LA CUNA DE LAS “FAKE NEWS”

irma
IRMA GRESE

Queremos propagar este artículo (Casualmente de La Vanguardia de Barcelona) con la intención de hacer pensar, a quién lo lea, de las barbaridades que se pueden llegar a escribir en un rato para que las personas contaminadas o no, por la propaganda más escabrosa que se haya escrito jamás, recuerden una y mil veces las mentiras mantenidas machaconamente durante 73 años sin que sirva de nada que hayan sido catalogadas como falsas por jueces, investigadores e historiadores desde hace décadas.

Superados mitos, entre los que se encuentran las cámaras de gas, el jabón de grasa de judío y las lámparas de piel humana fabricada por artesanos de las SS, aún siguen publicándose como si tal cosa.

LEAN Y ANALIZEN.

 

https://www.lavanguardia.com/sucesos/20180907/451625592438/irma-grese-angel-auschwitz-guardiana-nazi-crimenes-las-caras-del-mal.html

Enfermiza obsesión contra el nacionalsocialismo.

A una terapeuta austríaca se le ha ordenado que cambie su matrícula personalizada después de que se descubriera que infringe la legislación “antinazi”, lo que prohíbe el uso del número 18 para este fin.

Andrea V.

A una mujer, identificada como Andrea V, se le dijo que retirara su placa “LOGO18” ya que el número 18 es utilizado por grupos patrióticos como código para Adolf Hitler. La combinación de los números 1 y 8, que denota la primera letra del alfabeto, A, y la octava letra, H, ha sido ilegal desde un cambio en la ley hace tres años. Ahora, Andrea se ha enfurecido después de haber recibido la orden de cambiar su número de placa que tenía desde hace 15 años.

“Por razones profesionales, he llevado esa placa durante años. Soy logopeda en el distrito 18, ‘LOGO18′ es mi marca “, dijo al periódico austriaco Heute. “Es completamente ridículo”.

La cifra es uno de los códigos prohibidos en las placas desde una campaña nacional contra los “códigos neonazis” en el verano de 2015. Pero para Andrea, el costo de reemplazar la placa y el certificado de registro del vehículo probablemente será de cientos de euros.

LEER PARA CREER