. Cesar 20 diciembre, 2018 / 4:07 pm

    Lamentablemente ya fue votado por el organismo creado por el paralítico ( supongo que no hay que dar el nombre porque se sabe, no?)

    Me gusta

  2. La Brújula 20 diciembre, 2018 / 4:50 pm

    Ayer la Asamblea general de la ONU ratifcó el Pacto sobre la Migración, en total 152 países a favor, una docena se han abstenido, entre ellos Italia, Suiza y Chile ,han votado en contra EEUU, Polonia,Hungría, República Checa e Israel.

    Hay mucho país acomplejado, entre ellos Italia y Suiza, después de ver el resultado de la inmigración en sus respectivos países no sé como se abstienen. Es verdad que lo tienen que discutir sus respectivos parlamentos. pero la verdad es que dejan mucho que desear sus gobiernos al no posicionarse en contra de forma tajante.

    Sencillamente es un despropósito, y un atentado contra la soberanía del Estado – Nación. De este modo se quiere concebir la Migración como un derecho humano.Esto es otra falacia más como el lema Libertad -Igualdad-Fraternidad.

    La única libertad, es la que nos otorga Dios para escoger el camino del bien, la verdad y la belleza o el del mal, la mentira y la fealdad.

    Los países firmantes del Pacto, especialmente los receptores de inmigrantes(países europeos y eurodescendientes), están cavando su propia tumba.

    Llegará el día en que los responsables políticos tendrán que rendir cuentas, pero de verdad, por el daño inmenso que están haciendo a sus correspondientes pueblos.

    Pedro Sánchez, Macron, Merkel, Macri… (todos ellos traidores)

    Pero todavía hay esperanza, aún se pueden revertir las cosas, confío que la gente despierte y se dé cuenta de lo que pasa. Es un todo o nada.

    Análisis del Pacto Migratorio

    Me gusta

    • Irene 21 diciembre, 2018 / 12:03 pm

      Despertará y nos veran de aquí muchos años con disgusto. Les impactará conocer la realidad de las madres trabajadoras , de las familias abocadas al abismo, de la educación siniestra impuesta manipulada.

      Me gusta

  3. Juan José 20 diciembre, 2018 / 5:54 pm

    No rotundo y categórico.
    Nos venden la moto de que no es vinculante, pero a los gobiernos-títeres de izquierdas y/o derechas lo aceptarán como vinculante.
    Por otro lado, hay algo que no acabo de entender: todos conocemos el Kalergi, etc etc, pero cuando la mayoría europea sea musulmana (esperemos que eso no llegue, pero está ya cerca) , lo que no esté en el corán, no tiene cabida en el mundo, y entonces, ¿cómo controlarán los amos del calabozo a esa mayoría?.

    Me gusta

  4. maxpower 20 diciembre, 2018 / 11:08 pm

    Acá en México igual, mientras los políticos se pelaban unos con otros y daban el típico pan y circo de que todos están contra el presidente, AMLO manda a su confidente Secretario de Relaciones Exteriores para pactar con la ONU. Es obvio que es plan con maña de esos in verguenzas, que coincidencia que primero las caravanas, auspiciadas obvio por sionistas, y luego esto del pacto.

    Sumenle las vacunas obligatorias ,con metales pesados cough cough, transgénicos e ideología de género y es evidente lo que buscan:

    Hay que organizarnos, si pueden ponganse en contacto con movimientos como el Congreso Nacional Ciudadano de México para buscar concientizar a la gente y firmar en contra:

    https://congresonacionalciudadano.wordpress.com/programa/

    Me gusta

  5. Gargantúa 21 diciembre, 2018 / 12:06 am

    De nuevo alineados con Israel

    Me gusta

  6. Juan 21 diciembre, 2018 / 12:28 am

    Norteamérica e Israel han votado en contra. Trump ha conseguido que la caravana de inmigrantes no pase de Méjico, y desde Israel se dispara a todo lo que se mueve en la frontera de Gaza, situaciones que recuerdan a la “Marcha verde” de aquel otoño de 1975, donde Marruecos utilizó a su población con fines totalmente espurios. Al día de Hoy, el Sáhara no es español, pero tampoco es marroquí, de lo que me alegro enormemente, por que nuestro Ejército no se merecía tener como blanco potencial a mujeres y niños.

    ¿Y quién promueve la inmigración? Ramón Pérez Maura, descendiente de Antonio Maura, escribía en “ABC” que la existencia del estado de Israel es mucho más importante para los europeos que para los propios israelíes. ¿Por qué tiene Israel arsenal nuclear? ¿Por qué debe tenerlo Irán? ¿Hemos de defender eso? ¿Es que los iraníes darán la cara y algo más si cabe, por los españoles? ¿Y los libios? Trump ha anunciado que Norteamérica abandonará Siria, e Israel ha anunciado que se protegerá. Pues que lo haga, que le hará falta. Y Vladimir Putin ha recordado que no hay que menospreciar el riesgo de guerra nuclear, como buen heredero de Félix Dzerzhinski que ha vivido en el edificio de la Plaza Lubianka de Moscú, sede del KGB.

