¿Defender Europa, o defender la raza blanca?

La-importancia-de-la-unión-familiar-para-los-italianos

La idea de Europa es hermosa, romántica, imbuida de una significativa historia llena de actos, gestos, hazañas, sagas y un sinnúmero de proyecciones de alto valor para cualquier euro-descendiente. Sin lugar a dudas, las memorias que evoca el folclor europeo, sus culturas y civilizaciones llenarían de orgullo incluso hasta al europeo más liberal. Sin embargo, Defender Europa hoy en día parece una idea reducida a una cuestión de defender formas de avanzado nivel económico, social y tecnológico y conservar el status quo desprendido de estas formas (en el caso de los más Occidentalistas), y una cuestión de defender y rescatar el pasado honorable y tradicional y su patrimonio cultural, es decir, lo que era Europa antes del advenimiento del Capitalismo (en el caso de los más Europeístas).

Ya el hecho de defender los actuales estados-naciones es tan inútil como obstinado e irracional, y el apego a las banderas y fronteras actuales e incluso a las constituciones con tal de evitar el avance de los separatismos, hace caer en el patetismo y el desapego de la realidad: vivimos en un mundo en el que el Liberalismo progresista e igualitario ha logrado hacer un gran borrón de los significados, por lo que tratar de ver reflejados los pasados gloriosos en las banderas de los estados-naciones es inocente e improductivo. Ataduras sentimentales a construcciones que de eternas tienen poco y nada sólo ayudan a proteger la institucionalidad de proyectos que no existirían de no ser por el apoyo de los conglomerados económicos, por un lado, y por la legitimidad del monopolio de la violencia, por el otro.

Es la concentración de poder en los estados-naciones lo que ha conducido a la actual debacle inmigratoria tercermundista y multicultural y a la inundación genética. Cada una de la bandera de estos estados debería arder y ser olvidada, y levantarse nuevas banderas. Al margen o en ausencia de los estados.

Se puede defender a Europa como una unidad político-administrativa, como una cultura e incluso como un territorio, pero es estrictamente necesario cambiar filosóficamente el paradigma de qué es lo que se está defendiendo. Pueden defenderse todas las construcciones materiales y espirituales de Europa, puede defenderse su arte e incluso pueden ser defendidos sus elevados  sistemas morales con todo lo que ello conlleva, pero eso tan sólo ayudaría a conservar momentáneamente una fotografía de lo que ha sido Europa. Podríamos maquillar y vestir un muerto y sacarlo a pasear: se vería como él, sería reconocido como él, pero no dejaría de ser un muerto, y como muerto podría ser reemplazable.

Defender Europa es defender indirectamente la raza blanca a pesar de que ésta es imposible de ser desligada de lo europeo. Sin embargo, para defender Europa se requiere tomar muchas medidas que, objetivamente, están fuera del alcance de las masas racialmente conscientes, por lo que el desgaste sería muchísimo mayor: asumiendo que estas masas racialmente conscientes se organicen, y luego de años de lucha logren detentar exitosamente el poder político, sería difícil que logren implementar alguna medida top-down que apunte a la protección y preservación racial y que sea abrazada por las masas no conscientes. Detrás de esta dictadura en forma de democracia entendida a través de un filtro socialista, se esconde un idealismo tan inocente y débil como el de todo socialismo, autocondenándose al colapso en función del tiempo. Mantener una superestructura sólo es posible a través de un despliegue despótico de poder centralizado, y tal acumulación de poder hace inmanejable e irrealizable cualquier utopía si no es a través de la alianza con poderes multinacionales (o transnacionales), a quienes no les es conveniente la separación del público en este mercado gigantesco.

Es hora de que esos sueños mueran junto con todas las esperanzas nacidas de la ilusión. En el mundo real debemos luchar por medidas realizables.

Las medidas top-down, es decir, aquellas emanadas de algún tipo de poder central y superior, que se mueve en una escala que difícilmente podría dimensionar necesidades e intereses de grupos que no les sirven más que como votantes, siempre encontrarán resistencia, y basta un deseo de querer revertir un orden establecido para que toda una estructura pueda ser subvertida… y otra tiranía se levante. Instalar muros y vallas puede ser efectivo, pero es más efectivo cuando los seres humanos ponen muros en sus conductas.

