“DEBÍA SER CASTIGADO” (Cartas desde prisión / Pedro Varela) IV

AUSTRIA
Cartel editado en España por Cedade en 1992, según diseño de Acacio Luis Friera, que llenaría las calles de las ciudades españolas y que, camaradas alemanes, también colocarían en la misma localidad de Steyr. En el se jugaba con el homónimo cartel publicitario de “El Corte Inglés” en su semana de venta de productos austriacos.

CARTA Nº 4

DEBÍA SER CASTIGADO

CARTAS DESDE LA PRISIÓN DE STEYR (Austria) 1992

“La lucha por el bien debiera ser premiada y no castigada”

(Preso Leopold Radner, Celda Nº 12)

PRESENTACIÓN

Premítanme que me presente. Mi nombre es Pedro Varela (35), español, soltero, editor, con domicilio en Barcelona. Desde hace 18 años me ocupo de la historia reciente de Europa, de cuestiones políticas y sociales.

ENTUSIASMO POR LA CULTURA ALEMANA

Desde hace quince años me ocupo especialmente de la cultura e historia alemana y desde 1981 (los últimos once años) paso mis vacaciones en los Alpes, Austria, Tirol del Sur y Alemania. Dicho interés por la cultura alemana me llevó a tomar la decisión de aprender alemán y desde hace un tiempo intento dominar este idioma, no siempre fácil.

También en España me he ocupado desde mis 17 años con la cultura alemana y con grandes ojos y corazón abierto he admirado todo lo que ella aporta a Europa y al mundo, y la he valorado como algo bueno, bello y verdadero. Los jóvenes corazones son como la cera, y un trozo de cera se deja moldear con los dedos cuando se caldea, escribía Peter Rosegger. Lo que se admira, se ama, y lo que se ama es idealizado y hecho propio. Observaba gustoso cuadros de Ferdinand Georg Waldmüller o Franz von Defregger y leía a Schiller o Grillparzer.

3. AMANTE DE AUSTRIA

Así fue como acabé volviendo una vez tras otra a Austria, fuera como montañero, caminante o amante de la música. Empecé a conocer las hermosas canciones populares alemanas y por emulación y magia los siempre bellos bailes tradicionales. Pasé dos meses en Viena con el objeto de aprender alemán en el AÖ-Goethe Institut. Arrastré conmigo a jóvenes y muchachas españoles hasta Hallstatt y Franz Lehar, disfrutaba de los deportes de nieve en Werfenweng o Gmunden, donde pasé hermosas noches de San Silvestre. Todo lo citado sólo como muestra de que soy un asiduo visitante del país alpino.

UN TURISTA EN LA RATONERA

Así fue como, habiendo pasado mis vacaciones últimas en Tirol del Sur, opté en esta ocasión por la bella Carintia. Tenía lugar allí una semana cultural que, tal y como me había imaginado, ofrecía interesantes conferencias al público, poesías, canciones, música y tardes tradicionales, por no hablar de las excursiones a las montañas. Pero iba a ser diferente a como me había imaginado. Dos días después de mi llegada fui apresado por la Gendarmería a causa de una orden de detención. Pueden imaginarse la mala impresión que todo esto causó en mí. Entretanto han pasado ya varios meses en los que he disfrutado de las prisiones austriacas. Quería sin duda conocer las formas de vida y las diversas facetas de la cultura local, pero nunca se me había ocurrido que los centros penitenciarios formaran parte del programa.

SIEMPRE CORRECTO

Como ustedes saben —y si no lo sabían ya se lo digo yo aquí y ahora— no soy un criminal en la acepción común de la palabra, ni un asesino o timador. Nunca en mi vida he promovido actos de violencia ni arrastro condenas previas o procesos abiertos, siquiera accidentes de tráfico por mi causa. Me he comportado en España siempre como ciudadano correcto. Tanto más en Austria, mi terruño de adopción, que tanto amo, donde siempre me he conducido decente y correctamente, respetuoso ante la autoridad y lleno de tacto hacia la población autóctona. Pero repentinamente, he sido tratado como un vulgar criminal y encerrado como tal.

¿DÓNDE QUEDAN LOS DERECHOS HUMANOS?

