Pedro Varela condenado a medio año de prisión con la excusa de editar “Mein Kampf”.

mein-kampf_cover_2
Un libro que sirve para todo, dependiendo como sea manipulado.

A pesar de que el “perjudicado” Estado alemán de Baviera dejó de tener interés por la causa, no impidió a la fiscalía continuar adelante con el proceso con tal de “rematar” economica y moralmente a Pedro Varela.

 

La jueza de Barcelona S. Gutiérrez ha condenado a seis meses de cárcel a Pedro Varela, por editar y distribuir 4.375 ejemplares de “Mein Kampf” (Mi lucha) de Adolf Hitler, siendo consciente de que los derechos de autor de la obra pertenecen al Estado alemán de Baviera, al que deberá indemnizar con 67.637 euros.

En su sentencia, la jueza condena a Varela (que acumula otras penas por “difusión de ideas genocidas” (sic) por un delito contra la propiedad intelectual, por lo que le impone, además de la pena de prisión, una multa de 1.080 euros y un año de inhabilitación para la edición, publicación y venta de libros.

ATENUANTE DE DILACIONES INDEBIDAS

La sentencia rebaja la pena que podría corresponder a Varela por ese delito, al aplicarle la atenuante de dilaciones indebidas, debido a la demora injustificada en la causa, que se inició en enero del 2009. El fiscal reclamó para él dos años de prisión y multa.

La magistrada sostiene en su resolución que Varela estuvo editando y distribuyendo el “Mein Kampf” de Hitler entre 1997 y 2010, consciente de que carecía de autorización y licencia para hacerlo, dado que los derechos, que hasta entonces correspondían al Estado alemán de Baviera, no quedaron libres hasta abril del 2015. Según la jueza, los ejemplares se distribuyeron a través de la librería Europa y de editoriales españolas y extrajeras, hasta alcanzar los 4.375 ejemplares, lo que le reportó  67.637 euros en beneficios(?)

CONOCEDOR DE LA HISTORIA ALEMANA

La resolución destaca que el acusado reconoció que llevó a cabo las ediciones y la venta del libro, si bien alegó que no sabía quién era el titular y que cuando tuvo conocimiento de ello continuó con su distribución porque, a su entender, Baviera no tenía derecho alguno sobre dicha obra por lo que era de “libre uso”.

La magistrada rechaza la versión de Varela de que desconocía que Baviera tenía esos derechos, pues el acusado es, como él mismo admitió en la vista, licenciado en Historia y filología germánica y, por tanto, un gran conocedor de la historia alemana. Además, descarta el argumento de que esos derechos quedaron libres en abril del 2015, lo que motivó que Baviera dejara de tener interés por la causa, porque, a su parecer, eso no impide continuar adelante con el proceso, al no tratarse de una “despenalización” efectuada en la legislación española. Y recuerda que, incluso aplicando la normativa alemana, los derechos de autor estaban en vigor cuando Pedro Varela publicó la obra.

COMO YA SABEMOS TODOS EL PROBLEMA NO SE TITULA “MEIN KAMPF” SINO “PEDRO VARELA”