Las medidas bottom-up, es decir, aquellas estrategias y acciones que surgen y son aplicadas desde los individuos, pueden ser implementadas sin coerción, aún cuando las medidas top-down e ideologías del establishment desincentiven la preservación blanca y promuevan el mestizaje. Segregar y seleccionar será siempre posible a menos que existan regímenes autoritarios e ideologías que resulten tan invasivos que intervengan en la vida sexual del individuo, tal como ocurre con algunos aparatos socialistas y credos asiáticos capaces de dictar, incluso, que tal o cual posición sexual es pecado, o que las relaciones sexuales fuera del matrimonio son condenables. Todas estas ideas que bordean el fanatismo son sólo concebibles por los pueblos que cargan ciertos genes que deben seguir manteniéndose ajenos si es que queremos que la raza blanca sobreviva y se mantenga en el tiempo.

Introducir genes ajenos dentro de los stocks genéticos blancos es abrir la puerta para que una psique ajena penetre primero silenciosamente y luego ruidosamente dentro de las comunidades, sociedades y naciones blancas. Mantener valores, orden y sueños es absolutamente inútil si el pueblo que generó y elaboró dichas construcciones ve mermada sus tasas de reproducción, pues el nicho ecológico será reemplazado por otro stock. Defender Europa es importante, pero en defender la raza blanca es donde se traza la línea entre la supervivencia y la extinción.

https://neotribalismoblanco.wordpress.com
Anuncios

15 thoughts on “¿Defender Europa, o defender la raza blanca?

  1. Juan José 28 abril, 2017 / 10:00 am

    Infumable.
    O sea, que eso de la Patria y esas cosas no valen para nada, y que el populacho borreguil se abrazará enardecido y exultante a la idea de proteger la raza blanca. Pues no. La idea de Patria -tras todo el adoctrimaniento encauzado en su contra de los últimos tiempos- todavía genera algo en la masa. Y negar la Historia de los diferentes países representados por esas banderas es hacerle el juego a los amos del calabozo.
    Si es cierto que depende de nosotros a nivel individual el mantener lo mas limpia posible nuestra raza, y en las cosas que dependen solo de nosotros en en las que tenemos que centrarnos, ya que las que no dependen de nosotros se nos escapan totalmente.
    Y como quemes mi bandera, te arreo.

    Le gusta a 1 persona

    • elcasopedrovarela 28 abril, 2017 / 10:09 am

      Desde luego, porque si no se defiendes a tu país (patria) tampoco a tu raza. Aquí y en cualquier lado.

      Me gusta

  2. Mª Luisa 28 abril, 2017 / 10:52 am

    Interesante análisis que paradójicamente y contra lo que pregona, no tiene sentido de la realidad. La Patria es el lugar donde nacieron los padres, los abuelos, los bisabuelos. Es una realidad superhistórica -utilizando un término evoliano- llena de mitos que de tiempo en tiempo van cobrando realidad: el descubrimiento de América, las gestas de Flandes, Numancia, la conquista del Imperio Azteca, la primera derrota de Napoleón en Bailén y un largo etcétera son la trama causal que se sobrepone a la urdimbre genética; es decir, teniendo una base genética común se puede elegir: ser noble o villano; héroe o cobarde; constructor o destructor. Y esa elección junto con unas condiciones físico-ambientales concretas es lo que hace a una Patria distinta de la otra. Y solo la comprensión de esta realidad tras una educación en el seno de la familia y de la escuela puede hacer que alguien ame a su Patria. Y si de verdad ama a su Patria debe amar tanto a la base como al desarrollo y en consecuencia entender que hay otros desarrollos distintos, otras patrias que son también amadas por otras personas.
    ¿Simbolizan el liberalismo las patrias? Todo lo contrario. Las banderas son hitos territoriales, lo mismo que los antiguos megalitos ¿era la gente del Calcolítico liberal?

    Me gusta

    • elcasopedrovarela 28 abril, 2017 / 7:57 pm

      Son este y el anterior los que decías borrados? Es normal que tarden un poco en salir. Esto no es automático. Era antes, pero ahora me los leo primero y a veces no tengo tiempo. Perdona.