Se me comunicó que había dicho algo PROHIBIDO. Quedé sorprendido, sin duda, pues repentinamente se me hizo evidente que también aquí las personas son escuchadas y controladas según sus opiniones, como lo han sido en el bloque oriental durante el siglo que acaba. Y además quedaba claro que se castigaba una OPINIÓN, lo que contradice la convención de los derechos humanos y tratados internacionales firmados también por Austria.

Es increíble que un orador, a causa de su discurso, da igual cual fuere su contenido, sin haber propagado nada violento, malo o inmoral, sea perseguido, detenido y encarcelado. Aunque sin duda existen locos que difunden increíbles tonterías, también ellos debe-rían ser animados a expresarse, de forma que fueran reconocidos como tales. Pero si aquellos que hablan se ocupan tan solo de cuestiones políticas, históricas y sociales, sólo pueden aportar pensamientos positivos a la discusión abierta. Naturalmente Austria puede decidir unilateralmente que “¡Aquí no se habla de este o aquel tema!” Si así lo desean, allá ellos.Pero entonces el gobierno austriaco debería evitar firmar los tratados internacionales, entre otros los que tratan sobre los Derechos Humanos, que la obligan, y dejar de pretender ser reconocida como Estado de Derecho. Porque lo que se discute aquí, es decir si como simple orador he cometido un delito, es algo inimaginable en los demás países europeos. Y esto lo saben bien quienes me han traído a prisión.

El párrafo 6 del Tratado Internacional de Viena, firmado tanto por Austria como por España, confirma lo siguiente:

“DE LOS DERECHOS HUMANOS”

 “1. Austria pondrá todos los me-dios necesarios a disposición, para garantizar a todas las personas que se encuentren bajo la autoridad del Estado austriaco, sin distinción de raza, sexo, idioma o religión, los derechos humanos y las necesarias libertades, lo que incluye LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN, LIBERTAD DE OPINIÓN, libertad de prensa, libertad de edición, libertad religiosa, LIBERTAD POLÍTICA y LIBERTAD DE REUNIÓN”.

Estos puntos aceptados por Austria en los tratados internacionales, son respetados en España y protegidos por nuestra Constitución al igual que en otros países europeos, pero no en Austria, y ello debería dar que pensar a los austriacos. Todo turista austriaco puede condenar o loar al anterior régimen de Franco, en España no les pasará nada a causa de ello.

Por eso no podía siquiera imaginar que en Austria la libertad de expresión sólo estuviera garantizada parcialmente. Esto es, los derechos asegurados por Austria al más alto nivel, quedan recorta-dos o puestos en entredicho a causa de leyes internas de uso parti-cular.

Podrán decirme: “¡Eso nos da igual, usted ha quebrado leyes austriacas!” Aceptado, pueden ustedes hacer con su propio país lo que les de la gana si la población autóctona lo acepta… Pero tengan entonces comprensión cuando los turistas que llegan a este país, no necesariamente deben estudiarse y aprender a fondo la legislación del Estado austriaco, antes de venir de vacaciones a Austria. ¡Es absurdo!

¿QUIÉN CONOCE LA “LEY DE PROHIBICIÓN”?

Así que no tenía ni idea de la existencia de una “Ley de prohibición” que supone reprimir la libertad de expresión y limitar los derechos humanos. Sigo estando en desacuerdo con este uso particular de los Derechos Humanos. Pero lo mínimo que nosotros los turistas podemos exigir del país anfitrión es que en todos los pasos fronterizos sean colocados grandes carteles con letras de molde en negrita advirtiendo: “¡Atención turista! ¡En este país reinan leyes que en el resto de Europa no son comunes. Le rogamos que se informe al respecto!” O todavía mejor, cada turista debería recibir junto a su pasaporte debidamente sellado una hojita donde pudiera leerse: “Tomar la palabra sobre cuestiones históricas o políticas concernientes al reciente pasado austriaco, resulta aquí peligroso, si su punto de vista no coincide con la opinión oficial”. Sólo así se me podría achacar ahora: “¡Se lo habíamos advertido!” No, respondo yo, nunca advirtieron a nadie de nada, nunca lo dieron a conocer públicamente en las fronteras, ni a los turistas que visitaban el país, ni a la población del resto de países europeos, que en Austria personas que piensan diferente pueden ser encarceladas.

