“JAMÁS RETIRARÉ EL CRUCIFIJO” Respuesta del juez Dr. Luis María Rizzi a unos penalistas. 

ppcruzargentina140114

Doctor Mario Juliano.
Presidente de Pensamiento Penal

Acuso recibo de su nota y de la del doctor Onaindia.

Mi respuesta a vuestra pretensión es la siguiente: no voy a descolgar ninguna Cruz. Tampoco voy a disponer que otro lo haga. Porque creo en Dios y porque soy católico. Porque tengo reverencia por la Cruz de Cristo, el inocente crucificado por los hombres y el más inocente de los condenados, que representa además, la fe mayoritaria y la identidad de nuestro pueblo. Porque la Cruz no ofende a nadie, sea o no creyente, ni nadie puede sentirse agredido, inquieto, molesto y menos discriminado por su presencia. Porque contrariamente a lo que Uds. suponen o creen, la presencia de la Cruz es símbolo de piedad, de consuelo, y de misericordia;  es símbolo de que quienes se desempeñan frente a ella, tienen temor de Dios, y por ello mismo, inspiran más confianza en que actuarán de acuerdo a la justicia y a la verdad, con buena voluntad y con la máxima imparcialidad. Porque finalmente, la libertad religiosa que Uds. dicen pregonar y defender, es precisamente para que quienes quieran hacerlo, cuelguen, lleven o exhiban la Cruz, y no para que nos obliguen a quitarla, ocultarla o disimularla.

Soy consciente no obstante, de que Uds. están embarcados en una triste misión en la que muy probablemente lograrán los fines que los desvelan. Tal vez porque la Cruz es incompatible con este mundo en el que se confunde el bien con el mal, en el que se privilegian supuestos derechos de la mujer a costa del derecho a la vida de los niños;  en el que impera la deslealtad, la mentira, la corrupción; en el que ya no interesa la protección de la familia y de la infancia, y se las supone independiente de la protección del matrimonio. En fin, la Cruz parece no tener más lugar en una nación desolada, ciega y sorda a las leyes eternas que no son de hoy ni de ayer, que huye de la Verdad y de la Belleza, y que se empeña en ignorar y abandonar a Cristo.

Pero Cristo no nos abandonará, aún cuando repudien y quiten su Cruz.

Pueden hacer pública esta respuesta, cuando quieran y ante quien quieran.

Saludo a Uds. muy atentamente.

Luis María Rizzi (Diciembre del 2013)

PD.: Le agradeceré que comunique esta respuesta al doctor Onaindia, de quien no tengo su dirección de correo electrónico

COMENTARIO: Recibí del INFIP y publico, considerándolo un honor, la magnífica respuesta que le dió el Dr. Luis María Rizzi, Juez del Tribunal Penal Oral de San Isidro, a una asociación de insolentes penalistas que pretendió hacerle retirar el Crucifijo de su despacho. La respuesta es breve, contundente y resplandeciente. Estará, sin duda, registrada en el Cielo como una reparación de las innumerables injurias que recibe Nuestro Señor todos los días en esta argentina apóstata, tanto de parte de laicos como de parte de clérigos infieles a su ministerio.

Lo felicito de todo corazón y no dejo de recordar que él fué el único Juez del Tribunal compuesto por tres miembros que votó con Justicia en el caso del Sr. Carrascosa, inicuamente condenado por los otros dos jueces como autor de la muerte de su esposa, Doña María Marta García Belsunce. En ese juicio nefasto tuvo una actuación deleznable el Fiscal Molina Pico, como ya lo expliqué en este mismo periódico. Y ahora, la Suprema Corte de la Provincia de Buenos Aires retiene contra todo Derecho la apelación que le dirigiera el infortunado Carrascosa que, mientras tanto, hace más de cuatro años que está preso siendo inocente, como lo demostró el Juez Rizzi en su aludido voto.

En esta respuesta que les da a los insolentes y anticristianos penalistas que le requieren el retiro del Crucifijo puede verse que los hombres de bien, los buenos católicos, son los únicos que no temen y son los únicos de quienes se puede esperar Justicia. ¡Bien por el Dr. Rizzi!

Cosme Beccar Varela