      Me gusta

      • Mª Luisa 28 abril, 2017 / 11:32 pm

        En efecto. No te preocupes, son cosas de la informática. Gracias.

        Me gusta

  3. Juan 28 abril, 2017 / 11:03 pm

    Es un hecho que Europa tiene tras de sí una Historia cuyo resultado es el mapa político actual, al que no es necesario considerar como una especie de antigualla frente a la cuestión racial, por que los dos aspectos forman parte de un todo que es necesario asumir. Siempre he considerado que el capitalismo comenzó en el Neolítico con el intercambio comercial, anterior incluso a la aparición de la moneda. Ahora nos encontramos con que el tiempo se ha comprimido en todos los sentidos. Gracias al fascismo, inmediata referencia para el NS en palabras de Hitler, así como también referencia en el Directorio de Primo de Rivera, se produciría la suficiente mejora salarial que elevaría el consumo y posibilitaría el acceso de los europeos a un mejor nivel de vida, cuyo resultado ha sido a la postre la socialización del capitalismo y hasta del lujo, al menos hasta hoy.

    Hace unos meses escribía Antonio Hernández Mancha en “ABC” sobre el fracaso del “Obama-Care”, que en Norteamérica, a diferencia de Europa, el ciudadano tiene como meta la mayor independencia económica posible, de manera que no termina de entender que el Estado le pague o subvencione el médico, por que en definitiva, el norteamericano medio responde al prototipo de hombre “hecho a sí mismo”, prototipo que Jorge Mota, fundador de CEDADE, contraponía en su última entrevista al ideal del NS, donde se exaltaba al trabajador por el hecho de serlo. Yo recuerdo el tiempo en el que en las esquelas figuraba el trabajo del difunto, por humilde que aquel fuese, lo que ahora resulta extemporáneo.

    En Europa en cambio, no se percibe el desarrollo nacional sin la protección social, impulsada sobre todo primero por el fascismo y luego por el NS y otros movimientos como FE, ideas que todavía perviven copiadas en los actuales programas políticos de los partidos. Esto es así por que Norteamérica tiene una historia diferente a la de Europa.

    El dilema que hay en la actualidad consiste en que la sociedad europea actual es producto indirecto de esas ideologías que impulsaron un mejor nivel de vida (el capitalismo no reconoce una función social del dinero, mientras que en el fascismo hay un fundamento cristiano, no marxista, del prójimo), de manera que parece que es obligado, aunque no tiene por qué serlo en absoluto, la elección entre la Historia (la patria) y el desarrollo, en el que toma un papel imprescindible el mundo del dinero. La cuestión racial es indisoluble del mundo en que vivimos, por que también hay que reconocer que esa mejora de nivel de vida acumulada ha hecho incluso necesaria la aparición de mano de obra inmigrante para aquellos trabajos menos cualificados, debido a que los nacionales no han querido (y no quieren en muchos casos) desempeñarlos. Esto unido a la baja natalidad, consecuencia también de un mejor nivel de vida, nos ha colocado en una difícil situación, pero es lo que los europeos hemos querido. No parece que nadie esté dispuesto a cambiar.

    Me gusta

    • Mª Luisa 29 abril, 2017 / 2:51 pm

      Solo tres apuntes:

      1. El capitalismo tiene una base indiscutiblemente urbana en sentido amplio, por lo que una sociedad neolítica pre-urbana difícilmente podrá ser capitalista. Por otra parte es la primera vez que leo algo parecido, pues como mucho las sociedades neolíticas han sido relacionadas con el comunismo no marxista. Sí que tenemos los inicios de la jerarquización social e incluso territorial, pero llamar a eso capitalismo es como llamar Sapiens Sapiens a un Australopiteco.

      2. “Fundamento cristiano del fascismo” (1). Mejor sería decir “religioso” porque cristianismo no es igual a religión; es solo una opción dentro de las posibles:
      “El fascismo es una concepción religiosa en la que un hombre es visto bajo la perspectiva de su relación inmanente con una ley superior y con una Voluntad objetiva que trasciende al individuo particular y le eleva a la pertenencia consciente a una sociedad espiritual. Cualquiera que no haya visto en las políticas religiosas del régimen fascista nada más que mero oportunismo, no ha entendido que el fascismo, aparte de ser un sistema de gobierno, es también, y sobre todo, un sistema de pensamiento.”
      http://skinheadmilitarizado.blogspot.com.es/2009/11/frases-de-benito-mussolini.html
      (1) Entiendo por “fascismo” el movimiento fundado por Benito Mussolini.