    ¿Y por qué no llegan pateras a Gibraltar?

    PACTO MIGRATORIO Y TRAMPA SADUCEA
    Hermann Tertsch, “ABC” Madrid, 23 de noviembre de 2018

    En Alemania se cuece una revuelta. En Francia ya está en marcha. Ambas contra las élites políticas y mediáticas que imponen medidas ideológicas con total desprecio hacia sus poblaciones. Como «manuelacarmenas» furiosas con su Madrid Central. Las revueltas civiles contra el castigo al diésel empezó en Francia, pero se extenderá. Es parte, con la protesta contra la inmigración ilegal y el desprecio a fronteras y soberanía, de una resistencia multifacética que avanza, coge fuerza y gana en convicción en toda Europa. En Alemania, Angela Merkel ya ha sido víctima de ella. Sus derrotas electorales la obligaron a anunciar el comienzo del fin de su liderazgo. Renunció a la reelección en la jefatura de la CDU. Es un paso irreversible de salida, aunque pretenda terminar la legislatura en la Cancillería. Creía su partido poder rebajar así la tensión. Pero en pleno debate sobre su sucesión, Merkel aún presenta un legado envenenado. Y despierta masiva resistencia.

    Se trata de la aprobación del Pacto Migratorio de las Naciones Unidas que, ahora se ha visto en el debate presupuestario en el Bundestag, es un nuevo y peligroso empeño personal de la canciller. El Plan Migratorio de la ONU es una trampa saducea que vacía de contenido las soberanías nacionales, cuestiona el derecho de defensa de las fronteras y por la vía de los hechos convierte la migración prácticamente en un derecho. Por eso lo han rechazado ya EE.UU., Austria, Hungría, Chequia, Polonia, Estonia, Israel y otros. Cada día se suma algún nuevo país. El documento globalista se deshace en buenas intenciones, legitima al final lo posible y lo imposible, lo legal y lo ilegal por llegar e instalarse allá donde se pretende. E inhabilita para evitarla a los Estados que no quieren tal inmigración. Son 34 páginas de prosa hipócrita de la ONU, pretenciosa, sentimental y tramposa. Legalmente no obliga a nada, políticamente condena a todo. Afirma que cada país tiene derecho a tener y aplicar su propia legislación sobre inmigración. Sirve para que Merkel y otros muchos promotores digan que el documento no es vinculante. Pero casi un centenar de puntos comienzan con un ominoso: (Los Estados firmantes) «Se comprometen a…».

    Merkel sellaría así en una particular apoteosis su obcecada apuesta por el multiculturalismo, al que abrió las puertas con su traumática decisión del 4 de septiembre de 2015, cuando se saltó las leyes y abrió las fronteras a todo inmigrante que quisiera llegar. Muchos aplaudieron y se embriagaron con el lema de la canciller -«Nosotros podemos» (Wir schaffen das)- que recordaba otras frases que simbolizan cumbres históricas desastrosas del idealismo alemán. Pero el daño a la sociedad alemana de aquella decisión ha sido infinito y irreparable. Más del 90% de los llegados no tenían derecho al asilo, pero se han quedado y ejercen una brutal presión sobre el gasto y los servicios. Las ciudades, los barrios y los pueblos han cambiado y con ellos el talante de la sociedad y el propio escenario político. Vuelve ahora ese buenismo globalista cuyo origen en Merkel se atribuye a su juventud en la RDA, con un padre pastor protestante. También a la educación que consideraba positiva la desaparición de la nación alemana. A la que se enseñó a temer y odiar después de la guerra. Porque se culpaba a la nación de ser causa del nacionalsocialismo. No al socialismo, claro. El Pacto Migratorio es ya la nueva clave política. Hay revuelta en la CDU. Y hay un partido a su derecha, la AfD, que recibe con este delirio globalista de un Pacto Migratorio ideológico, antioccidental e indeseable, otro inmenso regalo de Merkel.

    Me gusta

    • Juan José 22 diciembre, 2018 / 12:17 pm

      Como siempre, la ultraderecha casposa y trasnochada defendiendo a israel…que por lo visto nos defenderá a los españoles¡¡¡¡¡¡
      Tu aparente ingenuidad solo es superada por tu tufo a .antiguo testamento compartido con los amables israelistas que gozan de tu (incompresible) compresión.

      Me gusta

  7. Cesar 24 diciembre, 2018 / 2:38 am

    Juan José: De acuerdo, pero es lo que hay. Dónde está Democracia Nacional? Dónde está el Partido NeoFascista en Italia? No hay.

    Solo en Grecia, Amanecer Dorado es más derecha identitaria.

    Me gusta

    • Juan José 25 diciembre, 2018 / 5:24 pm

      CESAR:
      No es “lo que hay”, es lo que los amos del calabozo han permitido que haya, que es bien diferente.No te dejes engañar por los que quieren enredarlo todo y que algunos se conformen con este $ucedáneo, sean buenos,y no den guerra.
      Democracia nacional es una FN, estuve en una conferencia de uno de sus dirigentes y me fui antes de que acabara, era horripilantemente casposo y patéticamente ultraderechista.
      De todas formas, al enemigo ni agua.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s