El Abanderado

TAMBOR (Trommlerschläger) y ALFEREZ ABANDERADO (Fahnenträger )
TAMBOR Y ALFÉREZ ABANDERADO.

Pedro Varela es nuestro abanderado; Pedro Varela no es antisemita; tampoco es antijudío. ¿Por qué había de serlo? Nuestra identidad no es el ataque; la identidad de Europa no es la aniquilación, aun con toda nuestra historia de luces y sombras a cuestas. Nuestra identidad no está en discernir sobre los judíos o los semitas. Gottfried Feder estampó en el programa del NSDAP el combate contra el materialismo judío infiltrado entre nosotros. Aunque en España todo esto quedaba ya muy lejos desde 1492 (aunque quizá no tanto), austriacos y alemanes todavía lo tenían muy de cerca en pleno siglo XX. ¿Por qué? Por que el judaísmo lleva consigo una desviación en su propia creencia: la satisfacción del espíritu en los bienes, en la satisfacción de este mundo; todo lo contrario a lo que nosotros aspiramos, incluso antes de la llegada del Evangelio. Eso sí: “Si no os convertís, todos pereceréis de igual modo”. Para Schopenhauer el dios de los judíos es solo relevante para ellos; también reconoció que no hay nada en este mundo que pueda redimir al ser humano de su limitación, pues todo lo de este mundo es limitado. Richard Wagner se confesaría cristiano católico al considerar que en efecto, los 613 preceptos de la Torá son en realidad la certificación de una condena perpetua, mientras que Cristo nos liberó de la esclavitud de nuestra limitación.

Ahora bien, como escribía ayer Jaime González en su artículo de “ABC” que lleva por título “El Abanderado”, España siempre ha gritado y siempre gritará en defensa propia, en la defensa de nuestro legado secular, nuestro monarquismo basado en el liderazgo, en la representación, nuestro elenco moral, cultural, humanístico y político, basado en nuestra unidad de destino:

“Fue Francisco de Quevedo el que afirmó que «Dios hizo a Santiago Patrón de España para que, cuando llegue el día, pudiera interceder por ella y volverla otra vez a la vida con su doctrina y su espada», pero como lo de la espada son palabras mayores, vamos a confiar en que -llegado el día- su labor de intercesión sitúe de nuevo en el camino a quienes perdieron el rumbo.

Dadas las circunstancias, encomendarse al Apóstol ya no es cosa que incumba solo a los cristianos, porque bajo su manto protector cabemos todos.

¡Santiago y cierra, España! no es una declaración de guerra, sino una exclamación de orgullo que revela el estado de ánimo de un país que cuando grita lo hace en legítima defensa.

Y que le pide a su Patrón que se aparezca. Como en la batalla de Clavijo, para que su sola presencia serene el espíritu de quienes pretenden mutilarnos como pueblo. Santiago es el Patrón de España y ayer fue 25 de julio, una ocasión para rendirle y rendirnos tributo por lo que hemos conseguido juntos, aunque las miradas estuvieran puestas otra vez en Barcelona, símbolo de la unidad de un país cosido entonces por los aros olímpicos de los Juegos del 92.

Nada que objetar, salvo que hemos olvidado el papel de abanderado del Apóstol, dicho esto sin ánimo alguno de hacer de menos a aquel otro abanderado que hace veinticinco años se convirtió en santo y seña del alma española.

No es cuestión de perderse en disquisiciones sobre a quién hay que invocar primero, porque cualquier ayuda -divina o terrenal- es muy de agradecer, si bien lo más recomendable en esta hora sería apelar a la razón suprema: lo que somos, nuestra conciencia como nación, es fruto de siglos de convivencia; un logro colectivo que obliga -no está mal de vez en cuando- a mirarnos al ombligo y a sacar pecho no por vanidad, sino por un noble afán de supervivencia.

Si Dios -citando a Quevedo– hizo a Santiago Patrón de España para interceder por ella, vamos a ponérselo fácil. Intercedamos nosotros primero, pero sin olvidar que el camino que nos marcó el Apóstol es un viaje interior cuyo objeto es el reencuentro. Al fondo, está España. Plena y entera.

Con su doctrina y espada, aunque lo de la espada sean palabras mayores en un país amenazado por hombres muy menores”.

(Comentario de Juan)

Anuncios

5 thoughts on “El Abanderado

  1. Carles 28 julio, 2017 / 2:09 am

    Hola, dónde podría ver un calendario de conferencias y actos de pedro varela? Muchas gracias.

    Me gusta

    • elcasopedrovarela 28 julio, 2017 / 6:24 pm

      No hay calendario de actos de conferencias del Sr, Varela, y los que hay no se pueden publicar con antelación para no darle tiempo a los incívicos “tolerantes” marxistas de preparar sus tropelias. Recordad siempre que estamos en una “democracia” sin democracia.

      Le gusta a 1 persona

  2. Juan José 28 julio, 2017 / 10:27 am

    “Con relación al problema religioso hay que dejar bien claro, en primer término, que ha de ser norma en el nacional socialista NO MEZCLAR ESTA CUESTION CON EL PLANO POLITICO.”

    “Por cierto hay que condenar enérgicamente LA INDEBIDA INTROMISION DE LA IGLESIA EN LA ESFERA DEL ESTADO Y OTROS ABUSOS , pero las degeneraciones, los desaciertos, los errores personales de algunos no pueden ser adjudicados a una de las manifestaciones mas portentosas de la Humanidad.”

    “Por lo tanto, hay que distinguir cuidadosamente entre LA ESENCIA DEL CRISTIANISMO Y LOS MULTIPLES ABUSOS DE SU MANIFESTACION HUMANA”

    Gotfried Feder
    El Programa Nacionalsocialista.Texto OFICIAL.

    Me gusta

  3. asmo 6 agosto, 2017 / 10:51 am

    Considerando la libertad de expresión en su sentido amplio, se puede a ser antisemita o antieslavo o antichino sin tener que sufrir consecuencias por ello. Otra cosa es que sea moralmente recomendable y que los actos motivados por este sentimiento pudieran vulnerar la ley. El problema es la demonización sistemática de todo aquel que no comulgue con todas la tesis dirigidas a construir una sociedad multicultural y multirracial y que la libertad de expresión se limite interesadamente para servir a estos propósitos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s