      3. La baja natalidad fue consecuencia de un mejor nivel de vida. Ahora, en 2017, no es así. La baja natalidad actual es consecuencia de la falta de ilusión, de espectativas, de trabajo, de razones para ser padres, de patria, de dignidad y de un largo etcétera que ha hecho de la juventud un rebaño de zombis alienados.

      Me gusta

      • Ramiro 30 abril, 2017 / 8:49 am

        Doña María Luisa, es verdad todo lo que dices, y añado más:
        – los gobiernos españoles, tanto socialistos (no es un error) como peperos, han fomentado el “gratis total”, inculcando en la población la idea de que el Estado nos proveerá de todo.
        SE HA SUSTITUIDO EL DIOS PROVEERÁ POR EL ESTAD PROVEERÁ.
        – se ha fomentado en exceso la sexualidad, desde la más tierna infancia, la drogadicción e la población, el alcoholismo juvenil, los aprobados “regalados”, tanto en la Eso como en el Bachillerato y en la Universidad, para hacer una MASA AMORFA DE JÓVENES VIEJOS, que no tienen aspiraciones, que solo quieren vivir lo mejor posible, Y SER FELICES, entendiendo por ser felices hacer siempre lo que les da la gana…
        – la mezcla de nuestra raza blanca con mestizos, mulatos, negros, sudamericanos (que han heredado todo lo malo de los españoles, pero nada de lo bueno, en general), etc., ha creado UN CALDO DE CULTIVO EXCELENTE PARA TRATARNOS A TODOS COMO A BORREGOS…
        Y si discrepas u opinas de forma distinta, RÁPIDAMENTE TE ESTIGMATIZAN Y “MARCAN”: fascista, nazi, anti demócrata, clasista, etc., Y TE SEGREGAN SOCIALMENTE.
        Es triste decirlo, pero así es, o al menos así lo veo yo.
        Gracias por su atención y cordiales saludos.
        PERSONAS COMO PEDRO MOLESTAN, Y MUCHO, PORQUE EN EL FONDO ES LO QUE LA MAYORÍA QUERRÍAN SER: personas libre e independientes, críticas con la sociedad y con el Estado, y con ideas propias.

        Me gusta

      • Frel 2 mayo, 2017 / 10:31 am

        Discrepo un tanto en el punto nº3, la baja natalidad no ha sido en sí por un mejor nivel de vida, en este caso debería ser al revés, a mejor nivel de vida más posibilidades hay de tener hijos y mantenerlos de forma económicamente digna. Ha sido básicamente por lo que resume el resto de dicho punto y más factores, sobre todo de carácter espiritual, han inculcado y han conseguido que la población en general antepongan los valores materiales a los espirituales en numerosos aspectos, a parte de inculcar en la población en general, sobre todo en las mujeres una nefasta ideología de género para que rechacen la idea de emparejarse con un hombre y consecuentemente tener hijos, esto último creo que es lo peor. Ha sido todo un proceso de ingeniería social que han ido elaborando durante años que ha desembocado en la nefasta situación actual.

        Me gusta

      • Frel 2 mayo, 2017 / 11:08 am

        Sobre Mussolini y el fascismo como movimiento político e ideológico que creó en realidad hay una historia de traición a sus principios socialistas y revolucionarios, solamente viendo como llegó al poder se deduce fácilmente, aunque en las postrimerías de su régimen intentase volver a los orígenes del fascismo mediante la República de Saló(República social italiana). Pienso que la etapa más interesante del “Duce” fue la anterior al fascismo, la de socialista revolucionario(Marxista), durante esa época se la jugó muchas veces debido precisamente a su temperamento revolucionario y a su capacidad para influir en las masas, precisamente gracias a esa etapa puedo crear el movimiento político fascista, como una evolución de un socialismo internacionalista a uno de carácter nacional aunque luego no cumpliera con los aspectos socio-económicos que en principio defendía. Como algunos afirman, traicionó a la revolución fascista.