En este sentido me sigo sintiendo totalmente inocente, puesto que no puede cometerse delito alguno, cuando lo que es considerado actividad criminal en los países alemanes, no es tenido por tal en ningún otro lugar de Europa.

Hitler está muerto. No volverá. Pero los problemas esenciales de entonces siguen vigentes.

Si hubiera timado a alguna persona en Austria, me hubiese podido imaginar que estaba infringiendo la legislación vigente. A ello hay que añadir que no tuve en ningún momento el sentimiento de haber cometido algo malvado o negativo con mi discurso. Para fin de año volví a las bellas montañas y en septiembre pasado a Mallnitz. Todavía hoy, unos años después de haberlo escrito, estoy convencido de que el contenido general de dicho discurso es positivo.

Lean por favor el texto completo del mismo con atención. Consta de unos trece párrafos, con el contenido siguiente, que aún hoy defiendo:

1/ El idealismo, lo bello, lo noble, lo bueno y lo verdadero.

2/La naturaleza, las montañas, la música, el arte, el deporte, el amor a los animales, la camaradería, la disciplina, la sencillez, la ternura, una juventud sana, bellas muchachas, personas radiantes, entusiasmo, orden, limpieza, elegancia, valor.

3/ El ejemplo de Hitler como revolucionario, político, reformador social, soldado, dirigente, artista, constructor, etc.

4/ Idealismo, la Sinfonía Alpina, Los Maestros Cantores de Nuremberg, el ejemplo de héroes como Hans Ulrich Rudel y Léon Degrelle, esculturas de artistas como Miquel Blay o Arno Breker, amante del movimiento romántico alemán y de pintores como Cas-par David Friedrich, Carl Spitzweg, el sueco Carl Olof Larsson y el norteamericano Norman Rockwell, o compositores como Anton Bruckner, Richard Wagner, Richard Strauss, y del amante de los niños Walt Disney, además de una profunda religiosidad.

5/ Entregar la vida pura e inocente al ideal. Combatir la deca-dencia de lo bueno y justo. Ayudar a las personas a las que les va peor que a uno mismo.

6/ Personas sin trabajo, jóvenes sin meta, sociedad de la abun-dancia superficial, la adicción a las drogas, el tabaco y el alcohol, caos, suciedad, carencia de belleza, entusiasmo y salud, arte feo y malos políticos, la era cristiana del amor es sustituida por un nuevo orden del odio carente de Dios.

7/ Hacerme aviador, guía de montaña o campesino y padre de familia con una esposa y muchos niños rodeados de cariñosos perros, convertirme en artista (y a pesar de ello lanzado a la política con un puñado de idealistas).

8/ La religión nos trajo a través del Hijo de Dios, Jesucristo, su mensaje del amor, el nuevo mandamiento para la salvación de la Humanidad en el más allá. Las ideas de Hitler como posible vía de salvación política.

9/ El contenido vital para la juventud es la justicia y la verdad; auxiliar a la juventud engañada a que aprenda a no ser egoísta.

10/ Hitler está muerto. No volverá. Pero los problemas de entonces siguen lamentablemente vigentes. Grandeza por encima del nacionalismo austriaco o alemán, el colonialismo y el imperialismo. El reino del arte.

11/ Critica a la versión hollywoodiense de la historia por unilateral y acientífica. Hitler el vegetariano, abstemio, amante de París, admirador de Inglaterra y la Iglesia Católica, y entusiasta de la cultura griega clásica.

12/ Comprometerse con una fe justa en una lucha limpia y sin tacha. Optimismo contra pesimismo.

13/ Necesidad de una renovación. Importancia de una doctrina sencilla, natural, lógica y verdadera.

Os pregunto: ¿debía yo ser perseguido y encarcelado a causa de este contenido? No he podido entresacar del discurso ni una sola palabra sucia, indecente o mala, llena de odio o mala fe.

