Justicia para Pedro Varela (petición)

https://www.change.org/p/justicia-para-pedro-varela?recruiter=729828650&utm_source=share_petition&utm_medium=facebook&utm_campaign=share_petition&utm_term=des-lg-share_petition-no_msg

 

 

Anuncios

Manifiesto: “Esquerra Republicana, vergonya catalana”

Manifiesto leído en la concentración ante la sede central de ERC, viernes 9 de junio de 2017

Si algo caracteriza estos tiempos es la capacidad de crear desmemorias colectivas bajo el amparo de leyes mal llamadas de “Memoria Histórica”. Esquerra Republicana de Cataluña se postula como el próximo partido que liderará la independencia de Cataluña. Y ello pretende hacerlo bajo una áurea de pureza democrática de la cual carece, como demuestra su larga historia golpista y sanguinaria.

Por eso hoy queremos denunciar ante esta su sede mal llamada “nacional”, la verdadera ralea de este partido plagado de personajes incoherentes, golpistas, algunos siniestros, otros racistas y –sin ningún reparo a decirlo- muchos con las manos teñidas de sangre, de mucha sangre.

El president de la Generalitat Francesc Macià amb altres autoritats, en una estada a l'Hotel Sant Roc de Solsona el juny de 1931.
El presidente de la Generalitat  Francesc Macià con otras autoridades, en el Hotel Sant Roc de Solsona en junio de 1931.

Esquerra Republicana de Cataluña, inició su andadura en 1931. Su líder Francesc Macià había sido un ex militar españolísimo y monárquico. Pero con los años albergó un resentimiento hacia España, transformándose en independentista. Cometió delito de Lesa Patria cuando, en 1926, intentó una “invasión” a España desde Prats de Molló, auspiciada por la masonería y espías de la Italia fascista. No dudó en pedir ayuda a la Unión Soviética para deshacer nuestra Patria. Macià fundó el Esta Català que sería uno de los partidos fundadores de ERC. Este partido contó con destacados dirigentes como Josep Dencàs, conocido como el “Duce catalán” por sus simpatías con el fascismo italiano. De hecho, las juventudes del Estat Català y de ERC, las denominadas JERC, fueron conocidas popularmente como el “Fascio de Macià”.

Tras las elecciones municipales de 1931, Lluís Companys antiguo lerruxista, españolista y anticatalanista, reconvertido en separatista, ocupó ilegalmente el Ayuntamiento de Barcelona y preparó la proclamación ilegal y golpista de la República Catalana. A él se sumó Macià atentando contra la legalidad republicana.

Cultura_70253005_40132_1706x960
Lluis Companys

Aprovechando un nuevo golpe de Estado, protagonizado en forma de insurrección por el PSOE en Asturias, Companys intentó otro Golpe de Estado en octubre de 1934. Aprovechando la debilidad de las instituciones republicanas proclamó nuevamente la República Catalana. Tras su fracaso, acusó a sus colaboradores más inmediatos como Josep Dencàs o los hermanos Badía. Estos últimos morirían asesinados en abril de 1936, de manos de anarquistas, con el visto bueno de Companys, pues guardaba una especial inquina hacia Miguel Badía con el que se había disputado la misma mujer: Carmen Ballester. Así es la historia.

Tras su intento de Golpe de Estado, Companys fue condenado a muerte por las autoridades republicanas. No obstante la pena fue conmutada por intercesión de muchos catalanes derechistas, monárquicos e incluso eclesiásticos como el futuro obispo mártir Don Manuel Irurita. Así salvó la vida, aunque él no sería tan generoso en 1936.

En julio del 36, Companys abandonó a buena parte de sus compañeros catalanistas, pactando con las fuerzas anarquistas para conservar el poder. En los sangrientos “escamots”, o “Milicias antifascistas”, colaboraron tanto anarquistas como miembros de ERC. Bajo la responsabilidad del gobierno de Companys su responsabilidad, entre 1936 y 1939 murieron asesinados en Cataluña casi 8.500 catalanes, que ahora nos quieren hacer olvidar.

Incluso Companys persiguió y maniobró contra aquellos catalanistas que se le oponían. Los anarquistas a sus órdenes llegaron a matar a más de 70 militantes de ERC que no simpatizaban con Companys. Muchos más tuvieron de huir de esa Cataluña regada con sangre por obra y gracia de Companys.

Pero no bastó esta traición a los suyos, sino que en cuanto pudo, se desprendió de sus viejos aliados los anarquistas y los entregó a las terribles garras de los estalinistas, sus nuevos aliados en mayo de 1937. En Cataluña fueron depurados trostkistas, anarquistas e incluso brigadistas internacionales, tan idolatrados hoy en día.

También bajo su responsabilidad funcionaron 46 checas del terror tan sólo en la ciudad de Barcelona y centenares de centros semejantes en toda Cataluña. Igualmente existieron campos de concentración, ahora llamados de trabajo, que han querido borrar de la “Memoria histórica”.

La Cataluña que gobernó Companys durante esos tres fatídicos años se puede resumir en estas palabras: sangre, terror, robos indiscriminados, abusos, traiciones, hambre, desolación y frustración. ¿Cómo explicar que miles y miles de catalanes recibieran con los brazos abiertos a las tropas nacionales como auténticos libertadores? Tampoco nadie nos dice que el idolatrado Companys, acabó sus días antes de ser fusilado, arrepentido, confesado y comulgado en el seno de la Iglesia católica.

Tras la Guerra Civil, ERC fue una sombra de sí misma. Mientras que comunistas y anarquistas, los famosos maquis, intentaban en vano prolongar un conflicto ya finiquitado, los pequeñoburgueses de ERC vivían de ensoñaciones en el exilio. El catalanismo hegemónico que ostentaba ERC había perdido todo su prestigio y sólo pudo sobrevivir durante el franquismo al amparo de sacristías y conventos.

Regionalista-Solidaritat-Parlamentaris-ERC-Almendros_621547850_11247833_2000x1333
Heribert Barrera

Durante el franquismo, ERC escenificó un ridículo simulacro de resistencia interior. En 1952 Heribert Barrera, regresaba del exilio y asumió la tarea de reorganizar ERC en la clandestinidad. Su espíritu de resistencia y clandestinidad fue tal que podía pasearse tranquilamente por Cataluña, llegando a ser Profesor de Química inorgánica en la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB), con la permisión de las autoridades franquistas, ¡menuda resistencia!

Al llegar la Democracia, ERC era un partido envejecido e inactivo. Tras las primeras elecciones autonómicas consiguió un pobre resultado: 14 diputados. Ello permitió a Heribert Barrera investir a un banquero catalanista y burgués llamado Jordi Pujol. Así empezaba el drama de la actual Cataluña.

image03
Jordi Pujol

ERC estuvo en vías de extinción, llegando a tener sólo tres diputats. Sólo sobrevivió por los apoyos constantes de CiU que le prestaba oxígeno bajo forma de cargos y dinero para que pudiera pagar sus campañas. Si no hubiera sido por la burguesía catalanista hoy ERC se habría extinguido. CiU también subvencionó a grupos radicales como La Crida, dirigida entonces por un joven Ángel Colom. Cuando ERC ya languidecía fue tomada al asalto y con manejos antidemocráticos por los jóvenes de La Crida, manipulando asambleas y votaciones. Àngel Colom fue el encargado de abrir las puertas al partido a exterroristas de Terra Lliure. Muchos ocuparon altos cargos en ERC y luego han aparecido sus nombres en la Asamblea Nacional de Cataluña.