        Me gusta

    • Frel 2 mayo, 2017 / 11:27 am

      No puedo imaginar hasta que punto el régimen fascista de Mussolini y el Directorio militar de Primo de Rivera influyeron en Hitler y su régimen NS, pero la forma de llegar al poder de los dos primeros fue muy diferente a la de Hitler. los dos primeros llegaron al poder puestos por los respectivos monarcas y obviamente con el consentimiento de las respectivas oligarquías económicas, mientras que Hitler llegó al poder mediante las urnas, con un apoyo popular mucho mayor, por eso el régimen NS llegó a una paz social mediante un proceso que no llegó a establecerse en los otros dos regímenes. Las diferencias creo que fueron importantes.

      Me gusta

      • Mª Luisa 3 mayo, 2017 / 11:36 am

        Llevas razón en estos dos comentarios. Soy hija de un camicia nera y me siento muy orgullosa de mi padre, héroe de guerra. Pero aparte de eso, sé cuánta traición había en el fascismo, desde la cúspide hasta la base, aunque no por ello sus presupuestos ideológicos queden mermados. Y también aprovecho el comentario para recordar a los 4.000 caídos italianos en la Guerra Civil española, ingratamente olvidados por quienes se beneficiaron de su sacrificio.

        Me gusta

  4. jm conde 30 abril, 2017 / 10:59 pm

    He llegado tarde a este post, interesante por el título. El artículo publicado es bastante malo en general, por lo farragoso, pero el último párrafo lo salva, y aunque retórico, como todo el texto, es más claro que el resto y yo lo suscribo. Me parece muy bien:

    “Introducir genes ajenos dentro de los stocks genéticos blancos es abrir la puerta para que una psique ajena penetre primero silenciosamente y luego ruidosamente dentro de las comunidades, sociedades y naciones blancas. Mantener valores, orden y sueños es absolutamente inútil si el pueblo que generó y elaboró dichas construcciones ve mermada sus tasas de reproducción, pues el nicho ecológico será reemplazado por otro stock. Defender Europa es importante, pero en defender la raza blanca es donde se traza la línea entre la supervivencia y la extinción”.

    Me gusta

  5. patriotasoccidentales 3 mayo, 2017 / 12:52 am

    Habiendo leido el artículo de opinión, y de los comentarios que le siguen, se puede observar lo difícil que es discernir en una simple cuestión, aun sin entrar en disquisiciones ambiguas e insustanciales para el común de los mortales.

    Vayamos a la raíz del asunto, ¿ qué es Europa ? la Europa de antes, la de la cultura romana, la del Imperio Español y su sistema proteccionista que es vista como una dictadura en otras naciones, aquella que aparece con el Liberalismo ? por tanto el espacio tiempo y su definición precisa es necesaria.

    La raza blanca, ¡ oh !, la raza blanca, que sigue censurada y perseguida negligentemente en todo tipo de asuntos políticos desde antes de La Segunda Guerra Mundial, luego desapareció -progresivamente- y de forma sutil eso de ¨ raza blanca ¨ para transformarlo en etnia o alguna de ésta : acaso con cultura.

    La ciencia es una de las mejores herramientas de defensa para todo tipo de males y perjuicios a todo tipo de seres vivos, claro que es exclusiva del homo sapiens sapiens sapiens ( términos que aparecen con la política para evitar eso de razas humanas ). Qué habrán dicho aquellos perseguidos científicos ( maltratados ) perseguidos y amenazados también por el siemple hecho de ser curioso, y aportar sus trabajos en biología y/o el ADN. Y otros tantos que intentan lograr avances para la Humanidad, y son frenados ¨ de golpe ¨ por esas maravillosas industrias farmacéuticas en el ya consabido mundo materialista que vivimos. Por no rebuscar en el Revisionismo del período en el penúltimo párrafo de mi comentario.