 Cuando fui interrogado en Klagenfurt por el juez de guardia, éste me preguntó si me declaraba culpable. “No, no me siento culpable en absoluto”, le respondí. Me preguntó si había pronunciado un discurso. Si, le dije, “Si he pronunciado un discurso “prohibido” pero, pese a ello, soy inocente”.

Es posible que en Austria las personas sean perseguidas por sus diferencias de opiniones. Pero a ello habría que añadir lo siguiente: pronuncié este discurso el 12 de octubre de 1991. Hasta que no estuve en Mallnitz de vacaciones en otoño de 1992, no tuve conocimiento de la existencia de “mi delito”. Ha pasado todo un año y no he recibido en casa la más mínima notificación al respecto, ninguna carta, comunicación, denuncia, advertencia o multa, nada de nada. Esto es, cuando no una chapuza, una injusticia, puesto que en todos los países europeos las denuncias son dadas a conocer a las personas por la vía legal. Después de la fecha de dicho discurso (el 12.10.91) he vuelto a Austria en repetidas ocasiones para participar en conciertos, bailes populares o ascensiones de alta montaña, prueba evidente de que en ningún momento tuve mala conciencia.

¿VOY A SER BIENAVENTURADO?

Pueden ustedes declararme inocente, y se lo agradeceré, porque podré regresar allí de donde vengo, a España, y de este modo evitaré perder mi trabajo y que mi pequeño negocio quiebre tras meses de ausencia. Pero si contra todo sentido del derecho, se deci-den por mantenerme invitado en sus residencias estatales, quedaré igualmente agradecido, porque me están haciendo ustedes bienaventurado, pues está escrito: “Bienaventurados los que sufren persecución a causa de la justicia” (Sermón de la Montaña). En cualquier caso, pues, muchas gracias.

PEDRO VARELA (K. G. Gefangenenhaus, Celda Nº 12) Berggasse,6 A-4400 Steyr)

 

 

8 respuestas a ““DEBÍA SER CASTIGADO” (Cartas desde prisión / Pedro Varela) IV

  1. Gabrielvs Über Alles 19 agosto, 2017 / 10:36 am

    Podrán encarcelar una y mil veces su cuerpo, pero jamás tendrán entre rejas su corazón. Quién realmente alcanza la libertad jamás dejará de ser libre, ni en esta vida y la que está por venir. Pedro Varela es un ejemplo de ello.

    Me gusta

  2. Cesar 19 agosto, 2017 / 11:46 pm

    Evidentemente de esas palabras no hay absolutamente nada delictivo. Pero……, Don Pedro debería saber con qué bueyes aramos quienes pensamos en forma diferente al “sistema”, engendro nacido en 1945, y por tanto no estaría demás tomar algunas precauciones. Ser precavido no es ser cobarde.

    Me gusta

    • elcasopedrovarela 19 agosto, 2017 / 10:08 pm

      Esta es una de las cartas de Pedro Varela desde la prisión que aparecían en su libro, libro que fue secuestrado junto a otros muchos mas, ninguno de ellos delictivos pues los libros no delinquen.
      Iremos publicando las más de sesenta cartas que lo comprendían.
      Precaución en este caso toda, pero nunca a cambio de callar la verdad, ninguna verdad.
      A Pedro Varela la “justicia” ya no le pide prudencia, solo cobardia, precisamente lo único de lo carece y, por lo tanto, no puede otorgar.

      Me gusta

      • Cesar 20 agosto, 2017 / 11:29 pm

        Tomo nota, por supuesto. Nadie pide callar la verdad, sino solo precaución inteligente. Don Pedro es muy valioso para todos nosotros, los que rechazamos el sistema nacido en 1945, y en lo personal no quisiera perderlo.

        Saludos desde el Sur.

        Me gusta

      • Maria 7 septiembre, 2017 / 3:04 pm

        No hay manera de conseguir su libro? En ese caso me podríais recomendar una traducción fiel de Mi Lucha?

        Me gusta

      • elcasopedrovarela 7 septiembre, 2017 / 1:28 pm

        Todas las ediciones en español de Mi Lucha están obtenidas de la misma traducción. No hay mejores ni peores. En casa del libro lo tienes como el que editaba Ojeda.

