Payos y goyim.

1366_2000
Rober Bodegas

El humorista Rober Bodegas recibe más de 400 amenazas de muerte por un monólogo sobre gitanos

Estos días en redes sociales se ha propagado el extracto de un monólogo del cómico Rober Bodegas emitido por televisión cuatro años atrás. En dos minutos y medio hace diversos chistes sobre los gitanos basándose en estereotipos del pueblo romaní, chistes que parten de la lógica inversa:

Ya que hoy en día no se pueden hacer chistes sobre gitanos, lo hace sobre los payos. La raíz del humor de sus comentarios proviene de la paradoja de una situación que, supone el receptor de la broma, es más bien inversa.

blob:https://www.lasexta.com/bf50e6a9-9831-4339-b5c5-1791aeff64cd

Simon_Peres-Barack_Obama-Israel-Conflicto_palestino-israeli-Oriente_Proximo_159495017_17736842_1706x960
Goyim (Se supone)

Ya que sobre gitanos no se puede bromear, suponemos que sobre otros tampoco, por lo cual explicaremos unos chistes sobre los Goyim*.

Un goyim moribundo hablando a su hijo:
       

— Este reloj ha pasado por cinco generaciones: de mi tatarabuelo, pasó luego a mi bisabuelo, de mi bisabuelo a mi abuelo, de mi abuelo a mi padre, de mi padre a mí. Es hora de que pase a tus manos…  Te lo vendo barato…!!!!!.

Un goyim llama a su hijo y le dice:

Anda, Ismael, ve a decirle al vecino que nos preste el serrucho.
Ismael va, vuelve enseguida y dice:
—Papá, dijo Absalón que no nos puede prestar el serrucho, porque se le gasta.
   

—Hay que ver lo tacaños que son algunos. ¡Bah!. Bueno, anda y saca el nuestro, entonces.

Un goyim que está arrancando el papel tapiz de su casa, es visitado por un amigo.

—¿Estás redecorando la casa?

—No. Estoy de mudanza.

 

¿Qué hace un goyim cuando tiene frío?
—Se pone junto al la estufa.
—¿Y si tiene mucho, mucho frío?

—La enciende.

¿Qué diferencia hay entre un goyim y otro hombre que se están quedando calvos?

—Que el otro hombre se compra bisoñé y el goyim vende el peine.

 Un goyim va al periódico a poner un anuncio de la muerte de su esposa, y dice: 

 —Quisiera un anuncio de defunción.
   
—¿Qué va a decir el anuncio?
   
—” Murió Raquel”.
   
—Señor —dice el empleado del periódico—, la tarifa es  igual para dos o para ocho palabras…
—¡Vale lo mismo? entonces ponga. “Murió Raquel vendo ropa barata de mujer”
Oye
—Oye Jacobo, nuestro hijo ya lleva una semana chupando el mismo caramelo…

 

—Mujer, ya puedes quitarle el envoltorio…

Oye Ismael, explícame que es eso del capital y el trabajo.

—Fácil, pásame 100 euros.
—Aquí están…
—Bien —dice Ismael— Esto es el Capital..
—Lo entiendo… ¿y el trabajo?

—El trabajo va a ser que te los devuelva…

Ismael sale a pasear con su esposa y cuando pasan por frente a un restaurante la mujer dice:

 

—Huy mi amor que bien huele…
Ismael levanta la cara, huele y dice:

—Es cierto Raquel, ven… volvamos a pasar otra vez.

El Ángel  le preguntó a los goyim:
—¿Quieréis que Dios les os envie un mandamiento?
—¿Cuanto va costar?
—Es gratis. —dijo el ángel.

—¿Gratis? entonces que nos envíe 10…

Un goyim que le ha prometido a su hija un viaje en avioneta va negociar con el piloto y le dice:
   

—¿Cuánto me cuesta por dar un paseo con mi hija durante una  hora?
   
—250
   

—¿No tiene nada más barato?

    —Yo los llevo de paseo por una hora, si usted no dice nada durante el vuelo, le sale gratis, o sino me paga los 250.

Se suben los tres a la avioneta y el piloto empieza  a hacer todo tipo de acrobacias: Picadas, volteretas, vuelo boca arriba, con el motor apagado, a ras de tierra… y el goyim impávido, sin decir ni una palabra.
Cuando aterrizan el piloto le da la mano al goyim y le dice:
   
—Le felicito, cualquier otra persona gritaría desde la primera voltereta que di…
    —Si… Yo casi pierdo… ¡¡¡CASI GRITO CUANDO SE CAYÓ MI HIJA…!!!

 

Rubén ve a la esposa de su amigo Ismael asomada a la ventana y le grita:

     —María, ¿tu marido está en casa?
—No, no está.
—¿E
ntonces puedo subir  para estar contentarnos un rato ?
—¿Pero, acaso piensas que soy una prostituta?
—No, María… ¿quién habló de pagar?

Un goyim en su lecho de muerte:

     

—Raquel, ¿estás aquí?
—Sí, cariño estoy aquí.
—Ismael, ¿estás aquí?
—Sí padre, aquí estoy.

     —Rut, ¿estás aquí?
—Si padre, aquí a tu lado.
—Y si estaís todos aquí ­¿qué demonios hace la luz de la cocina encendida? 
NOTA /*“Goyim”: en yiddish “gentil”.
“Gentil”: (Del lat. gentīlis).Entre los judíos, se dice de la persona o comunidad que profesa otra religión.