A la caza de Geert Wilders por incitar al odio.

geert-wilders
Geert Wilders

El político holandés Geert Wilders, que juega un papel importante, aunque controvertido, en el nuevo Gobierno de Países Bajos, se sienta este lunes en el banquillo “por incitar al odio contra los musulmanes”.

“La libertad de expresión de al menos 1,5 millones de personas está siendo juzgada conmigo”,

escribió Wilders en Twitter, refiriéndose al número de votantes que consiguió su Partido de la Libertad en las elecciones del pasado 9 de junio. El político añadió que el lunes será un “día terrible”. Si finalmente es condenado, se enfrenta a un máximo de un año de prisión o a una multa.

El juicio comienza en un momento delicado para Wilders, cuyo partido puede obtener un poderoso papel en la marcha del país al proporcionar su apoyo al Gobierno en minoría de liberales (VVD) y de democristianos (CDA).

Los democristianos votaron a favor el sábado de formar parte de un gobierno en minoría con el apoyo del Partido de la Libertad, pero siguen divididos ante la posibilidad de apoyar a Wilders, cuestión sobre la que se pronunciarán el martes.

Después de las elecciones de junio, los liberales y los democristianos consiguieron conjuntamente 52 escaños en el Parlamento de un total de 150. Con el apoyo de Wilders, los tres partidos consiguen llegar a la mayoría de 76 escaños.

El líder del Partido de la Libertad, que ha recibido amenazas de muerte debido a sus ideas políticas, realizó la película Fitna en 2008 donde acusaba al Corán de incitar a la violencia, y mezclaba imágenes de ataques terroristas con citas del libro sagrado del Islamismo.

“Nunca ha pasado antes que un miembro del parlamento y un líder político tenga que responder ante un tribunal por comentarios que incitan al odio”,

comentó el abogado Gerard Spong a laradio holandesa BNR. El juicio se llevará a cabo durante octubre, esperándose la decisión para principios de noviembre.

Señores, la caza de brujas continúa.