    Pero podemos intuir que el autor del artículo cree exponer no solo su punto de vista natural sino también una manfiiesta preocupación con lo que representa su identidad dentro de una comunidad o grupo, por lo que apareceria otro debate casi en términos de Derecho* para afinar las competencias de un asunto y un sujeto ; y si son ¨ vinculantes ¨. Porque no es lo mismo un punto de vista exclusivo de una comunidad o de un sujeto dentro de ella, en los tiempos de hoy, si no hay una consciencia de otros grupos raciales o de distinta cultura que habitan en el planeta. Así el individuo que no posee una determinada singuraliridad, como es la persona de raza blanca, no va a mover un dedo por estos asuntos en un mundo ya decimos exclusivamente materialista y comercial, sobretodo con la malaprensa que se ha producido contra las personas y culturas de lo que se conoce como el ¨ hombre blanco ¨, lo podemos adscribir en ejemplo a la perseguida también figura histórica y política de A. Hitler en todo lugar donde aparezca alguien que es de raza blanca, que en el subconsciente de los sujetos está eso de : ¡ racista !, y otras lindezas peyorativas en el lenguaje que un siglo antes eran sinónimo de respeto y amor por mantener la Diversidad que cualquier Dios conocido creó, es decir, para que todos me entiendan que las razas humanas son preexistentes porque alguien lo dispuso así de esa manera, por lo tanto todo sujeto que aparezca con ese papel religioso ( el de Dios ) es por de pronto : racista, científicamente hablando, claro.

    Habiendo descartado las teorias darvinistas, que tanto admiraba Mordecai, un sujeto medianamente formado y fuera del peligro de la intoxicación informativa ( o política ) en Occidente, y sabedores que el grupo sanguíneo de RH, en concreto 0 positivo incumple las normativas aparentemente inscritas como ciencia* de Darwin ( además de los estudios de la proteina, claro ) quedan anuladas por sí mismas. Y ya les quedan muy pocos recursos políticos y científicos a los que mantienen la idea de que las razas no existen.

    Al igual que ocurre en una conferencia de algún experto o intelectual que se precie, un comentario va de igual manera solapado con su extensión desarrollada, que es recomendable en algunos momentos que sean concisas o mejor dicho ; tres veces breves, con lo que se conoce con la técnica de las ¨ tres ces ¨. Aunque ya expuesto al principio de mi comentario la difícil misión de opinar para no incurrir en ilicitudes o crear desapego en exponer argumentos, los que fueren.

    Para comenzar una defensa de algo debemos saber qué y quién nos amenaza, si no sabemos eso, todo organización que solicite una causa noble está comprometida al fracaso más absoluto, la propia Historia nos revela algunos casos. Y sobreabundando en ésto, a qué estamos dispuestos a sacrificar para lograr un objetivo marcado como vital, supervivencia, sobrevivir, defensa, y un amplio abanico de información técnica con lo que se conoce dentro de la Seguridad de algo u alguien, y no menos con qué se cuenta ( baste decir su logística ). Todavía hoy se confunde la violencia con agresión, y no menos la intelectualidad y preparación de ésta con el uso de la defensa de un sujeto, si fuere necesario con el uso de la fuerza, ambas inclusive para su protección ; que puede ser legal, alegal u ilícita, claro que depende del tramo de la época que le toque vivir en un momento determinado, y las leyes de un lugar, además del miedo insuperable ( por lo de la amenaza ya consignada en el desarrollo de este comentario dificilísimo de concretar ).

    Un placer compartir con los amigos de Don Pedro Varela, además de usuarios en general de este lugar ameno y de valores humanos, algunas inquietudes y pensamientos colectivos y personales.

    Me gusta

  6. Mª Luisa 3 mayo, 2017 / 9:12 am

    Llevas razón en cuanto a tu puntualización sobre el punto 3, aunque una bajada de la natalidad natural -no como la que hemos padecido y padecemos- ha explicado en otros momentos históricos -o prehistóricos- una selección para poder ocuparse de forma óptima de la prole. Al parecer, la adaptación a medios más agresivos (clima más frío de Europa y Asia) de los homínidos que dejaron África produjo una tendencia a cuidar la prole para garantizar la supervivencia de la misma; el tiempo y esfuerzo empleado en tales cuidados debió mermar la disponibilidad instintiva de una reproducción sin freno y esto a su vez producir una tendencia a que lo racional fuese primando poco a poco sobre lo instintivo, produciéndose así un mayor desarrollo cerebral.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s