        Me gusta

  3. Juan 20 agosto, 2017 / 9:00 pm

    Esto está para que todos lo llevemos grabado a fuego; esto está para que los chicos lo llevemos en la cartera y las chicas en el bolso; esto está para ser grabado en mármol, travertino o de Colmenar, que tanto da, pero para ser grabado en placa y para ser colocada en la entrada de la Librería Europa; son los trece puntos de la carta.¿Por qué? Por que aquí está la razón de nuestra existencia, la razón de la existencia de España, la razón de la identidad de Europa, por que es en fin, de rabiosa actualidad:

    1/ El idealismo, lo bello, lo noble, lo bueno y lo verdadero (Vitrubio, arquitecto, ingeniero, constructor, tratadista romano).

    2/ La naturaleza, las montañas, la música, el arte, el deporte, el amor a los animales, la camaradería, la disciplina, la sencillez, la ternura, una juventud sana, bellas muchachas, personas radiantes, entusiasmo, orden, limpieza, elegancia, valor (la Obra de Dios).

    3/ El ejemplo de Hitler como revolucionario, político, reformador social, soldado, dirigente, artista, constructor, etc. (personaje histórico enviado por la Providencia).

    4/ Idealismo, la Sinfonía Alpina, Los Maestros Cantores de Nuremberg, el ejemplo de héroes como Hans Ulrich Rudel y Léon Degrelle, esculturas de artistas como Miquel Blay o Arno Breker, amante del movimiento romántico alemán y de pintores como Cas-par David Friedrich, Carl Spitzweg, el sueco Carl Olof Larsson y el norteamericano Norman Rockwell, o compositores como Anton Bruckner, Richard Wagner, Richard Strauss, y del amante de los niños Walt Disney, además de una profunda religiosidad (la manifestación humana del trabajo y del Arte, que nos acerca a Dios).

    5/ Entregar la vida pura e inocente al ideal. Combatir la deca-dencia de lo bueno y justo. Ayudar a las personas a las que les va peor que a uno mismo (el amor al prójimo).

    6/ Personas sin trabajo, jóvenes sin meta, sociedad de la abun-dancia superficial, la adicción a las drogas, el tabaco y el alcohol, caos, suciedad, carencia de belleza, entusiasmo y salud, arte feo y malos políticos, la era cristiana del amor es sustituida por un nuevo orden del odio carente de Dios (la lucha escatológica entre el Bien y el Mal).

    7/ Hacerme aviador, guía de montaña o campesino y padre de familia con una esposa y muchos niños rodeados de cariñosos perros, convertirme en artista (y a pesar de ello lanzado a la política con un puñado de idealistas), (el proyecto de vida personal, que refleja el sentido de la vida y nos ubica en el mundo).

    8/ La religión nos trajo a través del Hijo de Dios, Jesucristo, su mensaje del amor, el nuevo mandamiento para la salvación de la Humanidad en el más allá. Las ideas de Hitler como posible vía de salvación política (el camino de retorno a la Casa del Padre y los proyectos políticos que son reflejo de sus planes: la instauración del Reino en este mundo).

    9/ El contenido vital para la juventud es la justicia y la verdad; auxiliar a la juventud engañada a que aprenda a no ser egoísta (el necesario apostolado y la corrección fraterna).

    10/ Hitler está muerto. No volverá. Pero los problemas de entonces siguen lamentablemente vigentes. Grandeza por encima del nacionalismo austriaco o alemán, el colonialismo y el imperialismo. El reino del arte (nuestra trayectoria en este mundo nos marcará nuestro destino en el mundo futuro).

    11/ Critica a la versión hollywoodiense de la historia por unilateral y acientífica. Hitler el vegetariano, abstemio, amante de París, admirador de Inglaterra y la Iglesia Católica, y entusiasta de la cultura griega clásica (rehabilitar la Historia, labor necesaria para avanzar).

    12/ Comprometerse con una fe justa en una lucha limpia y sin tacha. Optimismo contra pesimismo (el cristiano siempre debe confiar en la Providencia).

    13/ Necesidad de una renovación. Importancia de una doctrina sencilla, natural, lógica y verdadera (combatir la mentira, la superficialidad que nos invade).

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s